Portada

EDUARDO MARTÍNEZ ARCILA… NUEVO MILLONARIO

*Hay quienes aseguran que el diputado Eduardo Martínez Arcila llegó al Congreso de Quintana Roo clasemediero y ahora es uno de los nuevos millonarios de Quintana Roo.

*Consciente de que no hay robo perfecto y ante la amenaza de ser auditado por los diputados entrantes, se ha apresurado sacar de la fosa séptica millonarias sumas de dinero producto del saqueo a la “Casa del Pueblo”.

STAFF SOL QUINTANA ROO

Chetumal.- La personalidad pusilánime, pelelesca y entreguista del diputado presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado, Eduardo Lorenzo Martínez Arcila, le ha valido para amasar una millonaria fortuna a costa del erario público y de la traición al pueblo quintanarroense.

Y no solo eso, sino que también su hambre de poder y riqueza, lo llevó a provocar una de las más lamentables y cínicas sangrías a los recursos económicos de la saliente Cámara de Diputados de Quintana Roo, pues lucro con el dolor humano para repartirse junto con su familia y amigos una millonaria cantidad de dinero.

Sin embargo, su conciencia no está tranquila, pues está consciente de que no ha robo perfecto, además de que los entrantes diputados advirtieron que realizarán sendas auditorías para contar peso a peso los recursos mal gastados y desviados.

Hay quienes afirman que Martínez Arcila llegó clasemediero al Congreso del Estado y ahora es uno de los nuevos millonarios de Quintana Roo. Lo cierto es que ya tenía listas varias cuartadas para justificar su fortuna. Para justificar las millonarias cantidades de dinero que llegaron a sus cuentas bancarias antes de salida de la Cámara de Diputados, dio a conocer que en recibió una jugosa “herencia” por parte de su señora madre.


Dicha afirmación la realizó en su declaración de intereses publicada por el mismo legislador panista, en la cual asegura que estaba “en proceso de repartición de herencia de su señora madre”, y aunque no detalla a cuánto podría ascender, sus cercanos aseguran que es “muy jugosa”.

Sin embargo, en una breve charla con el exgobernador, Jesús Martínez Ross en su hotel de Isla Mujeres, aseguró que su cuñada no posee una gran fortuna, por el contrario “tenía conocimiento que enfrentaban algunos problemas financieros difíciles, pero que a últimas fechas los han venido resolviendo”.

Como se sabe, el primer gobernador constitucional de Quintana Roo fue Jesús Martínez Ross y es tío del legislador Eduardo Lorenzo Martínez Arcila. Martínez Ross considera que su sobrino panista ha traicionado los ideales nativistas que, a pesar de tener sus orígenes en Honduras, han defendido el Estado con sudor y sangre.

Eduardo Lorenzo Martínez Arcila, es hijo del difunto Lorenzo Martínez Ross, quién se instaló con su familia en Cancún, hace ya algunas décadas, para trabajar en la industria restaurantera y de entretenimiento. Eduardo Martínez Arcila siempre ha vivido bajo el amparo del gobierno estatal.

Por ello, Martínez Arcila es considerado un personaje “arribista” que ha hecho del Congreso de Quintana Roo un centro de negociación y venta de leyes para entregar los bienes estatales a cambio de jugosos convenios y amarres para favorecer a empresarios fuereños y enriquecerse a costa de los quintanarroenses.

En su declaración Tres de Tres del diputado Eduardo Martínez Arcila, muestra muchas incongruencias entre lo que posee y lo que hace. Por ejemplo, en sus casas, las cuales no habita, las renta pues no son adecuadas para vivirlas para él y su familia.
En su declaración patrimonial, informa que él posee dos casas y su concubina una, esta no es su esposa formal porque en el mismo documento afirma que la relación marital del panista es por unión libre.

El documento en manos y publicado en Sol Quintana Roo, se informa que posee una casa sobre una superficie de 1,154.80 metros en la cual tiene construido 65.18 metros en el municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, cuyo costo catastral asciende a 358 mil 658.00 pesos y que adquirió en el año de 2005 mediante un crédito.

Asimismo, asegura contar con departamento sobre un predio 344.90 metros, cuya construcción es de 58.62 metros en el municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, con un costo de 260 mil pesos adquirido en el mismo año, es decir en 2005. Y el departamento de su concubina si bien no se describe, fue adquirido en 2012 en el municipio de Benito Juárez.

En la misma declaración asegura que posee dos cuentas bancarias, una en Banorte en las que maneja fondos de alrededor 100 mil pesos, sin embargo, en otra cuanta de Santander dice manejar entre 100 mil y 500 mil pesos, cuando su salario anual es de 350 mil 386 pesos.

Hay que decir que hace dos años, Eduardo Martínez Arcila, entonces dirigente del Partido Acción Nacional, se aseguró una curul vía plurinominal en el Congreso del Estado, puesto que usó para ganar control de un millonario presupuesto prácticamente sin rendir cuentas. Sin embargo, su salida se dará en medio de varios escándalos e, incluso, acusaciones judiciales por presunta malversación de fondos.

También parte crucial en la impunidad sobre este millonario desvío es el haber eliminado en los hechos la autonomía de organismos como la Fiscalía General del Estado y la Auditoría Superior, al quitarles las partidas presupuestales garantizadas y hacerlas dependientes, en la obtención de recursos, de los diputados.

El Congreso, que ya incumplía la Ley de Transparencia al informar sobre estos apoyos en formato .pdf, sin detalles, decidió ocultar casi por completo esta partida, ante el temor que más ciudadanos descubrieran sus nombres usados para estas “gestiones”.

Personal clave del Congreso del Estado, como quien fuera el oficial mayor, Gustavo García Utrera, fue “premiado” al ser colocado en la planilla de Cristina Torres como candidato a segundo regidor. Su lugar fue ocupado por Gerardo Martínez García, ex director de Finanzas del Congreso.

El primero fue presidente de la delegación municipal de Acción Nacional y el segundo titular del órgano interno de este partido, cuando Martínez Arcila era el dirigente estatal; ambos son de su absoluta confianza.

Pero toda esta red de silencio y complicidades se vendrá abajo en cuanto se ordene la auditoría por parte de los entrantes legisladores y por orden judicial se obliga a liberar la información detallada de la entrega de estos recursos de “gestoría social”, pues aflorarían todas las irregularidades en cuanto a los montos entregados, los beneficiados repetidos o integrantes de las estructuras de los diputados, entre otras probables irregularidades.

Frente a las falta de transparencia en el manejo de los recursos en el Congreso del Estado, se sospecha que el anunciado “proceso de repartición de herencia de su señora madre”, del diputado estatal Martínez Arcila, es en realidad un intento por justificar los millonarios recursos que abultan su patrimonio inmobiliario y sus cuentas bancarias.

Otro de los pendientes con el pueblo de parte de Eduardo Martínez Arcila es la justificación de los gastos legislativos y personales bajo el concepto de Apoyo y Asistencia Legislativa, rubro con cual pagó sueldos de honorarios por un monto de 1.2 millones de pesos a 17 “asesores”.

Como se recordará en pasado abril la XV Legislatura del Congreso del Estado realizó un millonario desembolso en pagos a cada uno de los asesores de los diputados, “Apoyo y Asistencia Legislativa”, honorarios de la subdirección de Recursos Humanos, subdirección de Seguridad y Vigilancia, Servicios Generales y Modernización, entre otros.

Es inexplicable como el presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado, Eduardo Martínez Arcila, pagó un “bufete” de 17 asesores para realizar un trabajo, que no ha dado resultados, que no ha propuesto nada para el bien de Quintana Roo, pero que sí aprobó alargar el endeudamiento y un préstamo por más de 450 millones de pesos para realizar los trámites.

Un Congreso que no transparentó ni licitó su remodelación, en la cual erogó 4.2 millones de pesos, y que con “dedazo” fue entregado a una empresa poblana de amigos, en pago a favores, por haber participado y aportado dinero para solventar las pasadas elecciones a la gubernatura de Quintana Roo realizada en 2016.

Lo más lamentable es que los diputados de la XV Legislatura del “Honorable” Congreso del estado de Quintana Roo siempre votaron a favor de lo que ordenaba el presidente de la Gran Comisión, Eduardo Martínez Arcila, puesto que ellos, al igual que él, se benefician con cientos de miles de pesos en el famoso negocio de los “asesores”, mientras miles de quintanarroenses no tienen trabajo, ni dinero para llevar comida cotidianamente a sus hogares.

Cínicamente, los legisladores del PAN, PRD, PRI, PES, PVEM e Independientes utilizan el dinero del pueblo para consentir a sus amistades, parientes y realizar pagos de favores con dinero del pueblo; dejando a un lado su verdadero trabajo de legislar a favor de los quintanarroenses e insultando a los ciudadanos que les dieron su voto para que sean sus representantes.
Luego de las dos primeras entregas realizadas por este periódico que ha publicado listas completas cada uno de los diputados y sus asesores, deja al escrutinio público la información, sólo hemos tenido silencio absoluto de los diputados.

Ninguna declaración al respecto para explicar este absurdo gasto a los ciudadanos, ni mucho menos un llamado de atención de las autoridades; bueno, ni Gustavo García Utrera, oficial mayor del Congreso, ha salido a decir idioteces como es su costumbre. De seguro debe de seguir ahogado de borracho, como es su costumbre, gastando también el dinero del pueblo.

Por dicho motivo, a continuación, dejamos a escrutinio público la lista y los documentos -que amparan esta información- de los “asesores” de Eduardo Martínez Arcila y el monto de sus sueldos.

1.- Irma Yolanda Dorantes Poot (115 mil 345 pesos)
2.- Rusell Israel Millán Estrella (179 mil 992 pesos)
3.- Issa Melitón Ortiz Moguel (54 mil 109 pesos)
4.- Mauro Felipe Landa Jiménez (115 mil 345 pesos)
5.- Hernán Edmundo López Tello (54 mil 109 pesos)
6.- Miguel Arcángel Pino Verde (115 mil 345 pesos)
7.- René Antonio Ramos Reyes (54 mil 489 pesos)
8.- Alfredo Augusto Chan Canul (54 mil 109 pesos)
9.- Ricardo Ulises Gómez Contreras (38 mil 507 pesos)
10.- Aarón Antonio Núñez Martínez (54 mil 109 pesos)
11.- Bárbara Ruiz Velázquez (115 mil 345 pesos)
12.- María Guadalupe Contreras Casteleyro (29 mil 710 pesos)
13.- María Esther García Vargas (115 mil 345 pesos)
14.- Yuhueni Sormy Bebans Sánchez (48 mil 054 pesos)
15.- Dulce Vianey Escudero Delgado (36 mil 507 pesos)
16.- Alondra Roxana Avilés Gómez (28 mil 552 pesos)
17.- Germán Francisco González González (40 mil 586 pesos)

Artículos Relacionados

REPORTAJE ESPECIAL: LUJOS Y EXCENTRICIDADES DE JAVIDÚ Y KARIME

Información

¡TRANSFORMACIÓN DE CUARTA!

Información

MÉXICO, EN RETROCESO

Información

3 Comentarios

Avatar
Joaquin septiembre 4, 2019 at 5:07 pm

Y ¿como le hacen los que rebasan el tope de los 108mil pesos del presidente Lopez Obrador? Que dijo que nadie puede ganar más que el presidente, ¡ah chinga ¿les vale madre la ley?

Respuesta
Avatar
MANUEL septiembre 4, 2019 at 11:20 pm

«…este periodico…» JAJAJAJAJAJAJA

Respuesta
Avatar
MANUEL septiembre 4, 2019 at 11:21 pm

«…este periodico…» JAJAJAJAJAJAJA

Respuesta

Deja un Comentario