*Simula licitación de servicio de traslados aéreos a pacientes y sus acompañantes para entregar un contrato por más de 12 millones de pesos a empresa que organiza costosos viajes de placer por el mundo

*La compañía “Full Acces Traveler SA de CV” es la eterna beneficiaria de los servicios aéreos de los que nunca se benefician los usuarios del IMSS en Quintana Roo

*Trabajadores del instituto afirman que el cáncer de la corrupción ensombrece el otrora instituto dedicado a dar y salvar vidas de los quintanarroenses

STAFF SOL QUINTANA ROO

Chetumal.- La única salud que le interesa proteger al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Quintana Roo, es la de la empresa “Full Acces Traveler SA de CV” a la que le entregó un contrato por $12,124,719.80 (Doce millones ciento veinticuatro mil setecientos diez y nueve pesos 80/100) por el servicio de expedición y entrega de pasajes aéreos para el traslado de pacientes y sus acompañantes de la delegación estatal para el presente año.

Resulta insultante que la empresa “Full Acces Traveler SA de CV”, dedicada a la organización de costosos viajes de placer por el mundo, haya ganado la licitación entre otras compañías que cumplían con las condiciones de legalidad y transparencia que compitieron por el mismo servicio.

Lo más lamentable es que a unos días de alcanzar el primer semestre del año, pacientes y sus acompañantes han denunciado que la orden de traslado aéreo a otras ciudades del país para ser atendidos en clínicas y hospitales con especialidades con las que no se cuenta en el IMSS de Quintana Roo están suspendidos.

Así que para cumplir con sus consultas en centros de especialidades de la Ciudad de México, Jalisco, Veracruz, Toluca y Monterrey tendrán que hacerlo por su propia cuenta y riesgo, pese a la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Los hechos se confirmaron con el personal administrativo de los hospitales en Cancún, Playa del Carmen, Chetumal y Cozumel. “Lamentablemente los servicios de traslados de pacientes y acompañantes aéreos están suspendidos”, por lo que por lo menos una decena de pacientes con cáncer, y rehabilitaciones físicas no han podido cumplir con sus terapias.

Esa la es respuesta que les dan a derechohabientes, pero la realidad es que el servicio de traslado aéreo está limitado, por no decir que suspendido desde hace varios años. Sin embargo, es vox popupli entre el personal médico y administrativo de los centros hospitalarios que esos vuelos los utilizan los altos funcionarios y sus familias para realizar viajes a su antojo.

La pandemia del Covid-19 provocó indignación entre el personal médico y administrativo debido a que los hospitales del IMSS en Quintana Roo no cuentan con los instrumentos, materiales y personal para atender a la cantidad de pacientes que cada día llegan con la mortal enfermedad.

Ante tal panorama, los trabajadores de la salud han denunciado que el IMSS en Quintana Roo padece de una mortal enfermedad, es decir que la corrupción que impera ha impedido al instituto

atender con calidad a los pacientes, no solo de coronavirus sino de otras enfermedades que padecen los usuarios que, ante la falta de instrumentos e insumos, es imposible atenderlos.

Y mientras el panorama en el IMSS es cada vez más sombrío, tanto el súper delegado en Quintana Roo, Arturo Abreu Marín, y la delegada del instituto en el estado, Xóchitl Refugio Romero Guerrero, no ven y no oyen el dolor de los pacientes ni escuchan el llamado de sus compañeros para salvar las vidas de los pacientes y las propias.

La licitación del servicio de expedición y entrega de pasajes aéreos para el traslado de pacientes y sus acompañantes de la delegación estatal del IMSS en Quintana Roo para el presente año fue entregada a la empresa “Full Acces Traveler SA de CV”, contrato cuyo valor es por cantidad de $12,124,719.80 (Doce millones ciento veinticuatro mil setecientos diez y nueve pesos 80/100).

El fallo de la licitación LA-050GYR008-E32-2020 de dio a conocer el pasado 10 de febrero de 2020, con una vigencia al 31 de diciembre de 2020. En el concurso, participaron cinco empresas, “Viajes Kokai, SA de CV”, “Viajes Internacionales Monarca SA de CV”, “Rosa Yazmín Hernández López en participación con XL Corporation SA de CV”, “Agencia de Viajes Carmen S de RL de CV, y la ganadora “Full Acces Traveler SA de CV”.

Curiosamente, aunque todas las perdedoras contaban con todos los requisitos, presentaron presupuestos superiores entre los 600 mil y un millón de pesos por arriba del hizo la empresa de viajes de lujo, que por ciento no figura en el registro público del comercio de México.

Lo cierto es que “Full Acces Traveler SA de CV” con dirección en el Estado de México en los últimos años ha recibido jugosos contratos del IMSS, la Secretaría de Turismo, entre otras dependencias federales.

Tan solo entre 2018 y 2019 obtuvo del IMSS $22,192,290.00 (Veintidós millones ciento noventa y dos mil doscientos noventa pesos 0/100 MN), por el mismo servicio que ha sido ampliamente denunciado aunque jamás atendido.

El servicio por la que se adjudicó el contrato es para el traslado de pacientes y sus familias que incluye el traslado aéreo a las ciudades de la Ciudad de México, Jalisco, Veracruz, Toluca, Monterrey, saliendo de Cancún, Chetumal, Cozumel y Playa del Carmen, y el retorno a la ciudad de origen. Los motivos por los cuales tendrían que ser trasladados los pacientes a otras ciudades varían dependiendo de la enfermedad de la que estén siendo tratados y son conducidos a centros hospitalarios y de rehabilitación.

Sin embargo, desde hace algunos años el servicio de apoyo de traslado aéreo de pacientes se ha restringido y los mismos usuarios tienen que pagar con sus propios recursos.

Con la llegad del Covid-19, los escasos servicios de traslados aéreos de pacientes fueron totalmente cancelados por el instituto por lo que la línea aérea no se hace responsable pues la orden tiene que salir de algunos de los centros hospitalarios del IMSS en Quintana Roo.

El colmo de la indolencia del IMSS es que muchos de los pacientes con enfermedades crónicas degenerativas y aquellos con tratamientos de rehabilitación tienen que costear sus propios viajes pues no se han reprogramado las citas.

Mientras el cáncer de la corrupción corroe al IMSS en Quintana Roo el personal que allí labora cada día se enfrentan ante la posibilidad de contagios de coronavirus, pues las autoridades no les dan los insumos básicos ni equipos necesarios para atender la creciente demanda de pacientes con la mortal enfermedad.

Pero este no es el único caso en el que afloran los abusos en IMSS de Quintana Roo. En estas mismas páginas se dio a conocer que que la empresa “Corporativo en Servicios de Ingeniería Médica SA de CV” no dio el mantenimiento preventivo a los ventiladores volumétricos que son utilizados para dar respiración artificial a los pacientes con serias insuficiencias respiratorias.

Y es que la falta de mantenimiento de los aparatos de respiración mecánica se suma a la larga lista de carencias que tienen los centros hospitalarios del IMSS en Quintana Roo que, según la Secretaría de Salud del Estado, registra el más alto número de defunciones provocadas por la pandemia del coronavirus.

Ante los llamados de angustia de médicos y enfermeras, Grupo Sol Quintana Roo acudió al Hospital General Regional Número 17 de Cancún del IMSS en donde los trabajadores de salud comentaron que en plena fase 3 de la emergencia sanitaria aún tienen carencias graves de insumos, equipos y personal para atender a enfermos de COVID-19.

Pero no sólo eso, lo más grave es que los ventiladores volumétricos no están funcionando adecuadamente por falta de mantenimiento, ya que desde hace mucho tiempo no se les ha dado el servicio requerido por falta de presupuesto, explican.

Sin embargo, para este año ya se tenía previsto dar mantenimiento a los respiradores ventiladores volumétricos, pero la declaratoria de la fase 3 lo impidió.

El primer y único mantenimiento que tendría que realizar la empresa “Corporativo en Servicios de Ingeniería Médica SA de CV”, que por ciento no aparece en el Registro Público del Comercio y la dirección que ofrece a sus clientes es en realidad un restaurante Samborns en la Ciudad de México, tenía que realizarse el pasado 10 de abril de 2020.

Para esa fecha el Hospital General Regional Número 17 ya era considerado la zona cero de Cancún por tener el mayor número de pacientes de Covid-19, y en donde a la fecha existen anomalías en las áreas de aislamiento por lo que muy difícilmente podrán enfrentar la etapa más difícil de la curva epidemiológica que se espera para estos días.

Documentos en poder de Grupo Sol Quintana Roo muestran que la compañía, de la cual se sospecha que sea una “empresa fachada”, muestra que obtuvo el contrato por $3,118,080.00 (Tres millones ciento diez y ocho mil ochenta pesos 0/100 MN), mediante la licitación pública número IA-050GYR008-E67-2020

Así las cosas en el IMSS de Quintana Roo, en donde la impunidad es la cobija de los gobiernos federales y municipales en donde el partido Morena llevas las riendas.

Anuncios

Dejar respuesta