Reportajes Especiales Retropolicíaca

MARILYN MONROE, EL SUICIDIO

*Ingirió gran cantidad de pastillas y murió el día 5, en la madrugada, cinco años después de la pérdida de su anhelado primer hijo

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/La Opinión de México

Ciudad de México.- En agosto de 1962, Marilyn Monroe ingirió gran cantidad de pastillas y murió durante la madrugada del 4, cinco años después de la pérdida de su anhelado primer hijo.

La revista Libros Elegidos, de la editorial Atlántida, publicó en 1979 una selección del volumen que la italiana Lena Pepitone y William Stadiem darían a conocer más tarde.

Los lectores que gustan de la verdad, encontrarán en esa obra detalles importantes que pueden aclarar la ola de rumores y embustes que sólo sirvieron para ensanchar las carteras de unos vivales, algunos de los cuales decían ser “propietarios de múltiples objetos que pertenecieron a la diva” y los vendían “perfectamente documentados”.

Según los autores, los padres de Marilyn estuvieron en un manicomio y un hermano también se suicidó. El señor Baker abandonó a la madre de Marilyn y la señora se dedicó a “coleccionar” varones y un panadero de apellido Mortenson desapareció el mismo día que Gladys le dijo que estaba encinta.

Fruto de esa unión fortuita nació Norma Jeane Mortenson, el primero de junio de 1926, en Los Ángeles, California. Un vecino dejó pasar unos cuantos años y violó a la niña Norma, a quien le dejó una moneda de cinco centavos de dólar “para convencerla de que no lo denunciara”.

En una ocasión, al enloquecer la abuela de Marilyn, trató de estrangular a la menor, quien al crecer decidió casarse con el empleado particular James Dougherty, pues su deseo de agradar y ser estimada era excesivo, matrimonio que sólo duró cuatro años.

La joven fue acusada de prostituta cuando el fotógrafo Tom Kelly le pagó 50 dólares por posar desnuda para un calendario titulado “Sueños Dorados”. Las fotos recorrieron el mundo entero. Al recuperar los negativos, la “rubia” se los regaló a su segundo marido, Joe Di Maggio, con quien duró tan solo 9 meses, entre 1954 y 1955.

El autor teatral Arthur Miller dizque la conquistó y se casaron en 1956, pero Marilyn descubrió pronto que su príncipe, además de imbécil, era indiferente al sexo, pero le exigía fidelidad y en 1961 se separaron.

A la italiana Lena Pepitone, Marilyn le confió secretos que antes no había revelado sobre sexo, alcohol, depresiones, fracasos matrimoniales, amoríos …

Entonces se supo que a Marilyn no le gustaba llevar ropa, ningún tipo de ropa, en la casa, que su cabello rubio, sin lavar, era una maraña; sin maquillaje se veía pálida y hasta cansada.

Según Pepitone, Marilyn, extendida en el sofá blanco, “le recordaba a una prostituta de lujo, la mañana que sigue a una noche de trabajo”.

Marilyn disponía de dinero, fama y belleza, pero le faltaba una familia. La vida le resultaba tremendamente monótona. Las visitas al psiquiatra y las clases de teatro eran su única actividad.

Pasaba la mayor parte del tiempo en el dormitorio. Se miraba al espejo, tomaba cócteles y champagne, hablaba por teléfono. Esto le encantaba. Recibía llamados de gente del espectáculo, pero disfrutaba de los comentarios telefónicos de Joe Di Maggio y Frank Sinatra.

Nunca se le veía leer un libro o un diario. De vez en cuando hojeaba los modelos de alta costura de la revista “Vogue”. No tenía televisor y jamás escuchaba radio.

Ponía algunos discos de Jazz o Blues, en el pequeño tornamesa del dormitorio. Las canciones que escuchaba con más frecuencia eran “Siempre Estoy Triste” y “El hombre que amo”.

Artículos Relacionados

NARCOBRUJERÍA, NARCOESOTERISMO Y CATOLICISMO

블랙 핑크

MARILES FUE EL PRESO 4359

Lesmy González

LOS NARCOSUBMARINOS TIENEN SISTEMA SATELITAL

Yael

Deja un Comentario