Narcotrafico Reportajes Especiales

DESCUBREN LA RED Y ROMPEN FLORIAN Y CONTANTIN

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/La Opinión de México 

(Sexta de siete partes) 

Cancún.- Cuando el periodista Brian Krebs publicó en el The Daily Mail su investigación sobre la mafia rumana dedicada a la clonación de tarjetas en la Riviera Maya, Florian Tudor, “El Tiburón” intercambió una serie de mensajes con su principal operador: Constantin Sorinel Marcu. 

“El Tiburón: Mira esto (…) Mira el video y todo lo demás… Hay dos episodios. Hicieron una telenovela. Nos destruyeron. Ya está. Chinga su madre. Cierra todo (…) Diles que los voy a matar. 

Marcu: Ok. Yo puedo matarlos, en cualquier momento, a cualquier hora. 

El Tiburón: Están revisando todos los cajeros. Incluso en los bancos. Hallaron más de veinte. 

Marcu: ¿Qué? ¿Los descubrieron? ¿Ya? 

Sin embargo, poco después rompieron por desacuerdos en el reparto de ganancias y Marcu saboteó varios de los cajeros automáticos que la banda había instalado en Playa del Carmen, Tulum y Cancún, que contaban con un software ilegal que permitía robar la información de las tarjetas bancarias de turistas de todo el mundo: un negocio que dejaba al grupo alrededor de dos millones de dólares al mes tan solo en Quintana Roo. 

“Te salvé de la tumba y te alimenté”, le reprochó El Tiburón a Marcu después del sabotaje. “Te saqué de la mierda porque todos se burlaban de ti. 

Limpié la playa para ti”, le contestó Marcu. 

El rompimiento entre Florian y Constantin, la información de un testigo protegido y una acuciosa investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, que demandó la revisión de miles de documentos, el rastreo de papeles y títulos de propiedad diseminados en cuatro continentes, puso al descubierto la estafa a gran nivel en casi todo el mundo. 

Entre la cadena de ilícitos perpetrada por Florian y cómplices, figuraban: fraude mediante sistemas informáticos, clonación de tarjetas, tráfico de migrantes en la ruta Rumania-México, chantaje, homicidio y blanqueo de capitales. 

Para llevar a cabo con mayor facilidad la clonación de tarjetas, Florian creó en Cancún la compañía Instacash (o Top Life Servicios), empresa registrada por su socio, también rumano, Adrián Tiugan, a nombre de otro personaje sentenciado en Rumania: Paul Daniel Ionete. 

Mediante la empresa pantalla, los rumanos firmaron un contrato con el banco mexicano Multiva, a fin de colocar cajeros en lugares en los que esta institución carecía de presencia. El grupo de Tudor colocó cajeros de fabricación china, con el logo de Multiva, a los que instaló dispositivos ilegales que entregaban vía Bluetooth los datos de las tarjetas de los clientes. 

Se instaló al menos un centenar de máquinas en la Riviera Maya, en las que miles de tarjetas fueron clonadas entre 2014 y 2019 y a pesar de que hubo infinidad de denuncias Multiva no hizo nada para evitarlo y tampoco hubo intervención alguna de las autoridades locales. 

Para no despertar sospechas, la mafia solo retiraba 200 dólares de cada tarjeta clonada en los cajeros instalados en diversas partes del mundo y dejaban pasar al menos tres meses para utilizarlo, con lo que hacían más difícil ubicar en qué cajero fue clonada inicialmente la tarjeta. 

Se presume que la banda rumana que manipuló cajeros automáticos, obtuvo más de 2 mil 200 millones de dólares que canalizó hacia inversiones en bienes raíces en al menos cuatro continentes. 

El dinero era tanto, que no sólo les permitió adquirir propiedades en diversos países, sino que tenían que guardarlo de manera personal, no en el banco, desde luego, sino en escondrijos. 

En cierta ocasión, Sorin Velcu, alias “El Músculo”, otro de los cómplices de Florian, llamó a su madre en Craiova, al sur de Rumanía, para pedirle 20 mil euros que le había entregado para que los guardara. Pero aquel dinero estaba enterrado en la tierra helada del patio trasero. 

Estaba congelado. 

“Alguien tiene que cavar, ya que está congelado”, le dijo la señora Paula Velcu a su hijo, de acuerdo con las grabaciones de una conversación que se produjo el 16 de diciembre del 2018 y que los fiscales rumanos proporcionaron a un tribunal, argumentando que pertenecían a una organización criminal. 

Ese dinero era solo una fracción de lo que la banda escondió alrededor del mundo. 

Artículos Relacionados

NIEGAN AMPARO PARA EL “AVISPÓN”  OPERADOR DEL CJNG

블랙 핑크

NAZARIO MORENO, FUNDADOR DE LA FAMILIA 

블랙 핑크

EL GENERAL EMBALSAMADO

Yael

Deja un Comentario