Fechas Importantes Portada

AÚN ESPERA EL PERDÓN

*Tuvo dos recaídas que lo llevaron al Hospital General y  a la clínica Carranza de Chetumal, donde se le vio entrar con un respirador y en silla de ruedas para acudir a unos estudios y revisión médica

*Al cumplirse 2 años y 9 meses de su llegada a Chetumal, el ex gobernador Mario Villanueva Madrid espera se cumpla la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador

*No ha dejado de ejercer sus derechos políticos, pese a que los perdió desde que fue declarado culpable de lavado de dinero y nexos con organizaciones del narcotráfico

Redacción/Sol Quintana Roo         

Chetumal.- Con una salud mermada, el ex gobernador Mario Ernesto Villanueva Madrid espera el perdón del gobierno federal. Hace unas semanas tuvo dos recaídas que lo llevaron al Hospital General y hace unos días ingresó a la clínica Carranza, donde se le vio en silla de ruedas.

Al cumplirse 2 años y 11 meses de su llegada a Chetumal, el ex gobernador Mario Villanueva Madrid sigue esperando la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador. No ha dejado de ejercer sus derechos políticos, pese a que los perdió desde que fue declarado culpable de lavado de dinero y nexos con organizaciones del narcotráfico.

Como se recordará, el ex gobernador Mario Ernesto Villanueva Madrid espera que se cumpla la promesa que le hizo el gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, para que sea indultado.

 Al cumplirse 2 años y 11 meses de su llegada a Chetumal, el ex mandatario quintanarroense no ha dejado de ejercer sus derechos políticos, pese a que los perdió desde que fue declarado culpable de lavado de dinero y nexos con organizaciones del narcotráfico. No le corresponden desde el momento en que ingresó a la cárcel, acusado y sentenciado.

Desde su arribo a Quintana Roo, el “político” chetumaleño ha tenido acceso a todo tipo de tecnología –la cual supuestamente está prohibida, pues el delito por el cual está acusado es considerado grave–, como lo es contar con una computadora, teléfono celular y acceso a las redes sociales, entre otras.

 Ha destapado candidatos, hecho observaciones políticas, criticado incluso algunas de las formas de gobernar y hasta alabado al gobierno federal. Todo con tal de obtener el tan anhelado indulto que le fue prometido por Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

 Mario Villanueva Madrid “politiquea” bajo el agua e intenta mover masas y grupos que aún le rinden pleitesía. Todo lo anterior para negociar el indulto a través de su hijo Mario Villanueva Tenorio; aunque según las leyes es algo difícil por el tipo de delito por el cual fue acusado y las promesas de AMLO se esfuman.

 Pero el ex gobernador de Quintana Roo no ha “perdido” sus derechos políticos ni con una condena. No deja de hacer anuncios y emitir opiniones a través de las redes sociales. Es por eso que nunca ha dejado de ser noticia. Y menos ahora, que su futuro es incierto, pese a estar recluido en su domicilio particular.

 Este seis de mayo se cumplen 2 años y 11 meses de su llegada a Chetumal. De ser encarcelado y luego obtener privilegios para estar en un hospital privado. Sólo el indulto podría regresarle su “libertad” absoluta. Pero según las leyes es algo difícil.

 Entre sus últimas incursiones, señaló que había dado positivo en Covid-19 y que requería de estudios especiales pero que la Guardia Nacional se los había negado. Se le olvida a Mario Ernesto Villanueva Madrid que es un preso, no un ciudadano común y corriente.

LA HISTORIA

Mario Villanueva regresó a Chetumal a terminar de purgar su condena, luego de haber estado en diversas cárceles del país y de Nueva York. Por problemas de salud, según las autoridades, fue confinado a hospitales privados.    

Su regreso a la cárcel es casi inminente, pese a obtener la gracia de los tribunales para pasar la pandemia en su domicilio particular. Y hasta el momento, sólo el indulto podría regresarle su plena libertad.

 Como se recordará, el exgobernador consiguió que el Quinto Tribunal Unitario del Segundo Circuito, con sede en la ciudad de Toluca, le concediera de manera “temporal” poder compurgar la sentencia que recae en su persona, y cumplirla desde su casa. Como se precisa en el incidente de modificación de suspensión radicada en el juicio de amparo 54/2019.

 Pero este resolutivo no le otorga la libertad, si no que circunstancialmente y por cuestiones de la pandemia le permite continuar dicha penalidad desde su hogar, en la ciudad de Chetumal.

 Para la historia jurídica del país, Mario Villanueva fue sentenciado a 36 años por el delito de narcotráfico. Esta sentencia se le redujo a 22 años, a los 7 meses de su condena, tras varios recursos jurídicos. Paralelo a ello, Villanueva Madrid fue extraditado a los Estados Unidos (Nueva York), donde se le declaró culpable por el delito de lavado de dinero.

 En 2017 fue repatriado a México y compurga la pena que fuera establecida por un juzgado federal, de la que hasta la fecha ha cumplido poco más de la tercera parte.

 Hasta este momento, el exgobernador de Quintana Roo ha concluido sus procesos jurídicos. Ya no le queda recurso alguno pues los delitos que se le señalaron ya fueron resueltos. Es culpable, si bien existen muchos señalamientos de irregularidades en su proceso.

 Es, como se dice, “cosa juzgada”. Ahora sólo le queda la opción de buscar mejores condiciones para cumplir, o que por humanidad y por sus condiciones médicas sea mandado a su casa como reo, no como un ciudadano.

 Con lo resuelto por el tribunal Mario Villanueva no ha recuperado su libertad. Sin embargo, se ve con buenos ojos el hecho que, desde la presidencia de la República, exista un interés por apoyar al ex mandatario. El mismo asesor jurídico presidencial Julio Scherer Ibarra fue quien le comunicó sobre el acuerdo que se realizaría para llevarlo a su casa, sobre las acciones jurídicas que la defensoría pública federal ha realizado y que cualquier otro preso en México consideraría imposible.

 La única oportunidad que le queda a Mario Villanueva Madrid para ser libre pronto, es que el presidente de la República le otorgue el “Indulto”, pues esta figura jurídica, ubicada en el artículo 89 fracción XIV de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es de la facultad única del presidente. Lo que permite extinguir la responsabilidad penal que pesa sobre un sentenciado. Una pre-liberación sería más compleja y no le devolvería rápidamente lo que tanto ha anhelado, su plena libertad.

Artículos Relacionados

SOLO Y CONTRA LA PARED

Rei Hino

CANDIDATA LADRONA

Daniel Tuz

MÁS CONTRATOS FANTASMA POR COVID-19

Información

Deja un Comentario