*El ex titular de la Oficialía Mayor de Gobierno está contra la pared, esto al estar finalizando su tiempo de prórroga, y no poder comprobar 300 millones de pesos en su entrega-recepción de la oficina

*La secretaría de Finanzas y Planeación, lo tiene en vilo y al borde del colapso nervioso al no aceptarle y firmarle el documento y saber que Auditoría de Fiscalización del Estado lo investiga

*Se desvanece la “oportunidad” de tener una candidatura, por Acción Nacional o el Revolucionario Institucional, a la presidencia municipal de Othón P. Blanco por estar manchado por una supuesta corrupción

STAFF SOL QUINTANA ROO

Chetumal.- El ex oficial mayor de Gobierno, Manuel Israel Alamilla Ceballos, está en contra la pared, esto al estar finalizando su tiempo de prórroga y no poder comprobar la cantidad de 300 millones de pesos faltantes en la dependencia que estuvo a su cargo, motivo por el cual no ha podido completar su entrega-recepción de la oficina que tuvo a su mando.

La secretaría de Finanzas y Planeación de Quintana Roo es quien lo tiene en vilo y al borde del colapso nervioso al no aceptarle y firmarle el documento, esto luego de saberse que está siendo investigado por la Auditoría de Fiscalización del Estado.

Es decir, se desvanece la “oportunidad” de tener una candidatura, por Acción Nacional o el Revolucionario Institucional, a la presidencia municipal de Othón P. Blanco por estar manchado por una supuesta corrupción.

DESESPERADO

Bajo el agua el ex oficial mayor de gobierno, Manuel Israel Alamilla Ceballos, ha intentado maniobrar al “títere” para salir ungido y ser el candidato a la presidencia municipal de Othón P. Blanco por el partido Acción Nacional, aunque según fuentes externas, señalan que también coquetea con el Revolucionario Institucional (PRI), con la promesa de un ex jefe federal que lo protege, hasta el momento.

Sin embargo, sus intereses personales podrían ser cortados de un solo tajo. Esto, debido a que todavía no ha librado por completo la entrega-recepción de las oficinas de la desaparecida Oficialía Mayor de Gobierno.

Lo anterior debido a que la secretaría de Finanzas y Planeación de Quintana Roo no le ha aceptado la documentación oficial a Manuel Israel Alamilla Ceballos, por un faltante por comprobar de 300 millones de pesos, como se mencionó líneas arriba.

De acuerdo con la investigación realizada por Sol Quintana Roo se supo que las autoridades estatales le habían dado como tiempo límite tres meses, o sea 90 días para entregar complemente las cuentas claras, y de no ser así, se comenzaría una investigación en su persona por posible desvío de recursos estatales. Misma que hoy se sabe realiza la Auditoría de Fiscalización del estado de Quintana Roo.

Es decir, que el hombre que gritó a los cuatro vientos que era la persona más honrada y leal del “gobierno del cambio” está resultando todo lo contrario.

De esta manera, se empiezan a esfumar sus aspiraciones a la presencia municipal de Othón P. Blanco y/o un posible lugar a Manuel Alamilla en una curul local o incluso federal.

Sol Quintana Roo, en su momento, expuso públicamente las incongruencias que existían en el entorno de Alamilla Ceballos como lo fue no hacer una declaración patrimonial real y su famosa casa que tuvo un costo superior a los 10 millones de pesos, cuando sus percepciones no suman ni el 50 por ciento de esa cantidad.

LA INCÓGNITA

Como se recordará, Sol Quintana Roo en número anteriores dio a conocer que el tercer hombre de poder en el “gobierno del cambio”, Manuel Israel Alamilla Ceballos, en tres años al frente de la Oficialía Mayor de Gobierno había logrado edificar una casa inteligente y majestuosa en la colonia Campestre, con un valor catastral superior a los 10 millones de pesos.

Desde ese momento estuvo la primera incógnita. Es decir, mientras en Quintana Roo se hablaba de un gobierno de austeridad y cero corrupción, el funcionario estatal construía su “Casa Blanca”, en Chetumal.

Desde su ascensión mostró nepotismo y conflicto de interés al contratar como directora de Imagen del Ejecutivo y el gobierno de Quintana Roo a su esposa, Tristana Hernández Villegas, caso que causó mal sabor de boca entre funcionarios y empleados.

Así como también fue señalado de otorgar contratos directos de publicidad a su esposa, y en 2017 supuestamente favoreció a la empresa “Ilusorium”, de su hermana Melina Alamilla con solicitudes de material gráfico.

Asimismo, se mencionó que también favoreció a Carmen Idania García Aguayo, su empleada, con contratos otorgados, mismos que aparecen en formatos de Transparencia elaborados por la Oficialía Mayor del gobierno de Quintana Roo, como representante de Con Dinero Baila el Perro S.A. de C.V., empresa beneficiada con millonarios contratos al fungir como intermediaria en la contratación de artistas para diversos eventos.

Dicha mansión está casi lista y se construye en la colonia Campestre, donde los trabajos no cesan en ningún momento y se ve trabajadores laborando día y noche en la obra para culminar el nuevo palacio personal.

Anuncios

Dejar respuesta