LEYENDAS: LA ESTRELLA DE BELÉN

Redacción/Sol Quintana Roo

Cuentan la leyenda que los Reyes Magos, eran en sí Reyes de Persia. Los llamaban Magos porque eran sacerdotes astrónomos que se dedicaban a estudiar el firmamento en la corte de Babilonia.

Una noche, cuando vieron en el cielo una estrella muy luminosa, se pusieron en marcha a investigarla creyendo que era parte de las antiguas profecías. Tras un cansado viaje, llegaron a Belén para adorar y entregar sus ofrendas al Mesías (oro: por su origen real; Incienso: por su divinidad; Mirra: por ser al fin un hombre), y claro, omitiendo al infanticida Rey Herodes.

Durante los primeros tiempos del Cristianismo, los Tres Reyes se convirtieron en Melchor, que representó a Asia; Gaspar que representaba a Europa, y Baltasar, a África. Con esto, estas tres razas (según el antiguo testamento) descendían de los hijos de Noé. Por otro lado, la diferencia de sus edades indicaban los periodos de la vida: Juventud, Madurez y Vejez.

Con el paso del tiempo, se le ha podido dar varias explicaciones científicas a lo que pudo ser “La estrella de Belen”, aquí te dejamos algunas coincidencias:

ESTRELLA NUEVA O SUPERNOVA: Esta explicación responde a la descripción del evangelio de Mateo. Una supernova es una estrella débil o muy distante, en la que tiene lugar una explosión, de modo que durante algunas semanas o meses da mucha luz.

UN COMETA: El cometa Halley registra apariciones cada setenta y siete años, y se han registrado desde el año 240 a. C. Por cálculos astronómicos sabemos que hizo su aparición en el 741-742 después de la fundación de Roma, o sea, el 12-11 a. C. Pero la interpretación de la estrella de Mateo como un cometa tropieza con muchas dificultades.

ALINEACIÓN PLANETARIA: Júpiter y Saturno son, entre los planetas visibles, los más lentos en su órbita alrededor del sol. En el curso de esas órbitas los planetas se cruzan cada veinte años y al cruzarse se dicen que están en conjunción.

Deja una respuesta

Botón volver arriba