Nacionales Narcotrafico

CAPTURAN AL HIJO DE “EL MENCHO”

*“El Menchito”, quien había sido detenido ya en tres ocasiones, pero liberado, coordinaba la venta y trasiego de droga proveniente de Sudamérica

Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México
(Cuarta y última parte)

Ciudad de México.- La madrugada del 23 de junio del 2015, las Fuerzas Federales capturaron a Rubén Oseguera González, de 23 años, alias “El Menchito”, hijo de Nemesio y a cuatro de sus escoltas.

“El Menchito”, quien había sido detenido ya en tres ocasiones pero liberado, coordinaba la venta y trasiego de droga proveniente de Sudamérica; asimismo, tenía bajo su mando el control de los recursos económicos, además de controlar el robo y venta de combustible en esa entidad y se encargaba de ordenar la ejecución de sus rivales. Está preso en el Centro Federal de Readaptación Social No. 13, en Oaxaca.

Fue cuando el CJNG decidió hacer sentir su fuerza y su presencia con bloqueos, vehículos incendiados, asesinatos de policías, ataques a instalaciones policíacas y militares y ejecuciones que se adjudicó mediante narcomantas.

Ya para entonces el Departamento del Tesoro consideraba al CJNG como una de las más poderosas organizaciones dedicadas al tráfico de cocaína y metanfetaminas.

“Los líderes ganan, por lo menos, diez millones de dólares al año y lo que ese grupo logró en tan sólo cinco años no se ha visto en ninguna de las demás organizaciones”, precisaba en uno de sus informes.

A diferencia de otros cárteles que operan a través de la corrupción, y prefieren no correr riesgos sin enfrentar a las autoridades, en el caso del CJNG le gusta hacer sentir su poderío y hacer gala de la violencia.

Se le ubica también como el responsable de la inhumación de más de 67 personas en fosas clandestinas localizadas en La Barca, Jalisco y de muchas muertes más, lo mismo que de narcos rivales que de policías, militares y diversas autoridades.

Entre los asesinatos que se le atribuyen al CJNG, figura la ejecución de 15 policías a los que emboscaron el lunes 6 de abril de este año, en Jalisco.

También se le relaciona con la ejecución del ex gobernador de Colima, Jesús Silverio Cavazos Ceballos, en noviembre de 2010 afuera de su casa en esa entidad.

No obstante, el Gobierno Federal no tomó ninguna acción enérgica y determinante para combatir al ya peligroso cártel y lo dejó seguir creciendo.

SE ENFRENTÓ A LAS FUERZAS DE ÉLITE DEL EJÉRCITO Y LES GANÓ

Pero el verdadero poder de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, que ha escapado media docena de veces de las manos de sus captores, se apreciaría el uno de mayo de 2015, cuando estuvo a punto de ser atrapado por los militares, en el municipio de Villa Purificación, de la región costa sur de Jalisco.

Como de costumbre, “El Mencho” se desplazaba con no menos de 100 personas que componen su cuerpo de seguridad, cuando se hizo presente el despliegue de un enorme operativo militar para capturarlo, derivado de previos trabajos de inteligencia.

A bordo de un helicóptero Cougar, un comando de élite (16 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y dos de la Policía Federal), con los mejores hombres de la milicia, se topó con el convoy que custodiaba al “Mencho”, líder del CJNG, considerado hoy por hoy el más peligroso y poderoso de México.

Para capturarlo, los militares volaron bajo, pero entonces los sicarios aprovecharon la situación y con un lanzacohetes ruso RPG, utilizados en las guerras de Irak, Afganistán y Palestina, impactaron la aeronave oficial y la derribaron.

Pero no habían diezmado a militares comunes y corrientes, sino a los hombres mejor preparados, a la élite de las fuerzas armadas, a los elementos que solamente son llamados cuando se trata de operaciones especiales, a los temibles “gafes”, integrantes del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales, cuyo nombre solamente conocen los jefes de alto rango.

Había sucedido lo nunca previsto, que la delincuencia se enfrentara de igual a igual con sus perseguidores y, haciendo gala de mayores recursos, les infringiera una dolorosa y humillante derrota haciendo ver que el “Operativo Jalisco” había fracasado.

El mensaje de Nemesio Oseguera Cervantes a las autoridades, no solo fue una demostración de control y conocimiento del terreno, movimiento, capacidad de fuego y reacción, sino de manejo de recursos, logística e información de inteligencia para adelantarse a los acontecimientos.

La situación se tornó tan violenta que el gobierno de Jalisco puso al estado en “Código Rojo”, es decir máxima alerta, con toda clase de limitaciones a la sociedad civil.

UTILIZA ARMAMENTO DEL EJÉRCITO DE EU

Reportes de inteligencia revelarían posteriormente que al CJNG le han detectado también lanzacohetes LAW (Light Anti-armor Weapon), de fabricación estadounidense, empleados en las guerras de Corea y Vietnam, más precisos y más letales que el utilizado para derribar al helicóptero Cougar.

Antes, en Guadalajara, las autoridades descubrieron una fábrica de fusiles de asalto R-15, con capacidad para producir 15 mil unidades, propiedad del CJNG.

Con esa gigantesca escolta, Oseguera Cervantes ha podido escapar cuatro veces de las Fuerzas Federales y dos de las estatales.

Pero además de los daños iniciales, en el transcurso de ese día se dieron bloqueos con vehículos incendiados, hubo bancos y gasolineras también incendiadas y ataques contra policías y militares, que dejaron como saldo 17 muertos y 19 heridos.

Sin embargo, esa agresión a las Fuerzas Armadas ubicó al “Mencho”, ex policía en Cabo Corrientes y Tomatlán, Jalisco, como el nuevo Enemigo Público Número Uno y, por tanto, como principal objetivo del Gobierno Federal y los Estados Unidos que lo consideran el principal productor y exportador de drogas sintéticas y cocaína.

El CJNG, de acuerdo a estadísticas de autoridades antidrogas, controla el 100 por ciento de la droga en Europa, a través de alianzas con narcotraficantes sudamericanos.

Tarjetas informativas de inteligencia señalan que la estructura del cártel está formada por los capos michoacanos. José González Valencia y Rogelio Guízar Carmolinga.

El primero se encarga de las finanzas y es jefe de una estructura de seguridad que opera en los estados de Jalisco y Colima, por lo que se le considera responsable de los ataques contra policías estatales, federales, ministeriales y efectivos del Ejército.

A su vez, Guízar Carmolinga es responsable de la estructura operativa y de seguridad en Michoacán y Guerrero y se le considera el enlace con las células que operan en Quintana Roo y Veracruz.

Ambos, son familiares políticos de Nemesio y para cimentar su organización, han desplazado a los capos surgidos en Sinaloa, mediante una alianza estratégica con los cárteles de Sinaloa, Juárez, Tijuana y del Golfo.

Un análisis del portal de información de seguridad en América Latina Insight Crime, señala que el encumbramiento de “El Mencho” ha estado asociado con el uso de violencia extrema».

La organización se dio a conocer en 2011, con el asesinato de 35 personas en Boca del Río, Veracruz. La masacre fue ordenada por Oseguera Cervantes como una advertencia al cartel de Los Zetas.

Se considera que en los últimos años, el CJNG ha asesinado a más de 100 funcionarios y policías, en represalia por la captura de miembros del grupo o para atemorizar a quienes persiguen a su líder.

Asimismo, se sabe que al igual que Osiel Cárdenas Guillén, el jefe del Cártel del Golfo, extraditado a los Estados Unidos, reclutó para su seguridad personal a ex militares y marinos de élite quienes conforman su escolta.

También incorporó a ex guerrilleros colombianos que formaban parte de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC), tras los acuerdos de paz entre el gobierno y los grupos subversivos de aquel país sudamericano.

Su protección la complementan una red de abogados en Jalisco y la Ciudad de México que lleva sus casos y tramita amparos a su favor, aprovechándose también del nuevo sistema de justicia penal vigente en nuestro país.

En su primer círculo de protección, lo custodian al menos 20 personas con fusiles de asalto y granadas y en los vehículos que lo transportan, lleva armas de guerra, como el lanzacohetes utilizado para atacar al helicóptero Cougar.

Hoy por hoy, el CJNG es el cártel más sanguinario, despiadado y poderos y el principal distribuidor de drogas sintéticas en el mundo, proveedor de anfetaminas en Estados Unidos y Europa y con vínculos en el mercado de drogas en Asia.

Artículos Relacionados

INMUEBLE EN MONTERREY CONECTARÍA CASO ODEBRECHT CON LA ESTAFA MAESTRA

Información

HABITANTES DE EDOMEX QUEMAN CARROZA FÚNEBRE POR UNA NOTICIA FALSA

Arceus

MADRASTRA GOLPEA A NIÑA DE 5 AÑOS

Jaqueline De la Portilla

Deja un Comentario