Narcotrafico Reportajes Especiales Ricardo Ravelo Galó

DE COMPADRES A ENEMIGOS

Ricardo Ravelo/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/La opinión de México 

PARTE 2 DE 3

Entre Guzmán Loera como Dámaso López la relación escaló los peldaños de la amistad, y se fusionaron en un compadrazgo donde la traición no parecía tener cabida.

“El Chapo” fue padrino de primera comunión de Dámaso López Serrano, “El mini Lic”, hijo de Dámaso López. Pero más tarde los vínculos entre ambos se rompieron. La lucha de poder y las ambiciones desenfrenadas pusieron fin a la lealtad que ambos se tenían. 

Tras la segunda fuga de Guzmán Loera, ésta vez del penal del Altiplano, Estado de México, “El licenciado” enderezó una campaña en contra de “El Chapo”, la cual arreció tras su recaptura, en 2016. 

Este hecho fue aprovechado por Dámaso López para buscar el liderazgo absoluto del cártel de Sinaloa: Le declaró la guerra a los hijos de Guzmán y comenzó a moverse en todo el norte del país –y la Ciudad de México– como si fuera el jefe máximo de esa organización criminal. 

Incluso, contrató los servicios de una persona para arreciar la campaña de señalamientos y así denostar públicamente a los hijos de “El Chapo”, pues pretendía quitarles el liderazgo del cártel. No sólo eso: Intentó asesinarlos. Se afirma que para ello se unió con Nemesio Oseguera Cervantes para urdir un plan criminal que derivó en el secuestro de los hijos de Guzmán, ocurrido en el restaurante “La Leche”, de Puerto Vallarta. Pero días después fueron liberados. Se ignora bajo qué condiciones. 

La persona que había contratado Dámaso López para operar la campaña en contra de los hijos de “El Chapo” resultó ser un hacker que trabajaba para la policía. Por esa razón, Dámaso López fue ubicado en su escondite de la Ciudad de México y capturado en mayo de 2017 en un departamento de la colonia Anzures. 

Dos meses después de su captura, el narcotraficante fue extraditado a Estados Unidos, donde lo esperaba un voluminoso expediente criminal por narcotráfico y lavado de dinero. Se declaró culpable de los delitos que le imputaron, pero no pudo evitar ser sentenciado a una cadena perpetua, igual que ocurrió con “El Chapo” Guzmán.

Pero Dámaso López jugó las cartas de su caso bastante bien. Se convirtió en testigo protegido y declaró en el juicio que enfrentó Guzmán Loera en Nueva York tras ser extraditado y no sólo eso: También incriminó a Emma Coronel, la esposa de Guzmán Loera, recientemente detenida en el estado de Virginia. 

Dámaso López declaró ante la justicia norteamericana que Emma Coronel y los hijos de “El Chapo” –Iván Archivaldo y Alfredo– operaron la fuga del entonces jefe del cártel de Sinaloa del penal del Altiplano. 

Expuso que Coronel le pagó a un alto funcionario mexicano, a cargo de los penales federales, dos millones de dólares para que facilitara la fuga de “El Chapo”. 

Dijo también que Emma Coronel era la mensajera de su esposo, quien le informaba sobre el avance de la construcción del túnel por donde se evadió. Fue responsable de comprar una parcela cerca del penal, donde construyeron un fuerte de choza por donde estaba la salida de la vía de escape. 

Lo extraordinario de las delaciones de Dámaso López es que las autoridades norteamericanas le anularon la cadena perpetua a la que había sido sentenciado y lo condenaron sólo a once años de prisión, de tal suerte que el compadre de Guzmán Loera saldría de la cárcel en el año 2032. Así, de ser el compadre de “El Chapo”, socio y amigo, Dámaso López se convirtió en el testigo traidor. 

Artículos Relacionados

OMAR GARCÍA HARFUCH SE PROMUEVE PARA SUPLIR A ALFONSO DURAZO EN SSPC

블랙 핑크

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN: DOS AÑOS DE FRACASOS

블랙 핑크

EL CONTRADISCURSO OFICIAL: FUERZAS ARMADAS, OTRA VEZ A LAS CALLES PARA ABATIR EL CRIMEN

블랙 핑크

Deja un Comentario