Narcoavionetas Portada

ACTIVO 2021 EN NARCO-VUELOS

*Entre enero y febrero se ha localizado más de una decena de avionetas siniestradas y calcinadas en el nuevo “Triángulo Dorado”, con lo que queda confirmado que continúa el paso de la droga por la zona 

*Aunque, 2020 sigue considerado el más diligente, al tener en su récord un considerable número de aterrizajes y decomisos de drogas y naves entre Chiapas, Campeche y Quintana Roo 

*La mayoría de los vuelos provienen de Colombia, Venezuela, Belice y Guatemala y llegan a Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas, donde se han descargado toneladas de droga 

Redacción/Sol Quintana Roo 

Chetumal.- Alrededor de una decena de narco-aviones son los que han sido incautados y/o incinerados, con o sin droga, en el nuevo triángulo dorado, lo que ha hecho que en los dos primeros meses de 2021 sean muy activos para esta práctica ilícita. 

Entre enero y febrero se ha localizado más de una decena de avionetas siniestradas y calcinadas en el nuevo “Triángulo Dorado”, con lo que queda confirmado que continúa el paso de la droga por la zona. 

Sin embargo, 2020 sigue considerándose como el año en que más narco-vuelos fueron documentados en el nuevo Triángulo Dorado (México-Belice-Guatemala), de acuerdo con estadísticas oficiales. 

Durante el año pasado no sólo hubo avistamientos de aeronaves, sino que además un número considerable logró aterrizar en tierras quintanarroenses y otras simplemente ocuparon por horas el espacio aéreo, con lo que parece ser un fenómeno imparable. 

La mayoría de los vuelos provinieron de Colombia, Venezuela, Belice y Guatemala. Llegaron a Quintana Roo, Campeche, Yucatán, Tabasco y Chiapas, donde se han descargado toneladas de droga. 

En opinión de expertos, las aeronaves no son un fenómeno nuevo. En los narco-vuelos los aterrizajes forzosos y los accidentes son frecuentes, pero sin detenidos. No han servido de nada los cambios de delegado de la FGR en el Estado. 

No obstante, el gobierno federal y el gobierno de Quintana Roo, señalan que gracias a la permanente coordinación existente entre la Guardia Nacional, el Ejército Mexicano, la Marina y las policías federal y estatal se ha logrado disminuir el tráfico aéreo de narcóticos. Pero todavía existen. 

Durante 2020 aterrizaron, al menos, media docena de narco-aviones. Varios de estos lograron descargar exitosamente la droga, pasarla a vehículos terrestres y transportarla. En uno de esos aterrizajes se produjo un enfrentamiento que originó la muerte de un jefe de la Zona Militar y de su chofer-escolta.  

Pese a la reiterada coordinación gubernamental, lo cierto es que la presencia de ese tipo de naves, procedentes de Centro y Sudamérica, no cesa y siguen llegando a la frontera sur mexicana.  

Si bien las autoridades militares, navales, estatales y locales han demostrado su participación activa y coordinada en operativos para combatir el narcotráfico aéreo, las autoridades federales guardan silencio en torno a los casos registrados, como en la Subsede de la Fiscalía General de la República en Quintana Roo, a cargo de Raúl Coronel Machado. El argumento es el “sigilo de la investigación”, por lo que ni siquiera se informa si se integró o no la obligada carpeta de investigación.  

Habría que recordar que el delegado anterior, Javier Ocampo García y el fiscal Enrique Pérez García, fueron destituidos en septiembre de 2019 por sus nexos con el crimen organizado. Mientras que la subdelegada Bertha Reyes renunció unas semanas antes, bajo sospechas de mantener vínculos con las pandillas de las drogas.  

Coronel Machado fue enviado a dicha subdelegación precisamente para investigar y erradicar la presunta corrupción del personal con la delincuencia organizada. Pero la situación que prevalece es la misma y la “lluvia” de narco-aviones continúa en la zona, pese a los esfuerzos de militares y los marinos, independientemente de otro tipo de ilícitos del orden federal que existen en la entidad como extorsiones, secuestros o trata de personas.  

En opinión de expertos en narcotráfico, las aeronaves cargadas con toneladas de drogas que llegan a México no son un fenómeno nuevo, pero su creciente frecuencia sí, debido en ocasiones a la falta de controles efectivos por la carencia de instrumentos y herramientas necesarias, como radares, aunque en otras ocasiones por la corrupción de las autoridades. 

Artículos Relacionados

LOS DEJAN SOLOS: DOS POLICÍAS POR CASETA

Daniel Tuz

!NADA QUE INFORMAR!

Información

SOLO Y CONTRA LA PARED

Jaqueline De la Portilla

Deja un Comentario