Leyendas

LEYENDAS: LA CASA DE LOS PERROS, EN GUADALAJARA

Redacción/Sol Quintana Roo

Guadalajara.- Según esta leyenda, Don Jesús Flores era un hombre muy acaudalado que vivió en pleno siglo XX. A pesar de haber cumplido ya 70 años, consiguió casarse con una muchacha de nombre Ana González, deslumbrándola con su fortuna y posición. Tras celebrar su boda se la llevó de luna de miel a Europa. Pero una tormenta se desató mientras estaban en alamar y la embarcación estuvo a punto de naufragar.

Aterrados, los esposos se hicieron una mutua promesa: si alguno de los dos salía vivo de ahí, tendría que recordar esa fecha todos los años y rezar por el descanso eterno del otro.

Por suerte el barco pudo ser rescatado a tiempo y Don Jesús y Anna llegaron a salvo a su destino. Al regresar a México, lo primero que hizo el marido fue comprar una casa para su mujer, la cual ella decoró a su gusto. Lo que más llamaba la atención eran dos esculturas de perros, que hacía colocado en el tejado como si fueran sus guardianes.

Tiempo después Don Jesús murió, dejando a Ana como heredera de sus riquezas. La joven se buscó un esposo más joven y apuesto, con el que se marchó de la casa que con tanto amor la había dejado su primer marido. A partir de ese momento, sucesos inexplicables comenzaron a ocurrir: había sombras que se paseaban en el interior de noche, susurros y escalofriantes sonidos de ultratumba.

De acuerdo con la leyenda, todo aquel que se atreva a pasar una noche allí y rezar un novenario completo junto al sepulcro de Don Jesús, recibiría aquella maravillosa casa como herencia. Pero, aunque muchos lo intentaron, nadie era capaz de completar la oración ni soportar los macabros ruidos.

En los años 90, el gobierno compró la propiedad para transformarla en el Museo del Periodismo y las Artes Gráficas. Los empleados juran que la actividad paranormal sigue mostrándose de noche.

Artículos Relacionados

LEYENDAS: EL SITIO MALDITO DE BUENOS AIRES

Erik Luna Arguelles

LA LEYENDA DE IXCHEL E ITZAM

블랙 핑크

LEYENDA: EL PIANO DE LA PRIMARIA LEONA VICARIO

Erik Luna Arguelles

Deja un Comentario