Nacionales Narcotrafico

“NACHO” CORONEL: UN DANDY DEL NARCOTRÁFICO

*Tan elegante y culto, como sanguinario y cruel

*Se inició con Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”

/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Primera de tres partes)

Ciudad de México.- No se sabe con certeza donde nació Ignacio “El Nacho” Coronel Villarreal: Una versión señala que fue en 1952, en el poblado de Paso Colorado, municipio de Boca del Rio, en Veracruz; otra, la aceptada oficialmente, indica que fue el 1 de febrero de 1954 en el municipio de Canelas, Durango, justo en el epicentro del narcotráfico mexicano, en el llamado “Triángulo Dorado”, entre los límites de Chihuahua, Durango y Sinaloa.

Lo que sí se sabe con certeza, es que fue uno de los míticos personajes del narco mexicano y que en el Cártel de Sinaloa fue el tercero en jerarquía, después de Ismael “El Mayo” Zambada, fundador y verdadero jefe de la organización y de Joaquín “El Chapo” Guzmán
Loera, quien fue el rostro visible del grupo criminal.

“El Mayo” Zambada, de 72 años de eda, ha sido narcotraficante desde hace 55 años, y nunca ha sido detenido; “El Chapo” está sentenciado a cadena perpétua en Estados Unidos y “Nacho” Coronel, supuestamente fue abatido por el Ejército el 29 de Julio del 2010, aunque para expertos en la materia, se trató solamente de “un muerto de fotografía”.

EL ROSTRO AMABLE DE “DON NACHO”

Para los que conocieron a Ignacio Coronel Villarreal, en su faceta de hombre de negocios, y a quien llemaban con admiración y resoeto,“Don Nacho”, era un hombre amable, cordial y pulcro, vestía con elegancia, pero con sobriedad, siempre con una barba perfectamente recortada, modales de caballero y dueño de una vasta cultura.

Era común verlo en ciudades como Guadalajara, Vallarta y Colima, entre otras, a bordo de lujosos automóviles BMW, preferentemente de color negro o gris, equipados con alta tecnología, siempre custodiado por un discreto cuerpo de seguridad, que no denotaba la peligrosidad del personaje al que escoltaban.

Se le veía también, de manera frecuente, en exclusivos restaurantes donde se mostraba como todo un gourmet, o catador de selectos vinos, conversador, amable y siempre espléndido con las propinas.

Su apariencia y manera de conducirse era la de un cosmopolita. Jamás protagonizó, al menos en esa faceta, ningún hecho siquiera violento.

El señor Coronel, conocido así en el ámbito empresarial, cuyo círculo social era muy cerrado, se distinguía también por su afición a la crianza de ganado y caballos de raza, además de ser propietario de ranchos, fincas y haciendas productoras de cítricos.

Nadie de ese estrato social podía siquiera imaginarse que convivían y trataban a uno de los personajes más peligrososo del mundo del narcotráfico, capaz de las peores atrocidades para mantener su poderío.

Esa imagen y las empresas, le servían de fachada para justificar las millonarias ganancias que le reportaba el tráfico de estupefacientes; principalmente de cocaína de alta pureza proveniente de Colombia, además de la producíón de metanfetaminas en laboratorios clandestinos, lo que le valió el mote de “El Rey del Crystal”, una de las drogas sintéticas más dañinas y adictivas.

Artículos Relacionados

ASESINAN A MAESTRA FRENTE A SU HIJA EN PLENO CENTRO DE AMATLÁN

Arceus

DUARTE: LAS DENUNCIAS DEL SAQUEO

Daniel Tuz

LLEGA MÉXICO A MÁS DE 344 MIL CASOS CONFIRMADOS

Daniel Tuz

Deja un Comentario