Portada

DETIENEN A ROBERTO SANDOVAL Y A SU HIJA

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/La Opinión de México

El ex gobernador nayarita, Roberto Sandoval, fue detenido esta madrugada cuando se encontraba acompañado de su hija Lidy Alejandra en el estado de Nuevo León, gracias a un operativo en conjunto entre la Fiscalía General de la República (FGR) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Su detención comprende a las acusaciones que se le hacen en su contra por operaciones con recursos de procedencia ilícita, por lo que en breve será trasladado ante un Juez Federal en Nayarit.

De acuerdo con dichos de la Fiscalía General de la República, el ex mandatario compró propiedades que ponía a nombre de su hija; aunque, en ese momento ella estudiaba su carrera  universitaria por lo que no tenía forma de adquirir dichos inmuebles.

Como se recordará, un juez federal giró orden de aprehensión contra el exgobernador de Nayarit, Roberto Sandoval y su hija Lidy, por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

La FGR presentó las pruebas necesarias para que el Juez de Control del Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de Nayarit, otorgara las órdenes de aprehensión correspondientes.

Es el último de los priistas acusados de narcotráfico y corrupción que sigue libre

El expresidente Enrique Peña Nieto lo llamó “el nuevo rostro del PRI”

Roberto Sandoval es el último de los priistas acusados de narcotráfico y corrupción que sigue libre.

El expresidente Enrique Peña Nieto lo llamó “el nuevo rostro del PRI”.

HISTORIAL

ROBERTO SANDOVAL: VIVÍA  A SALTO DE MATA

En esa lista de la llamada “sangre nueva” del priato también figuraban Roberto Borge y Javier Duarte, exgobernadores de Quintana Roo y Veracruz, respectivamente, quienes están presos por actos de corrupción institucional.

Roberto Sandoval terminó su gobierno en septiembre de 2017 y, desde entonces, se le acusa de peculado, ejercicio indebido del Servicio Público, enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y protección al narcotráfico.

Por ahora, la justicia de Nayarit lo busca dentro y fuera de México, pues el pasado 4 de noviembre un juez de Nayarit giró una orden de captura que ya se volvió búsqueda internacional, pues el gobierno nayarita solicitó el apoyo de la Fiscalía General de la República, de la Guardia Nacional y de Interpol para que el exgobernador sea buscado en todo el mundo.

El gobierno de Estados Unidos lo investiga por lavado de dinero, pues de acuerdo con las investigaciones estadunidenses Sandoval se coludió con el Cártel de Jalisco, cuyos jefes le pagaron sumas multimillonarias por operar el tráfico de drogas mientras fungió como gobernador.

Ahora el exmandatario se mueve entre Jalisco y Nuevo León, anda a salto de mata aunque él asegura que nada debe y por ello nada teme.

Dueño de una fortuna descomunal que la DEA atribuye al narcotráfico; propietario de casas, ranchos y ganado de alto registro, Roberto Sandoval Castañeda, exgobernador de Nayarit, es buscado por la justicia dentro y fuera del territorio nacional acusado de peculado, desvío de recursos públicos, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias.

​Las autoridades de Nayarit –entidad que gobernó hasta 2018, donde fue considerado por el entonces presidente de la República como “un nuevo rostro del PRI”, “la sangre nueva” del partido que entonces gobernaba el país –ya solicitaron a la Interpol gire una fiche roja en más de cien países para localizarlo, aprehenderlo y traerlo a México para que rinda cuentas ante la justicia.

​Roberto Sandoval Castañeda no parece tener una vía de escape: El Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo investiga en coordinación con la DEA por lavado de dinero; su fortuna, aseguran las autoridades norteamericanas, es producto del narcotráfico y del lavado de dinero, pues de acuerdo con el expediente abierto en Estados Unidos el exmandatario brindó protección durante su gobierno al cártel de Jalisco Nueva Generación.

Édgar Veytia, quien fungió como fiscal en el gobierno de Sandoval –actualmente preso en Estados Unidos por narcotráfico –era el responsable de otorgarle al cártel que dirige Nemesio Oseguera seguridad, control territorial y, además, se encargaba de limpiar la plaza asesinando o secuestrando a los rivales del cártel oficial, según se desprende del expediente.

​La Fiscalía de Nayarit solicitó la orden de aprehensión contra Sandoval Castañeda porque, de acuerdo con las investigaciones, cometió peculado y ejercicio indebido de funciones en agravio del Fondo de Inversión y Reinversión para  la creación y Apoyo de Empresas Sociales del Estado de Nayarit (FIRCAES).

​Según informó la Fiscalía Estatal, el 4 de noviembre último se giró la orden de aprehensión en contra del exmandatario.

Ese mismo día giraron el oficio para solicitar la colaboración de la Guardia Nacional y, además, se giraron los oficios correspondientes para pedir el apoyo de los gobiernos estatales, de la Fiscalía General de la República, las alertas migratorias y la ficha roja de Interpol para solicitar su búsqueda, localización y captura.

​La investigación contra Roberto Castañeda se inició tras ser presentada una denuncia por parte de la Comisión de la Verdad, creada en Nayarit para conocer el origen del enriquecimiento que ostenta Sandoval Castañeda y así determinar si ésta es producto del saqueo de dinero público, como parace corresponder, según la indagación.

​La Fiscalía del estado, con base en sus indagaciones, informó la semana pasada que el exgobernador “ya no se encuentra en Nayarit”.

En las últimas fechas, sin embargo, se le ha visto en Jalisco y Nuevo León.

El desplazamiento del político priista, según la Fiscalía, obedece a que ya conocía que se giraría una orden de captura en su contra.

​La Fiscalía de Nayarit le ha asegurado varios ranchos y casas bajo el criterio de que con esas propiedades se condujo como propietario, aunque estén a nombre de testaferros.

​La misma dependencia sostiene que, de ser declarado culpable, el exgobernador podría ser sentenciado a veinte años de prisión, inhabilitación para ejercer cargo público y a devolver unos veinte millones de pesos, monto en el que se calcula el daño causado al erario público.

​Roberto Sandoval fue gobernador de Nayarit de 2011 a 2017.

Durante su administración, la violencia y la inseguridad ligadas al crimen organizado escalaron de una manera exponencial; por ello, al concluir su gobierno, en el entorno más cercano al entonces gobernador ya se hablaba y muy fuerte de sus presuntos vínculos con el narcotráfico.

​Desde el 17 de mayo de 2019, Estados Unidos lo acusó de tener nexos con el narcotráfico, de haber recibido millonarios sobornos del Cártel de Jalisco y de lavado de dinero.

Por esa razón, el Departamento del Tesoro le congeló sus cuentas bancarias que el exgobernador tenía en la Unión Americana y le prohibió entrar a ese país.

Sandoval, sin embargo, dijo a principios de año que en este caso hay demasiada desinformación y dijo ser inocente de las acusaciones estadounidenses.

​Dijo: “Siempre he dado la cara, he estado al pendiente y estoy localizable. Tengo la tranquilidad que permite la inocencia, quienes no lo son ya no saben dónde meterse”.

SANDOVAL: LA HISTORIA NEGRA

Si el presidente Enrique Peña Nieto cerró los ojos ante el descaro con el que  los exgobernadores de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo –Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge, respectivamente– desviaron recursos del erario público, de igual manera hizo lo propio con Roberto Sandoval Casteñada, exmandatario de Nayarit, a pesar de los escándalos que enfrenta por el saqueo de dinero y sus presuntos vínculos con el narcotráfico, en particular con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) el más protegido de los últimos siete años y el que más ha expandido su poder en el país.

​El enriquecimiento de Roberto Sandoval es descomunal y la impunidad que lo ha cobijado no es menos escandalosa. Igual que la que, por años, arropó a Édgar Veytia, el fiscal detenido en Estados Unidos bajo cargos de tráfico de drogas, un personaje de la delincuencia organizada que hizo carrera como policía de la mano de Sandoval y al que le permitió todo: matar, secuestrar, desaparecer, amenazar, traficar con drogas, ligarse con los cárteles del narcotráfico y enriquecerse de forma oprobiosa.

​Roberto Sandoval dejó el cargo de gobernador en septiembre de 2017, desde entonces enfrenta fuertes señalamientos porque durante su administración el narcotráfico se afincó en Nayarit en completa impunidad y porque, según se sabe ahora, la policía y los diversos cárteles que operan en esa entidad –crecieron con la venia y protección que también les otorgó Édgar Veytia –uno de los hombres más cercanos a Sandoval –emprendieron una cacería de rivales a quienes asesinaron y desaparecieron.

​Es por ello que la sociedad y el Congreso del estado exige abrir un juicio político en contra del exmandatario, pues aseguran que no fue ajeno a la ola de ejecuciones y entierros clandestinos de personas, pues ahora se han descubierto más de diez fosas donde presuntamente Veytia y sus cómplices del crimen organizado sepultaban a sus rivales mafiosos.

Artículos Relacionados

NO CEDEN LOS NARCO-ATERRIZAJES EN BACALAR

Información

DOÑA “LETY”, CON PROCESO ESTANCADO

블랙 핑크

INCUMPLEN LOS PROVEEDORES A CAPA… Y LA DEPENDENCIA CALLA

Rei Hino

Deja un Comentario