Reportajes Especiales Retropolicíaca

ATENTADO CONTRA EL SENADOR RICARDO MONREAL

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

(Parte cinco de siete)

Se inició la investigación por “un posible atentado que se planea en contra del senador Ricardo Monreal Ávila y se identifica a los agresores: Un grupo de presuntos sicarios pertenecientes a la organización criminal de Los Zetas, originarios del estado de Zacatecas”, señalaba el documento.

Según el informe PGR/PFM/DGIPAM/PD/9721/2013, elaborado por los agentes Israel Sánchez Uribe, Jonathan Pozos Naranjo y Juan Antonio Flores Hernández, se realizó el operativo para capturar a los que matarían a los hermanos Monreal y se detuvo a José Luis Vázquez Delgado, alias El Chato, y a Juan Carlos Esqueda Hernández.

Las autoridades dijeron en esa ocasión que los detenidos se mostraron  prolijos en detalles de su vida delincuencial, tanto que aceptaron formar parte de “Los Zetas” y que habían sido contratados por el empresario chilero, Arturo Guardado Méndez, para que asesinaran a los hermanos Monreal.

El móvil, según los locuaces detenidos, era la venganza ya que desde el 2 de febrero del 2011, el hermano de Arturo, Juan Carlos Guardado Méndez y el chofer de éste, Francisco Vázquez, fueron secuestrados por órdenes de Saúl Monreal Ávila y pese a que se pagó el rescate nunca aparecieron.

Esa versión la confirmaría Murillo Karam y abundaría en detalles, señalando que a quien querían matar primero era a Saúl, pero como éste siempre estaba protegido, optaron porque fuera Ricardo o David, o los dos, que siempre andaban solos en la Ciudad de México.

Ricardo no dio declaraciones al respecto, luego de la detención de quienes hubieran sido sus victimarios, toda vez que el atentado, o la venganza según Murillo Karam, no se consumó, pero David sí habló hasta en rueda de prensa.

Dijo que a su hermano le avisaron por teléfono que habían detenido a dos personas que lo querían matar, pero que también tenían la encomienda de asesinarlo a él.    

Los presuntos y fallidos sicarios fueron detenidos y enviados a prisión.

Hasta ahí todo concordaba con la versión oficial, pero los procesados, una vez ante el juez de la causa, se retractaron de sus acusaciones y dijeron haber sido torturados, negaron ser de “Los Zetas” y demostraron ser trabajadores de la empresa de Arturo.

Para analistas y expertos políticos, el objetivo primordial del caso del frustrado atentado, era convertir en víctimas a Ricardo y David Monreal, y, de acuerdo a la Ley General de Víctimas que prohíbe criminalizar a las víctimas, ello impidió de facto que se investigara a los Monreal por el secuestro y desaparición de Juan Carlos Guardado Méndez.

Es decir, con la nueva ley, el fuero legislativo, el manto político de opositores al gobierno y la campaña mediática desatada a raíz del intento de su asesinato, se convirtió a los hermanos Monreal en ”víctimas intocables”.

Pero fue entonces cuando comenzó a destejerse otra historia muy diferente a la planteada por el procurador Murillo Karam y salieron a relucir muchas interrogantes.

¿Por qué nunca apareció Juan Carlos y su chofer si su familia pagó el rescate exigido por sus raptores?

¿Hubo diferencias políticas o empresariales entre el ex alcalde de Fresnillo y quien sería su suplente?

¿Qué clase de negocios tenían los Monreal y los Guardado?

¿Por qué la esposa del empresario los responsabilizó de lo que pudiera ocurrirle?

Artículos Relacionados

PEDRO INFANTE “TOREÓ” A LA MUERTE

Arceus

GUERRA ENTRE CÁRTELES

Bombón

PRESAGIOS MORTALES

Arceus

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: