Armando Rojas Arévalo Hoy Escribe

EPISTOLARIO

ARMANDO ROJAS ARÉVALO / SOL QUINTANA ROO

Las lecciones de la derrota de Trump

AMANDA: Las elecciones en los Estados Unidos rompieron muchos paradigmas. Nunca en la historia los comicios en el vecino país habían acaparado tanto la atención en el mundo entero, en especial México. Nunca antes la derrota de un candidato, en este caso el presidente TRUMP, había provocado tanta alegría mundial. Disculpa que abandone –sólo por un momento, lo juro- el lenguaje ortodoxo que debe usarse en el análisis político, para decir que TRUMP perdió por mamón, payaso, racista, soberbio, arrogante, grosero y demás calificativos que quieras poner.

Las elecciones en el vecino país nos enseñaron mucho, nos dejan grandes lecciones y nos mandan mensajes trascendentes.

Si el presidente de México no ha felicitado a los Estados Unidos por la elección pacífica y a BIDEN por su triunfo, es su problema y revela los compromisos que tiene con TRUMP. Craso error diplomático.

Sin pérdida de tiempo muchos dignatarios felicitaron el binomio de BIDEN-HARRIS, entre ellos el presidente francés MACRON y el primer ministro canadiense TRUDEAU. Bueno, hasta MADURO, el venezolano, mostró sensibilidad con su mensaje: “Felicito al pueblo estadounidense por las elecciones presidenciales. Asimismo, felicito por su victoria al presidente electo Joe Biden y a la vicepresidenta Kamala Harris».

EN MÉXICO NO FALTARON LOS OPORTUNISTAS como el ex gobernador chiapaneco MANUEL VELASCO COELLO, quien sin importarle un comino que AMLO se negara a felicitar a BIDEN, mandó mensaje al próximo presidente estadounidense. ¿Con qué propósito? No sé, pero conociéndolo como es quizá se trata de una artimaña del sujeto para buscar refugio, por si AMLO le da la espalda y lo persigue por haberlo traicionado con los videos donde aparece PIO.

TRUMP merecía perder. Su racismo y su agresiva retórica, el burlarse de sus adversarios, a muchos de los cuales antepuso sobrenombres (apodos); el desprecio a las políticas para detener el cambio climático; el desprecio a las medidas sanitarias por la pandemia, burlarse de las recomendaciones de ponerse cubrebocas, mientras la gran mayoría de los norteamericanos lo usa como medida de protección; mentir y difamar, las constantes violaciones a los derechos humanos de propios y extraños, en especial de los migrantes, y el sentirse superior, lo hicieron odioso.

Con decirte que hasta el ex presidente BUSH, quien es republicano, se congració con BIDEN, quien es demócrata.

En México, la alegría por la derrota de TRUMP fue evidente. Sus constantes faltas al respeto de los mexicanos, como el insistir en la construcción de su famoso muro para evitar la entrada de los “hombres malos”; las sistemáticas amenazas en contra de nuestras exportaciones, y el llevarse plantas automotrices que daban empleo a cientos de miles de mexicanos, sin que nuestro gobierno asumiera una actitud enérgica, lo convirtieron en un personaje de caricatura nefasta.

LAS LECCIONES que podemos recoger de los comicios de Estados Unidos y que debemos guardar en la memoria como pueblo, porque seguramente podrían darse hacia al interior en un futuro no lejano, son muchas.

PRIMERA: TRUMP polarizó a su pueblo, abriendo heridas y agudizando odios raciales. Hay dos sectores: Los que están con él y los que no están con él. Tanto es el rencor que alentó, que hay grandes grupos sociales dispuestos a salir a las calles a masacrar a los contrarios en defensa de la causa TRUMP.

SEGUNDA: TRUMP impulsó una política de inspiración fascista, en la que sobresalió el racismo, la supremacía blanca, la misoginia y el antifeminismo.

TERCERA: TRUMP perdió porque se le interpuso una amplia coalición de organizaciones, movimientos, sindicatos, barrios, sectores acosados y hostigados por las políticas de ese presidente, una izquierda abiertamente socialista, el movimiento de Black Lives Matter, y la gran coalición antifascista en los Estados Unidos. Mucha gente que se había abstenido en el pasado a votar, esta vez lo hicieron para evitar la reelección de TRUMP.

CUARTA: La retórica encarnizada que exponía cotidianamente contra los medios de su país, a los que calificaba de mentirosos, difamadores y “vendidos”, dio origen a una factura que se la cobraron los propios medios, incluyendo Fox News que era el favorito de TRUMP, al “bajarle el switch” no publicando algunos mensajes por considerarlos “fake news”. Supongamos que fue un acto de censura, pero fue la respuesta a su política de odio y polarización contra los medios y los periodistas.

QUINTA: TRUMP no reconoce la derrota; es más, al señalar que le robaron la elección, implícitamente está llamando a la protesta social violenta por parte de sus seguidores. Los días venideros serán cruciales. Veremos si los estadounidenses que se creen y dicen la nación más demócrata del mundo se dejan llevar por los gritos de guerra del candidato derrotado.

SEXTA: Nunca asumió su papel de Jefe de Estado, sino de peleador callejero.

¿CÓMO LE IRA A MÉXICO? Te puedo asegurar que le irá igual. Para los Estados Unidos no hay amigos, hay socios. Empero, con BIDEN habrá un presidente que tratará a los mexicanos con respeto.

No pidamos que nos vaya mejor.

#lasbarbasaremojar.

Artículos Relacionados

VOCES DEL DIRECTOR

Jaqueline De la Portilla

CIRCUITO CERRADO

Información

ISEGORÍA; DESDE AYER, TIEMPOS ELECTORALES

Columnistas Invitados

Deja un Comentario