El 9 de junio de 1961, se afirma, estuvo con el Presidente John F. Kennedy, afectado de la columna vertebral desde hacía tiempo. ¿Es lógico suponer que el talentoso mandatario iba a perder el tiempo, contando “secretos de Estado” a la actriz?

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

Ciudad de México.- El 9 de junio de 1961, Marilyn —se afirma— pasó una noche con el
Presidente John F. Kennedy, afectado de la columna vertebral desde hacía tiempo. ¿Es
lógico suponer que el talentoso mandatario iba a perder el tiempo, contando “secretos de
Estado” a la actriz?

Lena Pepitone dijo que al morir Marilyn, el cuerpo, más solitario que nunca, permaneció
varias horas en el compartimiento de los “no identificados” en Los Ángeles, Marilyn fue
allí más que nunca, un ser en orfandad, un lamentable olvido de los centenares de seres
que la amaron o cruzaron por su vida.

El famoso patólogo Thomas Noguchi en ninguna parte del cadáver pudo encontrar algún
tipo de enfermedad conocida, pero en su estómago había restos de muchas pastillas para
dormir. Dijo el forense que aquello era un probable suicidio. Un equipo psiquiátrico
vinculado a la investigación catalogó el deceso de igual manera que Noguchi.

El escritor Arthur Miller dijo que Marilyn era una mujer insegura, llena de dudas sobre sus
capacidades histriónicas, y ella se quejó en muchas ocasiones de que la industria del cine
la colocaba siempre en los mismos papeles de rubia sexy, tonta, a la que siempre había
negado papeles serios.

Un psiquiatra mentiroso afirmó tener cintas grabadas con “las confesiones” de Marilyn y
como él, hubo muchos embusteros que afirmaban poseer “la verdad en el asesinato de la
Monroe”.

En septiembre de 2002, Thomas Noguchi dijo para la AFP que comprendía los rumores
que circulaban sobre la muerte de la actriz, pero reiteró su diagnóstico de sobredosis de
barbitúricos. Entre los rumores más absurdos, dijo, “está la tesis recurrente del
asesinato”.

Los rumores no cesarán y se repetirán, “mucha gente piensa que la diva era feliz y no
puede aceptar esa gente que está ante un caso de suicidio. Yo pienso que tengo razón en
el diagnóstico de suicidio”.

En Internet se informa que el American Film Institute considera a Marilyn entre las 10
mejores estrellas femeninas de todos los tiempos.

Se expresó también que el 5 de agosto de 1962, se dio una noticia que nadie podía creer.
Marilyn, la rubia “casi perfecta”, de 36 años de edad, fue encontrada muerta en el
dormitorio de su casa de California, por Eunice Murray, su empleada doméstica.

La causa fue atribuida a un suicidio por ingesta excesiva de barbitúricos y somníferos,
medicamentos que tomaba a diario debido a su frágil estado mental.

Los resultados de la autopsia fueron parte del secreto profesional, pero en 2015 se dijo
que “tenía una cabellera sumamente descuidada, pues hacía varios días que no la lavaba
ni la teñía, estaba sin depilar y sin dientes, pues usaba una dentadura postiza; tenía los
labios muy agrietados y presentaba hinchazón y moretones en el cuello”.

De la mujer que fue un sex symbol no quedó nada, “también usaba prótesis mamarias, las
cuales colocaba sobre sus pechos naturales para realzarlos”.

Para los forenses fue casi increíble pensar que ese cuerpo desnudo y envejecido
“perteneciera a Norma Jeane Baker Mortenson, nombre real de la estrella. Al parecer no
quedó rastro del cuerpo majestuoso que había hecho suspirar a Hollywood y al mundo
entero”.

Se afirmó en un documental transmitido por un canal británico, que Hyman Engelberg,
médico personal de Marilyn Monroe, le prescribió una combinación letal de somníferos.
Le recetó Nembutal e Hidrato de cloral, a sabiendas de que estos dos potentes sedantes,
al ser ingeridos juntos, pueden tener un efecto muy fuerte en el sistema respiratorio.

Al mencionar detalles que “no se sabían de Marilyn Monroe”, en Internet se explicó que
es famosa la toma en que una ráfaga de aire levanta el vaporoso vestido blanco de la
actriz, mostrando sus torneadas piernas. Joe Di Maggio, su esposo, enfureció al ver cómo
traspasaba la luz los dos pares de ropa interior de su mujer.

Esa misma noche, se aseguró, “la pareja tuvo una pelea tan grande que algunos
huéspedes alertaron a la gerencia del hotel, porque se preocuparon de que alguien
terminara seriamente herido”.

Al día siguiente, el equipo de maquillaje cubrió los moretones en los hombros y la espalda
de la actriz, y en menos de un mes, le pidió divorcio a la estrella de béisbol.
La madre de Marilyn, Gladys Baker, fue internada en un hospital para enfermos mentales,
en donde pasó la mayor parte de su vida.

Se rumoró que generalmente Marilyn se escuchaba “alegre y optimista” —según el
golpeador Joe Di Maggio— y que las 40 píldoras que tenía en el estómago, “no podía
haberlas ingerido sin agua”, pero que posteriormente un vaso “apareció” en la escena del
presunto suicidio y “no estaba” cuando se descubrió el cadáver.

Anuncios

Dejar respuesta