Nacionales Narcotrafico

LA NEGRA HISTORIA DEL JEFE DE LOS ROJOS 

*La historia de Santiago Mazari Miranda, ““El Carrete””, está ligada al desamparo paternal, como la de muchos jefes del narcotráfico que alcanzaron la cima y luego cayeron estrepitosamente

Ricardo Ravelo/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Primera de tres partes)

Ciudad de México.- La vida lo llevó de un lugar a otro desde temprana edad, siempre por los caminos del delito, tránsfuga de la justicia sin reposo. La historia de Santiago Mazari Miranda, ”El Carrete”, está ligada al desamparo paternal, como la de muchos jefes del narcotráfico que alcanzaron la cima y luego cayeron estrepitosamente.

Fue en el mundo del hampa donde encontró asidero hasta convertirse en el máximo jefe del cártel de “Los Rojos”, uno de los más temibles del país, peldaño al que escaló ejerciendo lo que mejor supo hacer: matar.

Oriundo de San Gabriel de Las Palmas, municipio de Amacuzac, Morelos, Mazari Miranda se ligó al cártel de los hermanos Beltrán Leyva desde muy joven, cuando los famosos Tres caballeros todavía formaban parte del cártel de Sinaloa, en ascenso permanente desde la fuga de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, en enero de 2001.

Se puede decir que el cártel de Sinaloa fue la escuela que formó a Santiago Mazari en el narcotráfico, aunque no limitó sus actividades sólo al tráfico de drogas: supo diversificar sus actividades y abrió un boyante mercado en el campo de las sustancias sintéticas; fortaleció el secuestro como actividad redituable tanto en Morelos como en Guerrero; hizo de la extorsión un instrumento que expandió sus dominios territoriales y capitalizó otras modalidades delictivas como la venta de protección, el despojo de propiedades, el control de los giros negros, el contrabando e incursionó – incluso –en el financiamiento de políticos que en 2015 ocuparon alcaldías en el estado de Morelos.

Igual que lo hizo su mentor, Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, Santiago Mazari operó con amplia protección al frente del cártel de “Los Rojos”, a cuya jefatura llegó, según sus antecedentes, en el año 2012, luego de que su fundador –Crisóforo Rogelio Maldonado, gatillero de los hermanos Beltrán — fue ejecutado en la Ciudad de México.

La muerte de Arturo Beltrán, abatido por efectivos militares en Cuernavaca Morelos; la detención de su hermano Alfredo, El Mochomo, así como otras detenciones relevantes derivaron en el debilitamiento de esa célula criminal, pero al mismo tiempo las piezas que se dispersaron permitieron el surgimiento de dos grupos criminales: “Los Rojos” y “Guerreros Unidos”.

Aunque emergieron del mismo tronco, ambas organizaciones criminales se han mantenido en guerra durante 12 años, imposible la tregua entre ellos.

Artículos Relacionados

INVESTIGAN MUERTE DE NIÑA CON SÍNTOMAS DE COVID-19

Daniel Tuz

VINCULAN A PROCESO A ESPERANZA POR HOMICIDIO DE ISRAELÍES EN PLAZA ARTZ

Información

FALLECE LUCHADOR SOCIAL PABLO SANDOVAL CRUZ EN GUERRERO

Jaqueline De la Portilla

Deja un Comentario