*Tres presuntos narcomenudistas conocidos como “Los Vale“  y un carpintero identificado como Noé Alarcón fueron acribillados con proyectiles de alto calibre: Dos quedaron al exterior y otro par dentro de una camioneta

 

*Noé dejó de tomar y desde hace 3 meses se dedicaba a la venta de tomate, pero este domingo al mediodía “Los Vale“ llegaron a venderle madera, y mientras platicaban sicarios en un auto Nissan Versa blanco abrieron fuego en más de 20 ocasiones para abatirlos

 

*La violencia es generada por el ingreso del Cártel del Noroeste que a toda costa quiere limpiar la plaza de miembros de la Unión Guerrero, brazo armado del Cártel Jalisco Nueva Generación y de Sinaloa

 

STAFF SOL QUINTANA ROO

 

Chetumal.- Como lo dio a conocer oportunamente Sol Quintana Roo, la llegada del Cártel del Noroeste al Estado traería a la zona sur una ola de violencia, y luego de 48 horas de la ejecución de Tere y José en esa demarcación 4 personas más fueron acribilladas este mediodía con rifles de asalto AK-47, de los conocidos Cuerno de Chivo calibre 7.62 milímetros.

 

Todo parece indicar que se trata de los mismos sicarios que ejecutaron el viernes por la mañana a Tere y José, ya que usaron armas del mismo calibre y según testigos presenciales las detonaciones salieron del interior de un automóvil Nissan Versa blanco.

 

Este vehículo, posiblemente fue usado como taxi, ya que se podía observar que le retiraron la franja y que coincide con las características de la doble matanza de hace dos días.

 

En plática con Sol Quintana Roo habitantes de la zona y cerca del lugar de la masacre -calle 20 con 13 y 15, en la colonia Gonzalo Guerrero-, aseguraron haber escuchado una ráfaga de disparos.

 

Más de 20, comentó uno de ellos, quien conocía a Noé Alarcón, de oficio carpintero, pero que hace como 3 meses dejó de tomar y se dedicó a vender tomate, ya que tenía planeado empezar una nueva vida.

 

Los vecinos informaron que llegaron 3 sujetos, a quienes sólo conocían como “Los Vale”, el que conducía la camioneta Chevrolet tipo Van, le decían Polo, quien bajó de la unidad y llamó a Noé para ofertarles madera para su carpintería.

 

Apenas llevando un par de minutos dialogando cuando se aproximó un auto blanco Nissan Versa, un sicario sacó su Cuerno de Chivo y descargó los proyectiles contra Polo y Noé,  mientras que los dos ocupantes de la Van que pretendieron refugiarse agachándose no lo lograron, pues los proyectiles de alto calibre perforaron la lámina del vehículo y  ahí quedaron agazapados.

 

Toda la familia de Noé salió al escuchar la ráfaga de disparos y observaron que su familiar estaba tendido en el suelo al igual que Polo, con heridas en distintas partes del cuerpo y cabeza y trataron de brindarle auxilio.

 

Dieron aviso al número de emergencias 911 para pedir el apoyo de una ambulancia, pero al arribo de los paramédicos sólo confirmaron el deceso de estas dos personas y los hermanos que quedaron dentro de la unidad.

 

Policías de Bacalar acordonaron el área, pero la zona de acordonamiento se extendió a 6 cuadras a la redonda a petición de ministeriales y peritos en procesamiento en la escena del crimen para recabar evidencias que serán agregadas a la Carpeta de Investigación que inició el fiscal del Ministerio Público de esa demarcación para continuar las indagatorias.

 

Fueron recogidos más de 20 casquillos percutidos calibre 7.62 similar a los que se utilizaron en la doble ejecución de Tere y José el viernes pasado.

 

Aproximadamente una hora se llevaron los peritos criminalistas en levantar indicios y al concluir llevaron los cuatro cadáveres a la morgue de Chetumal para la autopsia legal y determinar la causa de muerte de casa uno.

 

En plática con vecinos del lugar, mencionaron que “Los Vale”, se dedicaban a la venta de droga al menudeo y usaban la comercialización de madera como ‘tapadera’, pero “todos en el pueblo sabemos a lo que se dedicaban, pero al parecer tenían buen nexo con los policías, tanto municipales como ministeriales, porque trabajaban tranquilamente”.

 

También lamentaron que la delincuencia haya rebasado a las corporaciones policíacas, una porque hay mucha corrupción de sus elementos y el escaso número de policías, “ni con el apoyo de policías estatales se dan abasto,  la Guardia Nacional, cuando recién llegaron aquí andaban caminando como dos o tres días de ahí sólo los vemos cuando ocurren estás desgracias.

 

Ya hay que hacer algo, no puede ser posible que gente inocente muera y me refiero a Noé,  es cierto tomaba, pero no estaba metido en negocios churos, era legal, los otros si tenían cola que le pisen” dijo uno de los vecinos.

 

Los 4 ejecutados fueron identificados más tarde como Hipólito Márquez Garduza, de 45; su hijo Maximiliano Vázquez Jiménez, de 18; César Jiménez Díaz,  de 50; y el carpintero José Noé Alarcón, de 55 años.

Anuncios

Dejar respuesta