LEYENDAS: LA MUJER DORMIDA Y EL POPOCATÉPETL

Redacción/Sol Quintana Roo

Una de las formaciones geológicas más importantes del valle de México, tanto el volcán Popocatépetl como la enorme y hermosa montaña conocida como La Mujer Dormida, son el resultado de una de las historias de amor mexicas más importantes.

Cuenta la leyenda que el padre de la bellísima princesa Iztaccíhuatl convenció al guerrero Popoca de ir la guerra con la promesa de reencontrarse con su amada. Popoca amaba a Iztaccíhuatl enormemente y ella a él también.

Cuando Popoca estaba lejos la princesa recibió la noticia de que su amado había muerto y ella luego murió de pena cubierta de nieve, formando la montaña de La Mujer Dormida. Cuando Popo volvió, al enterarse de la muerte de Iztaccíhuatl, subió al pináculo de Templo y ofreció a ambos como ofrenda a los dioses; entonces se volvieron inmortales en estas formaciones geológicas. Popo en volcán fue convertido, arrojando su furia con las explosiones por su fatídico destino.

Deja una respuesta

Botón volver arriba