*La administración de Laura Beristain entregó la “comida” de los presos a una empresa regiomontana a la cual le pagó 15 millones 288 mil 800 pesos por alimentar a 475 internos recluidos en la cárcel municipal

*La presidenta de Solidaridad le dio un contrato a la empresa “Comedores Industriales Rodari S.A. de C.V.”, cuyos representantes legales han inflado los costos como lo ha comprobado Sol Quintana Roo

*Las quejas de los internos y sus familias por la mala alimentación ponen de manifiesto un fraude más de la administración de la alcaldesa; pese a que ingresan al penal insumos como carnes de res, cerdo y pollo de calidad nadie sabe a dónde van a parar

STAFF SOL QUINTANA ROO

Playa del Carmen.- Un descarado fraude comete el gobierno de Solidaridad que encabeza la presidenta Laura Beristain Navarrete en complicidad con la empresa “Comedores Industriales Rodari S.A. de C.V”., encargada de proveer los alimentos a los 475 internos en la cárcel municipal.

A juzgar por el contrato millonario que la administración de los Beristain entregó a la compañía con sede en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, y lo que realmente consumen los internos del Centro de Retención Municipal de Playa del Carmen saltan a la vista diversas incongruencias.

Según el contrato número ADQ/021/2019, la empresa representada legalmente firmó un acuerdo por 15’288,800.00 (Quince millones doscientos ochenta y ocho mil ochocientos pesos 0/100MN) para alimentar a las personas cautivas o en proceso de readaptación social.

Es decir que el gobierno de Laura Beristain aparentemente paga 1,698,755.00 (un millón seiscientos noventa y ocho mil setecientos cincuenta y cinco pesos 0/100MN) cada mes, ya que el contrato con la empresa “Comedores Industriales Rodari S.A. de C.V”. tiene una duración de nueve meses, es decir que comenzó en marzo y concluirá en diciembre de 2019.

Sin embargo, documentos en poder de Sol Quintana Roo revelan que en realidad la empresa encargada proveer insumos para la dieta de los presos en Playa del Carmen sólo gasta 3 millones 786 mil 286 pesos, hecho que coincide con los mismos internos y sus familias.

“Casi todos los días comen arroz y frijoles, a veces salchichas, pero casi nunca carne res o cerdo pero no siempre”, aseguró Raquel, esposa de uno de los internos quien insiste que dos o tres veces a la semana tienen que llevar alimentos a su preso.

En una de las facturas mensuales que entrega la empresa “Comedores Industriales Rodari S.A. de C.V.” a la Tesorería Municipal de Solidaridad por 376, 286.02 (trescientos setenta y seis mil doscientos ochenta y seis pesos 02/100MN) llama la atención la cantidad de carne de res, cerdo y pollo que ingresan al penal, así como de quesos y legumbres que los internos no pueden encontrar en sus platillos.

Por ejemplo, en el documento comercial se explica que ingresaron al penal un total de 950 de carne de res en sus diferentes modalidades, por las cuales se pagaron 117, 480.00 (Ciento diez y siete mil cuatrocientos ochenta pesos 0/100MN).

El detalle de la carne de res según la factura es de bistec de res, 250 kilos por los cuales se pagó 20 mil 900 pesos a razón de 83.60 pesos el kilo; carne de res en trozo, 200 kilos por los cuales se pagó 31 mil 680 pesos a razón de 158.40 pesos por kilo.

Carne molida de res ingreso fueron 250 kilos por los cuales se pagó 20 mil 900 pesos a razón de 83.60 pesos el kilo; pulpa de res se metieron al penal 200 kilos por los cuales se pagó 30 mil 800 pesos a razón de 154 pesos el kilo; y la panza de res, 250 kilos por los cuales se pagó 13 mil 200 pesos a razón de 52.86 pesos el kilo.

En lo que respecta a la carne de cerdo, la empresa con dirección Camino de los Cardenales número 102, colonia Colinas de San Jerónimo, Monterrey, Nuevo León, entregó mil 268 kilos por los cuales se pagó 94 mil 371 pesos en un mes.

El detalle de la entrega fue cerdo en pulpa, 250 kilos por los cuales se pagó 8 mil 800 pesos a razón de 35.20 pesos por kilo; chuleta de cerdo, 250 kilos por los cuales se pagó 13 mil 200 pesos a razón de 52.80 pesos el kilo; chuleta de cerdo ahumada, 250 kilos por los cuales se pagó 13 mil 420 pesos a razón de 53.68 pesos el kilo; molida de puerco, 250 kilos por los cuales se pagaron 16 mil 500 pesos a razón de 66 pesos el kilo; y pierna de puerco sin hueso, 268 kilos por los cuales se pagaron 42 mil 451.20 pesos a razón de 158.40 pesos el kilo.

Respecto al pollo y huevo, la empresa neoleonense entregó al penal 454 kilos del ave y dos mil 520 kilo de huevo, por los cuales se pagó 27 mil 453 pesos. El detalle de las entregas de ave y su producto fue pollo entero, 200 kilos por los cuales se pagó 6 mil 688 pesos a razón de 33.44 pesos el kilo; alitas de pollo adobado, 254 kilos por las cuales se pagaron 16 mil 784 pesos a razón de 66 pesos el kilo; y huevo, 2520 kilos por los cuales se pagaron 3 mil 981.60 pesos a razón de 1.58 pesos la pieza.

A decir de los internos, los miles de carne de res, cerdo y pollo que se supone que ingresan al penal cada mes desaparecen en el área de ingreso, al igual que los miles de pesos que según se pagan por los insumos que deberían estar destinados a la alimentación de los internos.

Sin embargo, el engaño por parte de la autoridad municipal llega hasta sus últimas consecuencias. Basta con las declaraciones que realizó para Sol Quintana Roo el secretario general del Ayuntamiento de Solidaridad, Alfredo Miguel Paz Cetina, quien asegura que hay una población de 475 internos en el Centro de Retención Municipal de Playa del Carmen. Detalló que de los 475 internos; 234 están procesados (entre ellos 10 mujeres) y 241 sentenciados (incluyendo a dos mujeres).

Asegura que en el penal no se viven situaciones de hacinamiento, pues se toman medidas para acomodar a todos los reos, al grado de ser la mejor de su clase en la península, según la evaluación de la Comisión de Derechos Humanos.

El funcionario municipal destacó que el penal que administra la actual administración obtuvo la mejor calificación en la península para el Centro de Retención Municipal, así como ser el municipio más trasparente del estado y cumplir las metas de recaudación.

Sin embargo, al cuestionarle el tema de la alimentación de los internos Paz Cetina evadió responde al señalar que son bien alimentados, y aseguró que no hay reos privilegiados ni mucho el ingreso de drogas. Aunque reconoció que siempre habrá quienes pretenden ingresar substancias y objetos prohibidos al penal, pero siempre son localizados.

Lo cierto es que la presidente municipal firmó el número ADQ/021/2019 para que la empresa “Comedores Industriales Rodari S.A. de C.V.”, cuya representante legal es Martha Mariana Holguín Martínez, recibió 15’288,800.00 (Quince millones doscientos ochenta y ocho mil ochocientos pesos 0/100MN) para alimentar a los presos del Centro de Retención Municipal.

¿En dónde están esos recursos y los insumos que se supone ingresan?, es la pregunta que queda abierta a las autoridades encargadas de vigilar el buen manejo de los recursos públicos, así como de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (CDHEQROO) para conocer cómo está el derecho fundamental a la alimentación de los reos.
Sobre la empresa “Comedores Industriales Rodari S.A. de C.V.”, según la información oficial tiene como objeto comercial el de comprar, vender, exportar, importar, producir y realizar operaciones afines y complementarias a la gastronomía y cualquier otra clase de productos alimenticios, sea por cuenta propia o asociada con otra empresa, o de terceros independientes, tanto en el territorio nacional como en el extranjero.

“Para ello la sociedad tendrá plena capacidad jurídica para realizar todos los actos relacionados con su objeto social y prestar el servicio de comedor industrial y producción y comercialización de alimentos y bebidas, además de supervisar, contratar por cuenta propia o de terceros toda clase de personal necesario para el cumplimiento de los fines sociales y delegar en una o varias personas el cumplimiento de mandatos, comisiones, servicios y demás actividades propias de su objeto social”, reza el acta constitutiva.

Anuncios

Dejar respuesta