Hoy Escribe Rafael Loret de Mola

DESAFÍO

*Maquiavelo Resucitó
*De Pobres Aspirantes

Rafael Loret de Mola/Sol Quintana Roo

“El fin justifica los medios” nos decía Nicolás Maquiavelo que, alguna vez, fue visto como un engendro del mal por sus profecías y una filosofía que anidaba en las ambiciones más oscuras del poder. Su libro “El Príncipe” es el compendio de cómo se comportaban las monarquías bajo el concepto de ser consecuencias del derecho divino, inescrutable y tremendamente avasallador. Todavía hoy existen millones que siguen sus doctrinas.

Desde luego, Andrés Manuel –algunos insisten en que su nombre es Manuel Andrés, pero decidió cambiarlo para evitar una trampa de las siglas, MALO en vez de AMLO; no creo en tanta imaginación-, sería un buen discípulo del italiano considerado, nada menos, “padre de la política moderna” y el mandante-mandatario que padecemos no ha sabido hacer otra cosa en la vida que la política más siniestra… ¡Ah, perdón! Me olvidaba que escribe un libro ya considerado, por él como rey de las fake news, un best-seller. ¡Pobres editores!

López Obrador, el “señor López” como le llaman algunos indignados, no ha hecho otra cosa que servirse de la manipulación colectiva para erigirse en la única opción válida… ara el futuro de México; por ello su prisa por señalar a posibles presidenciales y desatar una guerra fría al interior de MORENA cuando su fundador ya piensa en otra opción partidista, más entrañable para él –se trata de ser omnímodo dentro de su círculo cercano-, para competir dejando atrás a quienes han sido sus aliados hasta hoy… igual cómo se comportó con su PRD y los orígenes de la gran lucha de la izquierda.

Desde luego como compañero de partido el titular del Ejecutivo federal es bastante ingrato porque solo usa a sus colaboradores desechables mientras sirve a los intereses corporativos a través de personeros tan maquiavélicos como Alfonso Romo, Manuel Bartlett o Jack Ackerman –su enlace directo con el célebre Foro de Sao Paulo destinado a extender, de nuevo, el comunismo en Latinoamérica-, deplorables por donde se les vea. Y no se olvide a Epigmenio Ibarra el productor de telenovelas exitoso, indispensable para desarrollar las tácticas inductivas.

Solo que Andrés va perdiendo una batalla: la de la salud mental. Es evidente su decrepitud y su deplorable estado físico, encorvado, distante, sucio y con un aspecto propio de quien no duerme porque el sueño se le ha escapado y su mirada ahora se pierde en el vacío. Observarlo es convencernos de la imperiosa necesidad de rescatar al país de las manos de un hombre enfermo.

Lo venimos diciendo a diario, aunque algunos lectores les fastidie, porque la advertencia se cierne sobre nosotros pese a que obnubila las mentes de los sicarios políticos y de los otros también, capaces de cambiar los algoritmos electorales para hacer triunfar a los cómplices de la 4T –por trampa infecunda- dispuestos a formar parte de la nueva corte versallesca; solo le falta a López Obrador ser más austero y mudarse, por ello, al Castillo de Chapultepec, el hábitat de personajes tan exultantes como el barbado enajenado de Miramar y el dictador Porfirio Díaz Mori.

AMLO, aunque no lo sabe, ya perdió el juego.

La Anécdota

Para el presidente en funciones –no neuronales-, los posibles presidenciables en una carrera sucesoria muy adelantada mañosamente –acaso para exhibir que solo él es digno de la confianza general-, son Esteban Moctezuma –quien fue enviado a Washington como embajador-, Claudia Sheinbaum Pardo, con quien la ligan lazos familiares también a través de su hijo Andy, Tatiana Clouthier, Rocío Nahle, Marcelo Ebrard –con bonos a la baja por culpa de la L12- y hasta Delfina Gómez.

Dejó fuera de la lista, su lista, a dos personajes que se sienten con derecho a reclamarle por su desprecio: el senador Ricardo Monreal Ávila y el diputado Gerardo Fernández Noroña; ambos respondieron autodestapándose, sobre todo el primero quien no se conforma con dominar el entorno zacatecano a través de su hermano perezoso si no desea con frenesí entrar a la contienda grande.

Lo peor del asunto es la falta de líderes en la oposición. Hagamos una breve lista de los posibles precandidatos del bando contrario: por el PRD, Silvano Aureoles quien ya está en la mira de los narcos; por el PRI, el infecundo Alito Moreno y los gobernadores de Coahuila, Miguel Riquelme, y de Hidalgo, Omar Fayad; y por el PAN, además de los insistentes Ricardo Anaya y Margarita la de Calderón, la gobernadora electa de Chihuahua, Maru Campos, y quien será gobernadora de Aguascalientes, con altas posibilidades, en 2022: Teresa Jiménez.

De estos nombres, con seguridad, saldrá el próximo mandatario… si AMLO lo permite.

Artículos Relacionados

LOS CAPITALES

Yael Lizama

OTRAS INQUISICIONES

Yael Lizama

ENTRESEMANA

Yael Lizama

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: