EL ESTRANGULADOR DE TACUBA

El veracruzano Gregorio Cárdenas Hernández, mejor conocido hace muchos años como “Goyo” Cárdenas, “El estrangulador de Tacuba”, pasó a ser reconocido como personaje en la farándula de asesinos.

*El veracruzano Gregorio Cárdenas Hernández, mejor conocido hace muchos años como “Goyo” Cárdenas pasó a ser reconocido como personaje en la farándula de asesinos nacionales

Redacción | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

(Primera de siete partes)

Ciudad de México.- El veracruzano Gregorio Cárdenas Hernández, mejor conocido hace muchos años como “Goyo” Cárdenas, “El estrangulador de Tacuba”, pasó a ser reconocido como personaje en la farándula de asesinos nacionales, gracias a la cantidad de materiales que se produjeron en torno a los acontecimientos que tuvieron lugar en la calle Mar del Norte, Tacuba, antes Distrito Federal y hoy ciudad de México. 

La Difusión Cultural de la UAM expresó lo anterior en su revista “Casa del Tiempo” (2005) y agregó que por victimar a cuatro mujeres, estuvo preso en el Palacio Negro de Lecumberri e internado en el hospital psiquiátrico “La Castañeda”. 

Durante su estancia en prisión escribió un ensayo y tres libros: “Celda 16”, “Pabellón de Locos” y “Una Mente Turbulenta”, logró titularse como abogado y llegó a litigar numerosos asuntos. 

En el año 1942, años de los asesinatos de las cuatro mujeres jóvenes, “se generó un debate muy interesante en nuestro país, que giraba en torno a la salud mental del homicida, su personalidad y su imputabilidad, se recogieron múltiples dictámenes médicos sobre “Goyo” Cárdenas. 

El homicidio múltiple del joven veracruzano (nació en Orizaba, 9 septiembre 1916) convocó a numerosos especialistas de diversas disciplinas del país y en el seno de la Sociedad de Neurología y Psiquiatría de México, se abrió un largo debate sobre el estado de salud mental de Gregorio Cárdenas Hernández. 

Obviamente, no se ponían de acuerdo los supuestos especialistas y, por su mediocridad, el homicida fue cruelmente castigado con 34 años de prisión en lugar de los 20 que como máximo señalaba la ley. 

Los estudiosos rastrearon antecedentes hereditarios, de la abuela materna se decía que tenía rasgos de personalidad explosivos del tipo temperamental. 

Se llegó a reportar que “Goyo” (26 años de edad) padeció de pesadillas angustiosas, cefaleas y vértigos y que durante su vida consultó a numerosos médicos. Se dijo también que padecía reacciones depresivas aunque llevaba una vida de trabajo activo y en apariencia normal. 

Pero su caso (concluía la UAM) resultaba interesante por varias razones: Primero porque inauguró una lista interminable de debates si no, probablemente, los multihomicidios en México; la segunda, es porque puso en el centro de los debates la cuestión de la inimputabilidad penal, lugar donde convergen la medicina y el derecho donde se emprende el juicio de la mente.

La tercera es porque “Goyo” Cárdenas se convirtió en una celebridad en la sociedad mexicana, ya que en torno a su vida se escribieron libros, se filmaron documentales y películas (que jamás reportaron beneficio alguno a la familia Cárdenas, como por ley debía ser). 

Deja una respuesta

Botón volver arriba