Reportajes Especiales Retropolicíaca

EL ASESINATO DE MERCEDES CASSOLA

*Multimillonaria y su amigo, asesinados en lujoso edificio de la Colonia Juárez

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

(Primera de siete partes)

Entre los enigmas policiales aparecerá siempre, en México,  el doble crimen perpetrado en la aristocrática Colonia Juárez,  donde una multimillonaria y joven amigo suyo fueron brutalmente victimados con armas blancas y una macana.

La revolución cubana acababa de triunfar, pero los detectives nunca la relacionaron con el asesinato de Mercedes Cassola Meler e Icilio Massine Solaine, de 39 y 23 años de edad respectivamente.

En el México de ayer nada conmovía tanto a la sociedad como un homicidio entre acaudalados, y en este caso doble, se escandalizó mucho en los diarios: “Multimillonaria y su amigo, asesinados en lujoso edificio de la Colonia Juárez”,  “Cercados, los autores del doble crimen”,  “El Procurador afirma que no quedará impune el doble homicidio”,  “La Policía está optimista en el asunto Cassola”,  “Varios detenidos para investigación”…

La verdad es tanto el Servicio Secreto como la Policía Judicial del Distrito no supieron, o no quisieron aclarar el caso, dificultado porque desde el principio la investigación estuvo viciada por gravísimos errores.

El periódico Ovaciones informó que, al estallar la guerra civil española, la rubia Mercedes Cassola Meler soñaba con cruzar el Atlántico para llegar a la República Mexicana.

Unos años después su esposo, Félix Herrera Ricalde, la condujo a nuestro país con la formal promesa de trabajar intensamente hasta darle la “vida de reina” que merecía.

La pareja hispana se instaló en la ciudad de México y trabajó incansablemente en la industria de la construcción, donde amasó una gran fortuna que medio alcanzaron a disfrutar juntos Mercedes y Félix.

En la entonces tranquila y lujosa Colonia Juárez los acaudalados esposos compraron algunos lotes y el principal —según la policía— se localizaba muy cerca del hotel Continental Hilton, posteriormente resquebrajado y semidestruido por los sismos de 1985.

Los Herrera eran dueños de un lote de automóviles, denominado “Diamante” y de algunos edificios en colonias relativamente cercanas a la Juárez.  Eran de tal magnitud sus ingresos, que Mercedes alquiló una caja de seguridad en el Banco del País, sito en Paseo de la Reforma y Versalles.

Cada mes la hermosa rubia depositaba monedas de oro, de las llamadas Centenarios y guardaba diversas alhajas costosas, y de vez en cuando, sacaba miles de dólares para apostarlos en Las Vegas, Nevada …donde alguna vez duplicó el dinero y lo llevaba a su caja de seguridad.

Se podía decir que Mercedes era feliz junto a Félix… quien estaba obsesionado con tener un hijo que su compañera jamás pudo obsequiarle.

Algunas obras en construcción, se dice, fueron patrocinadas en Veracruz, por la pareja de millonarios, y en un viaje al puerto, Félix conoció a hermosa morena mexicana, quien se sintió atraída por el hispano y sostuvo un romance con él, mientras Mercedes seguía incrementando la fortuna familiar en la ciudad de México.

Los automóviles del lote “Diamante” se vendían con frecuencia, nuevos vehículos eran adquiridos para la venta y millones de pesos eran convertidos en Centenarios para su ahorro en el Banco del País.

La señora Cassola confiaba en un cobrador que dijo llamarse “Clemente” y quien paulatinamente se enteró de las riquezas que acumulaban los Herrera.

Artículos Relacionados

PRESAGIOS MORTALES

Arceus

CHIAPAS: EL TERROR

Arceus

CRIMEN CONFABULADO

Arceus

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: