Hoy Escribe Moisés Sánchez Limón

ENTRESEMANA

¡Ábranse las escuelas!, ordena el Duce

Moisés Sánchez Limón/Sol Quintana Roo

Al Duce molesta e indigna se publiquen estadísticas derivadas de la pandemia del Covid-19  y el recuento cotidiano de muertos e infectados por este virus. Amarillistas, alarmistas y otros etcéteras llama el licenciado presidente a quienes divulgan el informe de la Secretaría de Salud de su gobierno.

No, no se inventan cifras ni se fabrican estadísticas; es criminal jugar con el doloroso resultado de una pandemia que diezma a la población y enluta hogares. Pero igual es criminal ese juego politiquero y propagandístico que se hace con el número de vacunas que legan al país y no transitan acordes en aplicación; más cuando la vacunación tuvo evidente uso electoral.

¿Recuerda usted ese juego demagógico y criminal, por cierto, que la dupla López Obrador-López Gatell nos recetó entre enero y mayo del año pasado, cuando la pandemia del Covid-19 irrumpió en México?

Dijeron que no era grave, la calificaron casi inofensiva, una gripita ni siquiera del nivel de la influenza y desdeñaron el uso del cubreboca, llamaron a no alarmarse y salir a comer con la familia y abrazarse y…

La realidad superó a ese insultante optimismo oficial. ¿Amarillistas? ¿Alarmistas al servicio de los conservadores? ¿Periodistas y medios de comunicación que atienden a intereses neoliberales para atacar al gobierno de la 4T?

¡Ah!, ¿por qué ocultó, o le ocultaron al licenciado López Obrador que la tercera oleada de la pandemia ya se había declarado en México?

Es perversa y criminal esa postura del Duce, Su Alteza Serenísima que minimiza al alto riesgo en que se encuentran los 126 millones de mexicanos, vacunados y sin vacunar, y ordena que, en agosto próximo, todos, todos los estudiantes del país regresen a clases presenciales.

En serio, no se ría, pero sí preocúpese porque, bajo la tesis dizque juarista de nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho, habrá que conocer de qué medios se servirá la Secretaría de Educación Pública y las autoridades del ramo en el interior del país, incluso las de nivel medio y superior, para reanudar clases presenciales cuando se ha declarado el tercer rebrote del Covid-19 amén de otras cepas consideradas letales.

Tal vez el Duce consideró que ya no hay que dar vuelta a la decisión y ordenó el retorno a clases presenciales, porque multitud de jóvenes y otros no tanto han roto las reglas sanitarias reuniéndose en fiestas y reventones importándoles un pito el cubreboca y la obligada higiene, aunque la autoridad ha declarado, por lo menos en la Ciudad de México, que se trabajará en la aplicación de medidas que contrarresten y eviten contagios.

“(…) Hay un pequeño rebrote, afortunadamente, de contagios, pero ya tenemos más vacunación, por lo mismo hay menos riesgos de contagio y ya no podemos seguir con las escuelas cerradas (…)”, dijo en la mañanera de miércoles el licenciado López Obrador, Su Alteza Serenísima (SAS).

¿Pequeño rebrote? Usted juzgue:

Entre martes y miércoles últimos, la Secretaría de Salud del gobierno federal confirmó 12 mil 116 nuevos casos de mexicanos contagiados con Covid-19 y la muerte de 230 personas más.

¿Aterran esas cifras? Quizá no porque en más de un año de pandemia se ha perdido, entre los mexicanos y, en especial, entre las autoridades de los tres niveles de gobierno la capacidad de asombro y han dado tumbos con decisiones infames en el combate a la crisis sanitaria.

¿No le asombran las cifras porque el señor presidente las desprecia y más a quienes las divulgan?

Mire usted, en el informe técnico de la Secretaría de Salud del gobierno de la 4T se refiere que, hasta este miércoles 14 de julio de 2021, en México suman 2 millones 616 mil 827 personas infectadas con COVID-19 y 235 mil 507 han muerto a consecuencia de este virus, es decir, oficialmente cerca de 4 veces la cifra considerada en el escenario catastrófico de hace un año por el licenciado Hugo López-Gatell.

Pese a este escenario de suyo grave y de alto riesgo, Su Alteza Serenísima dictó la orden de volver a clases, una vez que el tema se lo puso en bandeja uno de los asistentes a la conferencia mañanera en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, respecto de cuándo se reabrirá la Escuela Normal del Mexe, en el estado de Hidalgo, cerrada en aquellos días cuando Miguel Ángel Osorio Chong era gobernador.

“Sí, mira, acerca de El Mexe se está trabajando, se va a reabrir, es un compromiso que se tiene, se va a cumplir. Con la pandemia se cerraron las escuelas. Estamos ahora preparándonos para el reinicio a clases presenciales.

“Tenemos que poner en buen estado las escuelas, ya voy a hablar de eso, porque necesitamos del apoyo de autoridades estatales, municipales, también de las sociedades de madres, de padres de familia, porque han estado abandonadas las escuelas durante mucho tiempo, hay escuelas incluso hasta vandalizadas  (¿y dónde estaba la autoridad, la Guardia Nacional, digamos?) y necesitamos arreglarlas, porque vamos a reiniciar las clases así, en definitiva, no hay nada que lo impida.

“Hay un pequeño rebrote, afortunadamente (¿?), de contagios, pero ya tenemos más vacunación, por lo mismo hay menos riesgos de contagio y ya no podemos seguir con las escuelas cerradas, necesitamos abrir, de modo que el inicio de clases se va a dar y vamos a presentar aquí, yo pienso que para la semana próxima, ya una propuesta para que con tiempo nos preparamos todos: madres, padres de familia, autoridades, maestras, maestros, todos, todos, todos.

“O sea, que no nos malacostumbremos, sino tenemos que regresar a clases a finales de agosto de acuerdo al calendario escolar y para entonces yo estoy seguro que va a estar resuelto lo de El Mexe, que es un compromiso que tenemos”.

No, nos malacostumbremos. Total, la adelantada sucesión presidencial y las calenturas futuristas de Marcelo Ebrard y la doctora Claudia Sheinbaum son más importantes que este rebrote del Covid-19 y la irrupción de otras cepas en buena parte de la geografía mexicana.

¿Sabe usted que la tasa de letalidad del Covid en México es de 8.99% frente al 2.15 por ciento de la tasa de letalidad mundial?, según la medición reportada el miércoles último por la Secretaría de Salud.

Reabrir escuelas, reanudar clases presenciales impacta y reactiva positivamente a un sector de la economía, pero en óptimas condiciones sanitarias; lo contrario es una apuesta criminal. ¿Dónde están los estrategas del sector educativo? ¿Le hacemos caso al sabiondo Duce? Digo.

Artículos Relacionados

¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!

Yael Lizama

LOS CAPITALES

Yael Lizama

EPISTOLARIO

Yael Lizama

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: