Editorial Portada

NO NOS VAN A DETENER, SEGUIREMOS INFORMANDO

Redacción/Sol Quintana Roo

Primero fue la familia Borge que atentó contra la publicidad de Sol Quintana Roo en Cozumel con la anuencia del presidente municipal en turno, según nos informó en su momento quien nos rentaba los espacios.

Luego, el vandalismo indolente se vio en Chetumal, y en esta ocasión fueron integrantes del Movimiento de Regeneración Nacional con el permiso, también de su represente en el Ayuntamiento de Othón P. Blanco.

Ahora, sucede lo mismo, pero en el municipio de Bacalar, donde por enésima ocasión nos señalan que son las autoridades quienes intentan callar las voces de este medio de información que lo único que hace es informar con veracidad.

Sin embargo, hay que dejarles en claro a quienes se sientan aludidos por la información que se publica y distribuye a nivel Peninsular y con alcance nacional: No nos van a detener, ni mucho menos nos van a callar.

Nuestra bandera es la información y nuestro compromiso es con los miles de lectores que tenemos y a quienes le debemos que los medios informativos del Corporativo Grupo Sol se haya convertido en los líderes informativos de la Península.

Las intimidaciones, de las cuales que ha sido objeto esta Casa Editorial en diversos puntos del estado de Quintana Roo, no van a hacer que retrocedamos, por lo contrario nos marcan la pauta y muestran que vamos por el camino correcto.

Grupo Sol, hoy más que nunca muestra su fuerza informativa y se compromete, aún más, a seguir dando a conocer las anomalías existentes en los municipios y a quienes dañan al Estado y a sus ciudadanos.
Como señalamos líneas arriba, el último atentado fue en Bacalar.

Gente indolente vandalizó en contra de las propiedades publicitarias de Sol Quintana Roo.

En esta ocasión se llevó al cabo la mañana del pasado jueves cuando algún “grupo” vandálico de esa ciudad acudió hasta la carretera federal e ingresó a una propiedad privada para cortar una lona publicitaria.

De esta manera, queda comprobada la falta de compromiso de las autoridades municipales para con los empresarios y ciudadanos.

El presidente municipal de Bacalar, Alexander Zetina Aguiluz -quien durante casi seis años ha demostrado su incapacidad para gobernar- muestra abiertamente tener en el abandono total al municipio.

El mandatario municipal finalizará su mandato como lo inició, sin compromiso para con los ciudadanos y mucho menos con disminuir el vandalismo, robo a casa habitación, y sobre todo, disminuir la violencia en el municipio.

Así como un municipio sumergido en el fango y a punto de colapsar por la falta de compromiso de sus bacalarenses.

Artículos Relacionados

¡GANA MÁS QUE AMLO!

Información

RIDÍCULA AUDITORÍA A PEDRO JOAQUÍN

Eduardo Arias

EL GRITO DE LA DICTADURA

Morocha

Deja un Comentario