*El presidente de Othón P. Blanco, Otoniel Segovia Martínez, con sus malas decisiones condena al municipio rumbo al desordenamiento y posible fracaso al no liberar la obra pública autorizada

*Su administración se ha convertido en un sisma con efecto dominó que podría desencadenar en la pérdida de recursos federales como en 2019, cuando se esfumaron alrededor de 5 MDP

*Ante la mala administración que profesa al frente de la Comuna othonense, el edil también enfrenta la responsabilidad del aclarar 6.8 millones de pesos de obras inconclusas o mal hechas

STAFF SOL QUINTANA ROO

Chetumal.- El municipio de Othón P. Blanco continúa con un crecimiento económico nulo y paralizado ante la terquedad de su presidente, Otoniel Segovia Martínez, quien ha decido no activar o liberar la obra pública, lo que podría traer consigo un catástrofe a corto plazo.

La manera negligente y licenciosa del actuar del munícipe othonense ha dejado al descubierto no sólo su falta de compromiso para con el ayuntamiento que dirige, sino la importancia del desarrollo social, económico y político de la demarcación.

Con sus acciones está condenando, literalmente, al fracaso su administración. Se dice, que su falta de voluntad está sesgada por el enfrentamiento que tiene con algunos regidores, con quien desde un principio pactó la repartición de la misma al 50 por ciento.

Acciones que se han visto por los reclamos hechos hacia su persona, incluso, hay quienes lo han tachado de traicionero y falto de palabra; sin embargo, y pese a sus pleitos familiares y personales, su trabajo debe de ser transparente e imparcial.

El presidente de Othón P. Blanco, Otoniel Segovia Martínez, con sus malas decisiones ha condenado al municipio rumbo al desordenamiento y posible fracaso al no liberar la obra pública ya autorizada.

Ya en el mes de septiembre, el presidente municipal mantiene secuestrada la obra pública creando en su administración un sisma con efecto dominó que podría desencadenar en la pérdida de recursos federales como se suscitó en 2019, cuando se esfumaron alrededor de 5 millones de pesos por esos mismos contextos.

Hay que recordar que este año le fueron señaladas más irregularidades, pero ahora en obra pública, y sobre ellas no ha presentado informe alguno o justificación real sobre la infraestructura inconclusa y la que fue calificada, en su momento por la Auditoría Superior del Estado, como de mala calidad o mal hecha.

Ante la mala administración que profesa al frente de la Comuna othonense, el edil también enfrenta la responsabilidad del aclarar 6.8 millones de pesos sobre este tipo de obras.

Algo similar a lo suscitado en noviembre de 2019, cuando se informó que Otoniel Segovia perdió 4.86 millones de pesos de recursos federales que estaban destinados para la obra social.

Es decir, 34 obras distribuidas en 29 contratos, que no fueron entregadas, pero sí pagadas.

Y otras tantas, que fueron denunciadas tanto por vecinos, locatarios y autoridades catalogadas como de mala calidad.

CATALOGADO EL SÉPTIMO PEOR ALCALDE DEL PAÍS

Como se recordará, desde el inicio de su administración fue catalogado como un funcionario gris y sin futuro. Los ciudadanos mostraron su rechazo, primero por la falta de compromiso con la recolección de basura y calles en mal estado.

Lo anterior fue fundamentado por la empresa Massive Caller, que realizó una encuesta telefónica en 100 municipios del país, donde el 82.8% de las llamadas al azar a 600 números de Othón P. Blanco -que es igual a 496 ciudadanos- reprobaron a Otoniel Segovia Martínez, convirtiéndolo en el séptimo peor alcalde del país.

En más de una ocasión ha quedado a la vista que el alcalde capitalino esa haciendo un trabajo deplorable dirigiendo el ayuntamiento de Othón P. Blanco, sin atender las demandas de la población y ahora amagando la obra pública.

Es el tercer presidente municipal de Othón P. Blanco, en menos de un año, y su primer Informe estuvo en medio de señalamientos de corrupción, desgobierno y una crisis económica que golpea tanto al Ayuntamiento como a los mismos ciudadanos.

Sin embargo, eso no le importó a Otoniel Segovia Martínez, quien salió a decir todas las mentiras que se le ocurrieron y lo mismos sucedió en el segundo.

Anuncios

Dejar respuesta