La geografía que cubre el Cártel Santa Rosa de Lima se reduce, por ahora, al estado de Guanajuato: su influencia está muy marcada en los municipios de Celaya, Salamanca, Santa Cruz, Juventino Rosas, Irapuato, Valle de Santiago y Villagrán. En estas demarcaciones se han incrementado los homicidios dolosos debido a la guerra que mantiene con el Cártel de Jalisco.

Ricardo Ravelo/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

El Cártel de Jalisco incursionó en Guanajuato enviando como punta de lanza a José Luis “M” –conocido como “El Amarillo” –, quien también tenía a su cargo los estados de Jalisco y Michoacán. Pero fue detenido en el municipio de La Piedad.

Los primeros brotes de la guerra entre el CJNG y el de Santa Rosa de Lima aparecieron en 2017. En ese año, el grupo de “El Mencho” decidió meterse a Guanajuato a pelear por cuantioso botín que significaba el robo de gasolinas.

El Cártel de Jalisco, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública, ya operaba ese negocio desde antes del 2017 en los estados de Puebla y Veracruz, cuando ambas entidades eran gobernadas por el Partido Acción Nacional (PAN). En Veracruz –entidad que gobernó de 2016 a 2018 el panista Miguel Ángel Yunes –operaban “Los Bukanas”, una extensión de Los Zetas, primer cártel que incursionó en la llamada de “ordeña” de ductos.

Cuando decidió entrar a Guanajuato, “El Mencho” colocó como operador a Francisco Cerda Guillén, conocido en el mundo criminal como “El Señor de la Silla”. Este se enfrentó al cártel de “El Marro” y así empezó la guerra.

La guerra quedó totalmente declarada al más puro estilo de “El Marro”, mediante un video en el que aparecen los sicarios de Yépez Ortiz, trepados en sus camionetas y exhibiendo sus armas de alto poder. Haciendo disparos al aire le declararon la guerra a Nemesio Oseguera, “El Mencho”, a quien le exigieron que se saliera de Guanajuato.

Así, “El Marro” defendió su territorio, que no es cosa menor: se trata del llamado “Triángulo de las Bermudas”, conformado, entre otros municipios, por los de “Apogeo El Grande”, León, Salamanca, Irapuato y Celaya, la zona por donde atraviesan importantes ductos de Pemex que son ordeñados todos los días.

La guerra entre ambos grupos quedó marcada por la sangre y el dolor. En 2017, en Guanajuato fueron acribilladas 423 personas. Desde entonces, esa entidad es un campo de batalla donde no para la metralla ni los muertos.

Los enfrentamientos tomaron un giro diferente, sobre todo, cuando el operador de “El Mencho” – Francisco Cerda, El llamado “Señor de la Silla” –supuestamente murió como consecuencia de un infarto.
Después del operativo del sábado 21 en Celaya, donde fueron capturadas poco más de 30 personas –entre ellas la madre, la hermana y la tía de José Antonio Yépez –las autoridades de Guanajuato ya han liberado a 26 presuntos miembros del cártel Santa Rosa de Lima.

Quedan bajo resguardo de las autoridades unas siete personas, entre ellas, los familiares de “El Marro”.

Estas liberaciones ocurrieron, coincidentemente, después de que “El Marro” difundió un video en el que aparece llorando y reclamando airadamente a las autoridades por la captura de su madre, hermana y prima, en el que, además, amenaza con empezar a matar a personas inocentes si no liberan a sus familiares.

Anuncios

Dejar respuesta