LA EJECUCIÓN DE “EL CALAMARDO” PONE EN ALERTA A TAMAULIPAS

El líder de “Los Metros”, una fracción del CDG que opera en la región, fue ultimado la tarde de este 3 de septiembre con varios disparos de arma de fuego.

*Una disputa entre dos facciones del Cártel del Golfo fue lo que desencadenó la ejecución. Según informes de seguridad, un grupo de 100 hombres dirigido por José Alfredo Hernández, se encontraban peinando la zona de la Ribereña, pues días antes habían sido atacados por una célula de Los Ciclones

*Era considerado uno de los capos con más poder en la región. El pasado 12 de julio, sólo unas horas después de su detención en Reynosa, fue liberado por un comando de 30 gatilleros quienes sometieron al personal de la Fiscalía

Redacción | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

Corresponsales Nacionales/Reportajes Especiales

Camargo, Tamaulipas.-La Fiscalía General de Justicia del Estado corroboró con un software científico, que los restos humanos encontrados el viernes 3 de septiembre en la brecha del Yonke, municipio de Camargo, corresponden a José Alfredo H., “El Metro 27 o Comandante Calamardo”, un presunto cabecilla del cártel del Golfo en la región Ribereña, quien había sido liberado por un comando el pasado 13 de julio del edificio de la policía ministerial investigadora en Reynosa, Tamaulipas.

El líder de “Los Metros”, una fracción del CDG que opera en la región, fue ultimado la tarde de este 3 de septiembre con varios disparos de arma de fuego.

Una imagen muestra al M27 tirado en la parte trasera de una camioneta, con una playera blanca llena de sangre desde su axila izquierda hasta el pecho. El suelo del vehículo también se encuentra ensangrentado en la parte de la cabeza del narcotraficante.

Los tatuajes en su brazo derecho delatan la identidad de este integrante, pues son los mismos que se observan en la fotografía que le tomaron cuando fue capturado el pasado 12 de julio en Tamaulipas.

En las últimas semanas, su grupo tuvo enfrentamientos con César Morfín, “El Primito”, que comanda la célula del mismo cártel en Reynosa. La muerte del líder delincuencial podría ser el fin de la tregua que anunció el CDG.

De acuerdo con las autoridades, opera en la zona sur norte de Tamaulipas: Camargo, Gustavo Díaz Ordaz y Miguel Alemán —donde el pasado 29 de junio fueron encontrados los cuerpos de nueve sicarios—.

“Los Metros”, organización que encabezaba, tienen su base de operaciones en la frontera norte de México. Además, tienen presencia en los municipios de Díaz Ordaz y Valadeces cerca de la carretera Ribereña, ubicada al sur de las comunidades texanas de Los Ébanos y La Grulla.

COMANDO DE 100 HOMBRES

Esta facción se encuentra en competencia contra otras facciones del Cártel del Golfo, como son “Los Escorpiones” y/o “Los Ciclones”. No obstante, su muerte podría provocar una nueva oleada de violencia para finalizar con esta célula delincuencial.

Las autoridades han informado que una disputa entre dos facciones del Cártel del Golfo ha sido el desencadenante de la ejecución. Según los detalles, un grupo de 100 hombres dirigido por “El Calamardo”, se encontraban peinando la zona de la Ribereña, pues días antes habían sido atacados por una célula de “Los Ciclones” —otra escisión del Cártel del Golfo encabezada por César Morfín Marfín “El Primito”.

El choque entre bandas criminales dejó varios muertos, por lo que el Ejército reforzó su presencia en la zona. Los sicarios al percatarse de la presencia de los uniformados, iniciaron una refriega.

Alfredo Hernández Campos era considerado uno de los capos con más poder en la región. El pasado 12 de julio, sólo unas horas después de su detención en Reynosa, fue liberado por gatilleros que arribaron a las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia de aquel municipio.

Los responsables de este acto, que portaban uniformes tácticos, armas de grueso calibre y se trasladaban en vehículos con blindaje artesanal conocidos como “monstruos”, se dieron a la fuga en cuanto cumplieron con el rescate del sicario.

Usuarios en redes sociales reportaron diversos bloqueos en la carretera Ribereña, donde se encontraron neumáticos encendidos, robo de vehículos y poncha llantas para evitar la circulación.

En cuanto se dieron a conocer estas situaciones, elementos del Ejército mexicano, la Guardia Nacional (GN) y miembros del Grupo de Operaciones Especiales (Gopes) iniciaron un operativo de búsqueda para dar con los responsables y con “El Calamardo”. Ahora se sabe que la tregua que el Cártel del Golfo había anunciado entre sus facciones, se rompió. El pasado jueves, en las carreteras y principales avenidas del municipio Miguel Alemán, se registraron bloqueos con vehículos y camiones incendiados. Trascendió entonces, la versión de una disputa entre grupos criminales.

La ofensiva continuó con elementos de la SEDENA. Los hechos fueron reportados a través de Twitter por las personas que transitaban en los focos de tensión

Dicha célula fue creada por José Eduardo Costilla Sánchez, alias “El Coss”, ex mano derecha de Osiel Cárdenas, con la intención de quitarle el poder del Cártel del Golfo a la familia Cárdenas Guillén.

Debido a que varios de sus líderes han sido detenidos, las autoridades no tenían identificado a ningún cabecilla. Sin embargo, la captura del “Metro 27” habría dado luz sobre quiénes están detrás de la violencia en las áreas donde operan “Los Metros”.

También fueron creados para eliminar al Cártel del Noreste (creado por Ana Isabel Treviño Morales, hermana de Miguel Ángel y Omar Treviño, líderes del Cártel de Los Zetas), así como a su brazo armado denominado “La Tropa del Infierno”.

CÓMO FUE LIBERADO

“El Calamardo” fue liberado el pasado 13 de julio de la delegación de la Fiscalía en Reynosa por un comando de 30 sujetos armados que vestían ropa militar.

La tarde del 13 de julio, el “Metro 27” participó en una diligencia fuera del edificio, al que regresó sobre las 18:00 horas. Minutos después fue cuando ingresó el comando, sometió a los agentes y se llevó al detenido.

Hernández Campos, presunto operador del CDG en la región Ribereña, había sido detenido la noche anterior en un bar de Reynosa junto con tres personas más y trasladado a las instalaciones de la Policía Ministerial en la colonia Rodríguez.

El comando irrumpió en una ambulancia y al abandonar el lugar, cambiaron y robaron automóviles para escapar sin que pudieran ser detectados.

Reportes del hecho apuntan a que el convoy de delincuentes se dirigió hacia Díaz Ordaz y en el camino arrojaron “ponchallantas” para impedir el paso a las fuerzas de seguridad.

Elementos de la Guardia Nacional, el Ejército y policías estatales desplegaron un operativo para la reaprehensión del capo, que no tuvo éxito.

La Fiscalía de Tamaulipas reportó que elementos del Grupo de Operaciones Especiales (Gopes) de la policía tamaulipeca se enfrentaron con los presuntos responsables de la liberación del “Comandante Calamardo”.

Uno de los sujetos fue abatido, mientras que se detuvo a tres personas a las que se les aseguraron armas de alto calibre y equipo táctico. Una de las personas detenidas portaba una identificación, probablemente, de la Secretaría de la Defensa Nacional.

“LA PAZ NUNCA LLEGÓ”

El narco ha vuelto a poner en jaque a Tamaulipas. La mañana del jueves pasado, supuestos miembros del crimen organizado se hicieron presentes en las carreteras y principales avenidas del municipio Miguel Alemán, donde se registraron bloqueos con vehículos y camiones incendiados.

Igualmente en la ciudad, los delincuentes iniciaron enfrentamientos con elementos de la SEDENA. Los hechos fueron reportados a través de Twitter por las personas que transitaban en los focos de tensión.

La ofensiva se inscribe en una larga y enloquecida guerra emprendida por el Cártel del Golfo.

A principios del pasado mes de agosto, el alcalde de Miguel Alemán, Servando López Moreno, pedía una tregua a los cárteles de la droga para poner paz al infierno que se vive la región.

Convencido de que los de narcos también gobiernan la zona, se impuso la misión de frenar los asesinatos, aunque aquello signifique dialogar con hombres armados hasta los dientes, quienes han sembrado de cadáveres esta región.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, en los primeros seis meses fueron asesinadas 252 personas en Tamaulipas, cuya violencia se ha ensañado especialmente con la población civil. En este contexto, el presidente municipal apeló a los criminales para terminar con los homicidios y actos violentos. Aunque no quiso dar detalles sobre el grupo delictivo al que se refería, se supuso que apuntaba a los cárteles del Golfo y del Noreste.

“Quiero que haya tranquilidad, quiero pues que no haya violencia, decirle a la delincuencia organizada que ya no queremos más guerra”, señaló en la grabación.

En 2019 Servando López Moreno fue señalado en un mensaje de una narcomanta de apoyar y tener vínculos con pandillas del Cártel del Golfo. La primera vez que el alcalde fue relacionado con esta organización criminal se dijo que proveo de camiones municipales a César Morfín, alias “El Primito”, uno de los delincuentes más buscados en el estado e identificado como cabecilla de la facción de “Los Ciclones del Cártel del Golfo.

La relación de los funcionarios con el narco ha provocado no pocas tensiones con altas esferas del gobierno federal.
Hace un mes, el Cártel del Golfo anunció a través de narcomantas un pacto de paz entre sus escisiones de “Los Metros”, “Los Ciclcones” y “Escorpiones”.

La tregua advertía que las peleas internas entre estas células delictivas habían terminado.

Algunas de las narcomantas fueron situadas principalmente en Reynosa, en zonas conurbadas de Tampico, en el municipio de Padilla, en Matamoros, y cerca de la frontera con Estados Unidos en Río Bravo.

Los mensajes estaban firmados por los “jefes del Cártel del Golfo” y bandas identificadas como SC-XIX Grupo Scorpion, Primito Grupo Metros y Tampico Grupo Rojo.

“Nosotros tenemos familia y nos dedicamos a lo que realmente nos compete en nuestra empresa. Lo primordial es que los pueblos que cuentan con nuestra presencia se sientan seguros con ella sin preocupación alguna (…)

Deja una respuesta

Botón volver arriba