CFE DESVÍA MILLONES A TRAVÉS DE COMPRA DE CARBÓN Y SU MANEJO DE CUENTAS

* La Auditoría Superior de la Federación, destapa desvío por 805.8 mdp en la Comisión Federal de Electricidad que dirige Manuel Bartlett Díaz.

*482 mdp desaparecieron a través de la compra de carbón a empresarios y políticos de Coahuila y 323 mdp se desviaron de la cuenta: Efectivo, Equivalentes y Otras Inversiones.

Redacción/Sol Quintana Roo

Ciudad de México.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF), encontró irregularidades por $805 millones 848 mil 404 pesos con 34 centavos en la Comisión Federal de Electricidad (CFE) durante los dos primeros años de Manuel Bartlett Díaz al frente de la paraestatal.

Un total de 482 millones 052 mil 121.83 pesos corresponden al ejercicio fiscal 2018 y desaparecieron a través de la compra de carbón a empresarios y políticos de Coahuila; y 323 millones 796 mil 282.51 pesos referentes al ejercicio 2019, fueron desviados de la cuenta: Efectivo, Equivalentes y Otras Inversiones de los Estados Financieros Consolidados Dictaminados al 31 de diciembre de 2019, de un universo de 53 mil 545 millones 387 mil pesos revisados.

Ambas cantidades se encuentran aún como pendientes por aclarar y por ellas se emitieron 5 recomendaciones, 8 Promociones del Ejercicio de la Facultad de Comprobación Fiscal, 1 Promoción de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria y 3 Pliegos de Observaciones en 2018; y 20 Recomendaciones y 4 Pliegos de Observaciones para el ejercicio 2019.

Para el primer año en funciones de Manuel Bartlett Díaz al frente de la CFE, la Auditoría De Cumplimiento número 2018-6-90UHS-19-0489-2019 precisó que el faltante millonario estaba destinado a “la gestión financiera de las adquisiciones de carbón”.

La razón del mismo fue verificar que la requisición, los procesos de adjudicación de contratos, la recepción del bien y los pagos se realizaron conforme a las disposiciones legales y normativas, y que el registro presupuestal y contable, se efectuó correctamente. Sin embargo, de la muestra auditada por 7 mil 020 millones 322 mil 800 pesos, se encontró un faltante de 482 millones 052 mil 121.83 que corresponde al 7 por ciento del monto ejercido en 2018, por la adquisición de 7 millones 407 mil 887.8 toneladas métricas ™ de carbón, mediante 34 contratos.

De dichos contratos, 12 se administraron por CFE Generación II por un total de un mil 029 millones 315 mil 900 pesos; 8, por 263 millones 336 mil 600 pesos, por CFE Generación VI, y 14, por 5 mil 727 millones 670 mil 300 pesos, por la Subdirección de Energéticos (actualmente Subdirección de Negocios no Regulados), de la Comisión Federal de Electricidad, así como el proceso de adjudicación de los contratos para la adquisición de 21 millones de toneladas métricas de carbón mineral para los años 2019, 2020 y 2021.

En cuanto a las existencias de carbón en las termoeléctricas; al cierre del ejercicio de 2018, la EPS CFE Generación II, en los Estados Financieros dictaminados, en la cuenta de Almacén de carbón y en la “Balanza de carbón 2018”, presentó existencias por 970 millones 548 mil 800 pesos; no obstante, no fueron sustentadas entradas físicas de carbón, por 186 mil 861.5 tm, por 185 millones 783 mil 300 pesos facturados y pagados, que no fueron validadas por el personal facultado, conforme a la normativa, con el formato AFE – 10 “Documento de recepción”, que se utiliza para dejar evidencia de que ingresó físicamente el carbón.

Respecto de la EPS CFE-Generación VI, al cierre del ejercicio de 2018, en los Estados Financieros dictaminados, en la cuenta de Almacén de carbón y en el “Inventario de carbón”, presentó existencias por un mil 172 millones 659 mil 400 pesos; no obstante, no están sustentadas entradas físicas de carbón, por 304 mil 780 tm por 277 millones 338 mil pesos facturados y pagados, que no fueron validadas por el personal facultado conforme a la normativa, con el formato AFE – 10 “Documento de recepción”, que se utiliza para dejar evidencia de que ingresó físicamente el carbón.

Recayendo aquí, gran parte de las cuentas por aclarar en 2018 y que arrojaron la recomendación 2018-6-90UIM-19-0489-01-001 y la 2018-6-90UHS-19-0489-01-003: para que la CFE Generación II y VI, implementen mecanismos de control y supervisión, para que la recepción del carbón sea validada por el personal facultado, mediante el formato AFE – 10 “Documento de recepción”, de conformidad con lo establecido en la normativa.

Esta falta de supervisión en la recepción de carbón, dio pie a los pliegos de observaciones: 2018-6-90UHS-19-0489-06-001 y 2018-6-90UIM-19-0489-06-001, que denotan el daño o perjuicio a la Hacienda Pública Federal, así como al patrimonio de CFE Generación II, por un monto de 185,783,358.48 pesos (ciento ochenta y cinco millones setecientos ochenta y tres mil trescientos cincuenta y ocho pesos 48/100 M.N.), y al patrimonio de la CFE-Generación VI,  por un monto de 277,388,030.82 pesos (doscientos setenta y siete millones trescientos ochenta y ocho mil treinta pesos 82/100 M.N.), por no cumplir con el Reglamento de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, fracción III, del artículo 66 del Reglamento de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

También se encontró un desvío por 3 millones 272 mil 100 pesos, correspondientes a tres facturas (A454, por 577 mil 400 pesos; A455, por 1 millón 340 mil 700 pesos y A457, por un millón 354 mil pesos), del contrato 700479385 las cuales no están registradas en el presupuesto ejercido de la Subdirección de Energéticos actualmente Subdirección de Negocios no Regulados, lo que muestra inconsistencias en el ejerció del presupuesto.

En cuanto a los proveedores, se observó que 22 de ellos incumplieron sus obligaciones; 12 de ellos no presentaron las declaraciones informativas múltiples (DIM) de 2017 y 2018, y la declaración anual de 2018; seis no presentaron las DIM de 2017 y 2018; uno no presentó la DIM de 2017; otro no presentó la DIM de 2018  ni la declaración anual de 2018; otro no presentó la declaración anual de 2018 y uno mas no presentó las DIM de 2017 y 2018, ni las declaraciones anuales de 2017 y 2018, así como tampoco la declaración informativa de operaciones con terceros (DIOT) 2018.

Además de los 482 millones 052 mil 121.83 pesos sin aclarar, se emitió el pliego de observaciones 2018-6-90TVV-19-0489-06-001, en el que se describe “un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal, Comisión Federal de Electricidad, por un monto de $18,880,732.53 pesos (dieciocho millones ochocientos ochenta mil setecientos treinta y dos pesos 53/100 M.N.), por no aplicar penalizaciones  a ocho proveedores de los contratos 700479380, 700479388, 700479397, 700479379, 9100014042, 700479358, 700479355  y 7004779381, que entregaron 257 mil 368.5 toneladas métricas  de carbón con atraso, en incumplimiento del punto 2, de la Cláusula Cuarta.- «Derechos y Obligaciones de las Partes» de los contratos. Indicando que la causa raíz probable de la irregularidad se debe a la falta de supervisión en la recepción del carbón.

No cabe duda, la CFE es la verdadera cueva de Alí Babá en donde la compra de carbón vino a ser el pretexto ideal para el desvío millonario de recursos.

Carbón, negocio millonario

Para millones de mexicanos, recaer en la compra de carbón para la generación eléctrica, no fue otra cosa más que retroceder en materia de energéticos, cuando se tienen otras opciones más limpias por las cuales el gobierno federal actual no se ha interesado y hasta se atrevió a echar por la borda grandes proyectos eólicos.

El impulso a las carboeléctricas se dio como parte de un programa para apoyar a micro y pequeños productores de carbón a razón de adquirir con ellos el 73% del total del combustible fósil, y el resto con medianos y grandes productores. Sin embargo, desde el arranque de la actual administración no han sido pocas las veces en que se ha implicado al carbón con el lavado de dinero.

Tan solo en Coahuila, el ex gobernador de ese estado, Humberto Moreira, declaró que en la entidad los narcotraficantes también se dedican a la extracción ilegal del carbón para lavar dinero mediante empresas legalmente constituidas que lo venden a la Comisión Federal de Electricidad (CFE); en respuesta, la Comisión precisó que todas sus compras de carbón para las carboeléctricas Carbón II y José López Portillo, las realiza exclusivamente con tres proveedores determinados.

En un comunicado detalló que los proveedores son: Promotora para el Desarrollo Minero de Coahuila (PRODEMI), Coahuila Industrial Minera, S.A. y PROMINER, por lo que rechazó que tenga relación comercial o contractual con ningún otro productor de carbón en esa entidad.

Sin embargo, el senador de Morena, Armando Guadiana, admitió haber impulsado compras masivas de carbón por parte de la CFE, en las que se vieron beneficiados 75 productores en la región carbonífera de Coahuila, donde él tiene presencia. Y aunque negó verse beneficiado por tal medida, en agosto de 2020 se dio a conocer que varias empresas mineras en las que el legislador es socio, aparecen listadas como proveedoras de la Comisión Federal de Electricidad y fueron beneficiadas por 57.9 millones de pesos en adjudicación directa.

Y como el senador, otro gran beneficiado fue: “Operadora y Suministros Vikcel S.A. de C.V.”, representada por Carlos Zamorano Madal; la cual en 2017 era una sociedad dedicada a la construcción y al transporte de materiales, pero como buena facturera, en 2019 incluyó entre sus actividades la explotación minera y así pudo recibir un año después un contrato por 58.5 millones de pesos en adjudicación directa de la CFE.

El segundo contrato más importante, por 56.9 millones de pesos se le dio a “Grupo Sacu S.A. de C.V.”, cuyo representante legal es Luis Antonio Rodríguez Garza, ex secretario de Turismo de Coahuila.

La CFE también pactó compras por 93 millones de pesos con cuatro sociedades vinculadas con Antonio Flores Guerra, amigo de Guadiana Tijerina. Una de sus empresas: “Minerales Don Chilo”, recibió una adjudicación directa por 15 millones de pesos.

A Mariana Pacheco Marroquín, esposa de Flores Guerra, se le adjudicaron poco más de 24 millones de pesos a través de la “Sociedad Minerales Amarani”, creada al vapor en 2019. La hermana de Flores Guerra, Tania Vanessa, recibió 16.5 millones de pesos a través de “Minera Flores de la Carbonífera”. A la sociedad “Coal de Sabinas”, de Yolanda Villareal González, vinculada también con Flores Guerra, la CFE le hizo un contrato directo por 26 millones de pesos. 

En México operan tres carboeléctricas: La “José López Portillo” en el municipio de Nava, Coahuila, inaugurada en 1982, siendo la más vieja de todas, con una capacidad de 1,200 megawatts; “Carbón II”, en el mismo municipio, inaugurada en el 1993 con una capacidad de 1,400 megawatts, y la Planta “Plutarco Elías Calles”, de La Unión, Guerrero, inaugurada en 1993, con capacidad de 2,778 megawatts.

A decir del ejecutivo, Las tres carboeléctricas de CFE aportaron cerca del 9.46% de la energía eléctrica consumida en 2018; lo que no informó, es que esas tres carboeléctricas emiten el 22% de gases de efecto invernadero del sector eléctrico, lo cual, desde ningún punto de vista es un asunto menor.

Por lo que “si México quiere cumplir con sus compromisos internacionales en materia de reducción de gases de efecto invernadero y por sus consecuencias en salud pública y climática, las carboeléctricas ya no tienen espacio en la forma de generar electricidad en el país”, considera Jorge Villarreal Padilla, investigador de la organización Iniciativa Climática México.

Efectivo, Equivalentes y Otras Inversiones desaparecidas

En la CFE de Bartlett no solo desaparecen el dinero a través de empresas fantasma y/o factureras, también lo hacen a través del manejo y control de efectivo, fondos fijos, cuentas bancarias y la inversión de sus disponibilidades para financiamiento, destinado a la adquisición de bienes y servicios y pago de deudas contraídas.

En este rubro, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), encontró irregularidades por 323 millones 796 mil 282.51 pesos correspondientes al ejercicio fiscal 2019.

Al 31 de diciembre de 2018, se tenían 198 cuentas contables con partidas en conciliación por 19 mil 054 millones 126 mil 600 pesos que representan entradas de efectivo y por 6 mil 701 millones 259 mil 500 pesos que representan salidas de efectivo; al respecto, la CFE informó que durante 2019 se depuraron 16 mil 739 millones 983 mil 200 pesos que representan entradas de efectivo (87.9%) y 6 mil 450 millones 212 mil 500 pesos que representan salidas de efectivo (96.3%); sin embargo, no se proporcionó la documentación que sustentaría la depuración de 15 mil 772 millones 446 mil 300 pesos que implican entradas de efectivo y 6 mil 185 millones 398 mil 500 pesos de salidas de efectivo, únicamente entregó notas informativas y registros de la depuración en el sistema contable (SAP).

Por lo anterior, al 31 de diciembre de 2019 quedaron partidas pendientes de depurar por 2 mil 314 millones 143 mil 400 pesos que representan entradas de efectivo y 251 millones 47 mil pesos que representan salidas de efectivo. Resultado que representa un alto riesgo de afectación de daños y/o perjuicios al patrimonio del ente fiscalizado.

De 198 cuentas bancarias, con saldo al 31 de diciembre de 2019 por 30 mil 661 millones 791 mil 700 pesos, se observaron 18 cuentas con partidas por conciliar del 1 de enero al 30 de septiembre del 2019 por 69 millones 173 mil 900 pesos, que representan salidas de efectivo. Resultado que representa un alto riesgo de afectación de daños y/o perjuicios al patrimonio de los entes fiscalizados.

También se encontró que la Gerencia de Operación Financiera de CFE Corporativo transfirió, el 31 de diciembre de 2019, recursos por 8 mil 749 millones 393 mil pesos a CFE Generación I, II, III y VI, sin que estas los solicitaran y sin recibir instrucciones de pago y fueron retirados el día 2 de enero de 2020, sin ser invertidos durante dos días, lo que dejo de generar rendimientos por 3 millones 575 mil 300 pesos. 

Además, de un total de 491 cuentas contables bancarias, la entidad fiscalizada no proporcionó las conciliaciones bancarias del mes de diciembre de 190 cuentas con saldo de 13 mil 109 millones 185 mil 200 pesos.

Los saldos de 16 subcuentas contables de bancos, de CFE Distribución, difieren de los estados de cuenta bancarios por 4 mil 082 millones 212 mil 800 pesos (4 mil 090 millones 960 mil 200 pesos de más y 8 millones 747 mil 400 pesos de menos).

El saldo de la cuenta de Bancos al 31 de diciembre de 2019, por 66 mil 455 millones 432 mil 200 pesos, incluyó 34 cuentas con saldos contrarios a su naturaleza por 3 mil 284 millones 046 mil 700 pesos.

Por si fuera poco, la CFE y sus Empresas Productivas no tienen resguardo de 171 fondos por mil 471 millones 609 mil pesos, ni se practicaron arqueos de éstos.

A su rampante corrupción, se suma el mal servicio y los cortes de energía cada vez más frecuentes, que afectan a miles de familias en el país.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: