LAS MENTIRAS ESCRITAS

Submarinos supuestamente alemanes hundieron varios barcos petroleros a mediados de 1942 y México se declaró no en guerra, sino “en estado de guerra” contra los países del Eje.

*Una posible cortina de humo en el caso de “Goyo” Cárdenas; también se dijo que submarinos supuestamente alemanes hundieron varios barcos petroleros a mediados de 1942 y México se declaró no en guerra 

Redacción | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

(Cuarta de siete parte)

Ciudad de México.- Luego de observar hondamente impresionados, añadió Eduardo Téllez Vargas, “que en un radio de tres kilómetros se hallaban esparcidos los restos de sus sesenta ocupantes, advertimos que el avión había caído a un par de metros de un precipicio cuya profundidad aproximada era de dos mil metros, lo cual hacía aún más difícil el rescate de las víctimas”. 

Lo anterior, al saberse que el 26 de septiembre de 1949 se había extraviado un avión, procedente de Tapachula, Chiapas, con escala en Oaxaca y cuyo destino era la Ciudad de México, “la noticia causó honda conmoción tanto en los medios políticos como entre la gente del pueblo, pues se desconocía la suerte que habían corrido el secretario de Agricultura, Gabriel Ramos Millán y Blanca Estela Pavón”. 

En busca de otros cuerpos, “nos adentramos en los restos del avión, aunque esta operación tuvo que hacerse con extremo cuidado, pues se corría el peligro de que la nave, si así se le podía llamar a aquel conjunto de chatarra, se precipitara al vacío”. 

En el colmo de sus mentiras, Téllez Vargas dijo que “cerca del cadáver de su padre, se hallaba, totalmente desnuda, la actriz”. Y que “durante los tres días gastados en el rescate de las víctimas, el cual se realizó entre un frío polar, nuestro único alimento consistió en mazorcas asadas, las cuales arrancábamos de una milpa cercana, calentándolas en una fogata previamente encendida”. 

Primero, amigo (a) lector (a), casi ni los mejores alpinistas de la Cruz Roja pudieron llegar al sitio exacto de la tragedia, menos un periodista no muy joven. 

Segundo, jamás pudo ver Téllez Vargas un precipicio de dos kilómetros de profundidad porque NO EXISTE y, por lo tanto, tampoco existió el riesgo de que los restos del avión se precipitaran al vacío”. 

Tercero, Blanca Estela Pavón jamás estuvo totalmente desnuda, hay fotografías que la muestran tal como fue descubierta, con ropa aunque con muestras de violencia por el brutal impacto del avión al estrellarse, no cerca de ningún abismo sino en LOS ARENALES SUR del Popocatépetl, lo que de entrada descarta también “las mazorcas asadas de una milpa cercana”, que tampoco aparece en los cientos de fotografías en blanco y negro que se tomaron durante el rescate. 

Pero, volvamos al tema central, “Goyo” Cárdenas. 

Submarinos supuestamente alemanes hundieron varios barcos petroleros a mediados de 1942 y México se declaró no en guerra, sino “en estado de guerra” contra los países del Eje. 

Un comité central de Defensa Civil del Distrito Federal tardó cuatro meses en organizar un simulacro de oscurecimiento total de la ciudad, “para dificultar un posible bombardeo enemigo” y, el 7 de septiembre de 1942, a las 19:25 horas, previos e insistentes anuncios, se hizo estallar una alarma general mediante el toque de campanas de la Basílica. 

La Catedral y todas las iglesias, el ulular de las sirenas era amplificado por equipos de sonido, silbatazos policíacos y avisos por radiodifusión. (Fue lo que popularmente se conoció como “El Apagón” y dio pauta para una canción). 

Autoridades civiles y militares comprobaron desde lo alto del Monumento a la Revolución, la coordinación para el apagón y esperaban gran repliegue informativo al día siguiente, pero se llevaron enorme sorpresa: Un ex ferroviario y entonces petrolero becado. 

Deja una respuesta

Botón volver arriba