Hoy Escribe

Isegoría

Y sigue la mata dando…

Sergio Gómez Montero/Sol Quintana Roo

Como un cortejo cabalgando a solas surgen de la niebla
¿Quién alimenta su esplendor que ninguna tempestad oculta?
De las islas sube algo parecido al deseo
T. Nava: “Presencia de las islas”

En memoria, precisamente, de Thelma Nava

Nada cambia, todo permanece; o sea, que la mata sigue dando, aunque ahora con ligeras variantes: a lo ya conocido, hoy se agrega lo que se puede denominar la venta de franquicias, al igual que en cualquier comercio o deporte: si usted tiene para pagar lo que cuesta una tienda o un equipo de futbol (millones de pesos) igual puede comprar hoy un partido político y propiciar así, por los siglos de los siglos, la subsistencia de la cantinflesca democracia representativa que domina desde tiempo atrás (la postrevolución) la vida política de la Nación.

Valga el prolegómeno anterior para hacer referencia a la ridícula transformación del PRD en Futuro 21, quien comandado ahora por Gabriel Quadri, José Narro Robles, los “chuchos” y la intelectualidad pequeñoburguesa que no alcanzó “hueso” en Morena se lanza al ruedo de ese sistema seudo-democrático, la democracia representativa, que domina el panorama político del país para competir en la búsqueda de los subsidios cubiertos y encubiertos que alimentan al sistema mencionado y los puestos de representación popular que le permitirán (poco o mucho) aumentar las arcas de sus fondos monetarios corruptos que alimentan a los partidos que compiten en ese sistema, todo bajo la bendición que, seguramente, les otorgará el Instituto Nacional Electoral, con la venia, claro, de quien gobierna realmente ese Instituto: ¿será acaso la Presidencia de la República?, ¿quién?, ¿los partidos políticos?

¿Por qué el nuevo partido electoral y parlamentario que se perfila opta por cobijarse con la democracia representativa, sin cuestionar para nada los vicios que esa democracia tiene, al margen de los daños que ha causado a los sistemas de organización política hoy vigentes en el país? Desde luego, porque Futuro 21 surge, a todas luces, de esa corrupción política generada por el sistema de democracia representativa, que le permitió a los “chuchos” amasar fortunas de diferente cuantía dominando fraudulentamente el control del PRD. Y no se diga que lo mismo hicieron Quadri en Nueva Alianza y Narro en el PRI. Es decir, una alianza abierta de los mismos con los iguales, que sólo hace evidente la pobreza brutal en que se mueve hoy la política en el país, mientras esté cobijada por ese manto de podredumbre y corrupción que es la democracia representativa (a la que ni una consulta popular la salvaría, como hoy, con esa farsa, intenta salvar su ilegal extensión de mandato Jaime Bonilla Valdez en Baja California).

Es decir que si el proyecto de Futuro 21 sale adelante sólo va a demostrar que todos quienes hoy se cobijan bajo ese sistema, no están dispuestos a perder los privilegios que conlleva competir allí, en ese mar de fango, que nada aporta para que los graves problemas sociales del país (sobre todo los de carácter económico, de género y medioambientales) se comiencen a paliar, dado que hoy el que el PIB no crezca tiene que ver no sólo con la negativa del sector privado a invertir y la insuficiencia del estado para suplir ese déficit, sino la solución radica en que el pueblo realmente participe en la vida política de la Nación, dado que hoy no lo hace o lo hace muy poco con las conferencias evangélicas mañaneras que le recetan de lunes a viernes.

Es hora de pensar seriamente en lo anterior.

*Profesor jubilado de la UPN

gomeboka@yahoo.com.mx

Artículos Relacionados

OTRAS INQUISICIONES

Daniel Tuz

LOS CAPITALES

Columnistas Invitados

OTRAS INQUISICIONES

Arceus

Deja un Comentario