Nacionales

LA TORRE

* Cabe mencionar que la actual inclinación de la ex cancillería mexicana en la Plaza de las Tres Culturas, es un desnivel tan peligroso como el que afectó al edificio Nuevo León en 1985

Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Cuarta de seis partes)

Ciudad de México.- Cabe mencionar que la actual inclinación de la ex cancillería mexicana en la Plaza de las Tres Culturas, es un desnivel tan peligroso como el que afectó al edificio Nuevo León en 1985, y que dos unidades laterales y la torre central recibían los últimos arreglos para la inauguración total… Cuando un flamazo provocó pánico y desesperación entre trabajadores y destruyó mobiliario y equipo por varios millones de pesos, el 20 de agosto de 1966.

El ígneo elemento arruinó tres salas para conferencias, tres cabinas que albergaban un costoso equipo electrónico de traducción, parte de una cocina, un local para conferencias de prensa, así como el decorado del salón de plenos.

Había que añadir a las pérdidas 3,200 metros cuadrados de alfombras importadas, 214 sillas, 24 mesas de la mejor calidad, 20 cortinajes, el equipo de aire acondicionado y un caro decorado a base de maderas finas.

El incendio tuvo lugar el sábado, 20 de agosto de 1966, cuando la Unidad Habitacional era nueva, limpia, segura y sus edificios eran orgullo de miles de ciudadanos.

Reporteros de LA PRENSA, en la ciudad de México, informaron que la inauguración general de Relaciones Exteriores estaba programada para el 30 de septiembre del mismo año.

Se había producido un flamazo cuando se daban los últimos toques de barniz y una especie de relámpago recorrió todo el interior del edificio, no estaba instalado el sistema contra incendios y durante cinco horas, bomberos, socorristas de la Cruz Roja y la Verde, así como poco más de cien voluntarios estuvieron combatiendo el fuego.

Un obrero sufrió graves quemaduras y se temía por su vida.

El siniestro principió a las 11.40 horas. Media hora más tarde, la zona de Plaza de las Tres Culturas parecía el lugar más concurrido de la ciudad de México, por la cantidad de curiosos. Los plafones se desprendían con facilidad por el enorme calor, incluso algunos cayeron sobre socorristas.

En las salas dañadas se había celebrado del 19 al 26 de abril de 1966, la primera reunión de la Comisión Preparatoria para la Desnuclearización de la América Latina.

Casi nadie sabía entonces que la Torre de Relaciones Exteriores había sido construida sin una cimentación meticulosamente adecuada al terreno arcilloso de Tlatelolco, y que el edificio Nuevo León se vendría abajo por eso mismo, anteriormente a los inquilinos se les pagó una renta en hoteles cercanos hasta que se “recimentó” el inmueble para “enderezarlo” y en 1985, dos módulos mataron a unas 500 personas al deslizarse inevitablemente por el peso.

En su oportunidad, los diplomáticos presionaron para que les fuera entregado otro edificio y dejaron el inclinado para la UNAM, que proyectaba crear un centro cultural y un Memorial en torno al movimiento estudiantil de 1968.

El riesgo existe aún, quizá sea necesario derruir muchos pisos de la Torre para rescatar lo que se pueda, y no debería descartarse la urgencia de demoler la ex cancillería con explosivos plásticos como en la época de los dramáticos terremotos del 85.

Casualmente, como dato curioso, rescatamos ahora lo que Rubén Mondragón Cantón, de La Prensa, escribió de que en cuanto el “Tlachicotón” levantaba vapor en las numerosas pulquerías de la ciudad de México, desde tiempos inmemoriales, a cual más se creía bandido de Río Frío, venían los “¿qué me ves?”, “lo que quieras”, las cobijas barrían el suelo y surgía el “¡ahí te va eso!”, con afilados puñales.

Artículos Relacionados

CIERRAN MERCADOS DE MÉRIDA POR BROTE DE COVID-19

Arceus

VIOLENTO SÁBADO CON 25 EJECUTADOS

Información

ESTADOS CON MENOS AUMENTOS POSITIVOS DE CORONAVIRUS

Daniel Tuz

Deja un Comentario