Retropolicíaca

COLOSIO FALLECIÓ  A LAS 21:45 HORAS

*El secretario general del CEN del PRI fue quien dio la información oficial del deceso

José Sánchez/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Séptima y última parte)

Aproximadamente a las 19:45 horas (21:45 horas de la ciudad de México) el licenciado Luis Donaldo Colosio Murrieta, sufrió un paro cardiaco irreversible y falleció.  

Cuarenta minutos después, aproximadamente a las 20:25 horas (22:25 de la ciudad de México), el licenciado Liébano Sáenz, secretario de información y propaganda del CEN del PRI, apareció ante la prensa para informar oficialmente el deceso del candidato. 

En cuanto a los impactos por proyectil de arma de fuego, se precisó que presentaba un orificio de entrada, de once milímetros de diámetro, en la región suprauricular derecha,  orificio de salida en la región temporoparietal izquierda. 

Y orificio de entrada por proyectil de arma de fuego en región abdominal, de nueve milímetros de diámetro,  con salida en hipocondrio derecho,  herida que no penetró a la cavidad abdominal.  

Y fue precisamente la presunta “intrusa” en el quirófano,  Patricia Aubanel  Riedel,  quien,  para otros cinco minutos de fama,  hizo declaraciones desastrosas que llevaron la confusión a la sociedad y las autoridades: “El licenciado Colosio tiene heridas de bala DE DIFERENTES CALIBRES”.  

Los reporteros locales inquirieron sobre los calibres “diferentes” y,  sin saber de Balística Forense, la doctora Riedel siguió cometiendo torpezas imperdonables: “la  herida del cráneo fue mortal, medía 11 milímetros de diámetro, la lesión del abdomen sólo 9 milímetros de diámetro”.  

De plano debió comprender de golpe su osadía y no se atrevió a decir que “contra Colosio fueron utilizadas DOS ARMAS DE FUEGO DE DIFERENTE CALIBRE”. Pero los reporteros le otorgaron todo el crédito y le atribuyeron haber dicho que fueron “dos tiradores”.

Entre tanto,  Mario Aburto Martínez,  al ser interrogado  en las instalaciones de la PGR en Tijuana, confesó haber disparado en dos ocasiones contra el licenciado Colosio. Inicialmente se resistió a admitirlo y le fue mostrado (indebidamente) el video tomado por Marco Antonio Jácome Saldaña en el lugar del atentado,  aproximadamente a las 20:00 horas (22:00 horas de la ciudad de México) Aburto reconoció ser el único agresor del candidato.   

Pero la verdad era ocultada quizá intencionalmente por los medios de comunicación,  pues habían comprendido que si “había varios detenidos (todos inocentes menos uno),  se habían utilizado dos armas de fuego de “calibre diferente”,  era un magnicidio,  “una conjura, un complot, una acción concertada”,  donde debía haber autores materiales,  pero,   principalmente,  autores intelectuales que “seguramente estaban en las esferas más altas del poder”. 

Como no queriendo,  el entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari,  “para llevar adelante la investigación del asesinato del licenciado Luis Donaldo Colosio Murrieta,  creó una Subprocuraduría Especial”. 

Artículos Relacionados

LOS SEGUNDOS DE CONFUSIÓN DEL CASO KENNEDY 

Arceus

EL DRAMA DEL “AVISPÓN VERDE”

Arceus

“FLAMAZO” QUE CAUSÓ TEMOR Y MIEDO

Eduardo Arias

Deja un Comentario