*Una rendición de cuentas, que se ha vuelto un cuento de nunca acabar, es la que presentan los presidentes (as) de los 11 municipios de Quintana Roo, con cifras “halagadoras” pero con un alto vacío en el contenido real

*Mientras unos presentaron números rimbombantes y balances positivos, sus municipios muestran otra realidad: Inseguridad palpable, falta de luminarias, calles parchadas y en mal estado, entre otros servicios básicos

*Los presidentes (as), de enero a la fecha, no hicieron nada en sus municipios, pero sí trabajaron en el maquillaje de las cifras para poder cumplir con una obligación política o un engaño para los ciudadanos

STAFF SOL QUINTANA ROO

Chetumal.- Septiembre ha sido el mes escogido por los políticos para la rendición de cuentas. Supuestamente, cuando la transparencia debe de quedar a flor de piel y los políticos aplaudir los logros obtenidos en beneficio de los quintanarroenses.

En los 11 municipios de Quintana Roo este mes se cataloga como el “tiempo” de la mentira y la manipulación. Los presidentes (as) municipales sólo preparan sus discursos y concatenan cifras y supuestas obras para presentar.

Es decir, una rendición de cuentas que se ha vuelto un cuento de nunca acabar, con cifras “halagadoras”, pero con un alto vacío en el contenido real que a la postre es el común denominador de los funcionarios llamados de primer nivel.

Mientras unos presentaron números rimbombantes y balances positivos, sus municipios muestran otra realidad: Inseguridad palpable, falta de luminarias, calles parchadas y en mal estado, entre otros servicios básicos.

Los presidentes (as), de enero a la fecha, no hicieron nada en sus municipios, pero sí trabajaron en el maquillaje de las cifras para poder cumplir con una obligación política o un engaño para los ciudadanos.

En el municipio de Othón P. Blanco, cuya responsabilidad recae en el “morenista-perredista”, Otoniel Martínez Segovia, Othón P. Blanco, se puede decir que no sólo existe un mal manejo de las finanzas públicas y un municipio quebrado en su totalidad.

En su haber está el tener en este momento una pesada losa, la cual podría resultar en una catástrofe gigantesca para todos los othoneneses. El mantener un pleito cazado con sus regidores impide que la obra pública fluya y que el municipio esté a punto de colapsar.

En relación con el presidente municipal de Bacalar, Alexander Zetina Aguiluz, su trabajo no sólo ha dejado que ver ante los ciudadanos, sino que además su municipio se desmorona ante la falta de seguridad y el aumento de la violencia en general.

En el municipio de José María Morelos, la administración de Sofía Alcocer Alcocer ha estado secuestrada por la esposa del diputado local, Pedro Enrique Pérez Díaz, quien durante toda su gestión ha entregado la obra pública al mejor postor.

Desde su llegada, el municipio en general, no ha logrado avanzar, incluso, está perdiendo el moto del granero del Estado.

Sin embargo, la desolación existe en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, donde su presidente municipal José Esquivel Vargas no sólo lo ha abandonado por seguir sus creencias personales, sino que además lo ha sumergido en el fango y hoy está rumbo a la pobreza total.

Las cosas en el municipio de Tulum no son todas satisfactorias, pero tampoco se pueden lanzar vítores. Víctor Mas Tah ha cometido errores que podrían cambiar el rumbo del destino de esa geografía.

Aunque, la catástrofe se vive cotidianamente en el municipio de Solidaridad, donde Laura Beristain Navarrete comete diario error tras error. Pifia tras pifia y además desvía el erario público.

Otra funcionaria que ha dejado que desear su administración, es sin duda, Laura Fernández Piña, presidenta de Puerto Morelos, quien no sólo acaba con la historia y cultura del municipio, sino que además negocia con el Ayuntamiento, en su favor.

El municipio de Benito Juárez, a cargo de María Elena Lezama Espinosa, intenta levantar; sin embargo, la falta de tacto por parte de sus funcionarios ha hecho que el polo más importante de México y América Latina tengan grandes tropiezos.

En Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis, también ha fallado indirectamente con la toma de decisiones; igual que sus homólogos Juan Carrillo Soberanis, de Isla Mujeres; y Nivardo Mena Villanueva, de Lázaro Cárdenas, quienes han tenido un gobierno gris.

Sin embargo, la pregunta que queda al aire es ¿Qué presentan y/o presentarán los presidente municipales de toda la geografía quintanarroense? ¿Qué obras podrán presumir y en dónde se encuentran?

Anuncios

Dejar respuesta