EL INFIERNO DE SAN LUIS POTOSÍ

*La ubicación geográfica y conectividad de San Luis Potosí, al norte del país, han convertido al estado en una ruta asediada por el narcotráfico, ya que es el recorrido obligado de otras entidades como Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato y Zacatecas

*La violencia e inseguridad que azotan a San Luis Potosí han hecho que la población enfrente un verdadero infierno ante los constantes hechos delictivos, las ejecuciones, los asaltos y demás situaciones que se suscitan ante la inoperancia de las autoridades

Redacción | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

Reportajes Especiales/Corresponsales Nacionales

San Luis Potosí.- La violencia e inseguridad que azotan a San Luis Potosí han hecho que la población enfrente un verdadero infierno ante los constantes hechos delictivos, las ejecuciones, los asaltos y demás situaciones que se suscitan ante la inoperancia de las autoridades y la falta de acciones concretas para atender este serio problema.

Medios nacionales dan testimonio de la creciente incidencia delictiva que se registra en San Luis Potosí, sobre todo por el tema de homicidios dolosos en donde, distintas encuestas coinciden en señalar el incremento alarmante que se muestra en comparación con el año pasado.

La entidad que se ha caracterizado históricamente por su minería, agricultura y turismo, ahora lo hace por una ola de violencia que ha arreciado en los últimos cinco años y que ahora que vive su máxima expresión de crueldad.

En el mapa de crisis de violencia en el país derivada de la fragmentación de grupos criminales ubica que tres de los principales cárteles de la droga del país, tratan de ejercer influencia sobre el estado de San Luis Potosí.

En el mapa criminal, el estado de San Luis Potosí no tiene ubicadas bases muy sólidas del grupo de Joaquín Guzmán Loera «El Chapo», del Cártel de Sinaloa, pero sí por ejemplo entra para operaciones propias y la pugna por el espacio, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En la lista, le siguen con células operativas Los Zetas, que si bien fueron neutralizados desde 2011, presentan algunas influencias en territorio potosino.

También se aprecia operación del que se denomina Cártel del Golfo. Una más de las identificadas, es la organización criminal de los Beltrán Leyva, que no tiene influencia en San Luis Potosí.

Hasta ahora tampoco, La Familia Michoacana ni grupos locales y regionales, son identificados por el estudio, con clara influencia en territorio potosino.

Con independencia de los cárteles que funcionan en el estado de San Luis Potosí, según el mapa el resto se resuelve en delincuencia común.

Las autoridades advierten un río de sangre mayor al registrado hace una década, cuando el cártel mexicano más sanguinario de todos los tiempos, Los Zetas, iniciaron una batalla con el Cártel del Golfo por el dominio de San Luis Potosí, estratégico para el trasiego de drogas.

Aquella vez, el Cártel del Golfo venció a la organización criminal de la última letra. Hoy, el Cártel Jalisco Nueva Generación ha empezado a empujar desde Guanajuato, entidad que le arrebató al Cártel de Santa Rosa de Lima, y también desde Zacatecas, en donde enfrenta al Cártel del Noreste, de Sinaloa y al grupo de Los Talibanes.

Hasta hace poco, el Cártel del Golfo era liderado por Evaristo Cruz, alias “El Vaquero”, por quien el gobierno de Tamaulipas ofrecía una recompensa y fue capturado en Nuevo León.

“El Vaquero” intentó tomar el control de San Luis Potosí, como estado fundamental -dadas sus célebres colindancias- en un corredor de drogas hacia la frontera tamaulipeca.

Ese mismo interés lo tiene el CJNG, el Cártel del Noreste, Los Talibanes y el Cártel San Luis Nueva Generación.

De acuerdo con las autoridades, los primeros grupos delictivos que se asentaron con gran poderío en San Luis Potosí fueron el Cártel del Golfo y Los Zetas; sin embargo, por las divisiones internas de ésta última organización criminal, el Cártel del Golfo se quedó con mayor presencia en el estado.

Investigaciones han indicado a este medio que en Ciudad Valles opera el Cártel del Golfo (CDG). Reportes de la Secretaría de Marina refieren que esta organización está en 19 municipios de San Luis Potosí.

Mientras que los Zetas están en 11 alcaldías del estado; el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en siete; y en tres más hay presencia del Cártel San Luis Potosí Nueva Generación.

En Salinas, Los Talibanes operarían con el CJNG y el CDG, pero en Santo Domingo y Villa de Ramos estarían solo con la segunda facción criminal. Justo estas tres demarcaciones colindan con Jalisco y Zacatecas

Los expertos advierten que la lucha entre dichas organizaciones provocó nuevas incursiones, divisiones y hasta alianzas estratégicas. Una de ellas, la del CJNG, cuyo bastión fue identificado en las colindancias con Guanajuato. Las autoridades refieren siete municipios al mando de la organización más poderosa de México: Ríoverde, Salinas, Villa de Reyes, Tierra Nueva, Santa María del Río y en la capital del estado.

La disputa entre el Cártel del Golfo y el CJNG está asociada con el río de sangre que inunda el estado. Una violencia que pega y no cede.

El Cártel del Golfo ha vuelto a exhibir su poder de fuego por las calles de la capital de San Luis Potosí. Este cártel, que en las últimas semanas ha enmudecido a las regiones del noreste del país, apareció en un video desafiando a grupos criminales rivales.

Los sicarios armados con fusiles y equipo táctico se identificaron con miembros del CDG, y presumieron haber llegado a la región.

La ubicación geográfica y conectividad de San Luis Potosí, al norte del país, han convertido al estado en una ruta asediada por el narcotráfico, ya que es el recorrido obligado de otras entidades como Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato y Zacatecas.

En la última década, la región ha padecido el asentamiento de al menos seis organizaciones criminales, aunque hace apenas un año se prendieron las alertas en la entidad por la disputa que mantienen principalmente el Cártel del Golfo y Jalisco Nueva Generación.

De acuerdo con las autoridades, los primeros grupos delictivos que se asentaron con gran poderío en San Luis Potosí fueron el Cártel del Golfo y Los Zetas; sin embargo, por las divisiones internas de ésta última organización criminal, el Cártel del Golfo se quedó con mayor presencia en el estado.

Actualmente, dicho cártel del narcotráfico tiene presencia en 19 municipios, en el Altiplano y en algunas regiones de la Zona Huasteca, como Valles, Tamuín y Ébano.

El Cártel del Golfo, que durante años ha controlado la frontera chica en México, también ha quedó debilitado tras la ruptura de su brazo armado, Los Zetas (2010), pero, eso no le ha impedido estallar la violencia en la entidad.

Los Zetas, según el mapa del narcotráfico en el estado, conservaron sólo 11 de los 58 municipios de la entidad, entre los que destacan Ciudad del Maíz, El Naranjo y otros sitios de la Huasteca sur.

En San Luis Potosí las disputas entre el Cártel del Golfo y Los Zetas se intensificaron tras la ruptura de ambos grupos criminales en 2010, esto provocó nuevas incursiones, divisiones y hasta alianzas estratégicas.

El área de influencia del Cártel Jalisco Nueva Generación -relativamente joven en la entidad- se ubica en las colindancias con Guanajuato. Las autoridades refieren siete municipios al mando de la organización más poderosa de México: Ríoverde, Salinas, Villa de Reyes, Tierra Nueva, Santa María del Río y en la capital del estado.

El también llamado grupo criminal de las cuatro letras mantiene en la entidad una guerra encarnizada con el Cártel del Noreste -una organización mexicana producto de una escisión de Los Zetas-, ya que ambos tienen interés en dominar la capital de San Luis Potosí. La plaza del Cártel del Noreste en el estado está dirigida por Eduardo Cuitláhuac Flores Morales.

El Cártel del Noreste también mantiene su dominio en los municipios de Matehuala y Villa de Arista.

El Cártel de San Luis Potosí Nueva Generación (CSLPNG) tiene asentados sus reales en la Huasteca Sur, principalmente en Ciudad Valles, Tamuín, San Vicente Tancuayalab y Tanquián. Este grupo delictivo, según la radiografía local del narcotráfico, es liderado por un expresidente municipal de San Vicente Tancuayalab y hermano de un exdiputado local del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El grupo criminal denominado Los Talibanes, tienen presencia marginal en el Altiplano Potosino. Sólo 18 municipios de San Luis Potosí no tienen un control definido de algún grupo delictivo.

La entidad es vecina, entre otros, de Nuevo León, Tamaulipas y Guanajuato, donde en los últimos años el narco ha tomado el control.

Deja una respuesta

Botón volver arriba