Quintana Roo

NOVIAS DE LA UNIÓN TEPITO: INEXORABLE Y TRÁGICO FINAL

*Viajan alrededor del mundo, terminan ejecutadas por sus mismos jefes

*Algunas veces, las menos, por narcotraficantes antagónicos

*De 2017 a la fecha, son ya 14 jóvenes asesinadas

*“Zona Divas”, sitio focalizado de La Unión Tepito

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/La Opinión de México

Ciudad de México.- Con el asesinato de Paulina Arreola Pérez, otra de las “Novias de la Unión”, uno de los cárteles de la droga más poderosos de la Ciudad de México, suman ya al menos 14 jóvenes ejecutadas de 2017 a la fecha.

En esta ocasión, como en otras, la mujer de 32 años fue asesinada junto con su acompañante, Eduardo Arturo Trejo, de 29 años.

La agresión contra “Pau”, como era conocida en “La Unión”, acostumbraba pasear por el Principado de Mónaco y frecuentar puntos turísticos en Dubai, Turquía, Canadá y otros importantes sitios en el extranjero, viajes que pagaba “La Unión” con tarjetas clonadas; terminó acribillada con nueve impactos de bala, en las calles de Coruña, en la colonia Álamos, jurisdicción de la Alcaldía Benito Juárez.

“Pau”, una más de las jóvenes integrantes del grupo de mujeres conocido como las “Novias de La Unión”, había sido pareja de Alejandro Martínez Martínez, “El Alexis”; líder del grupo “La Unión” ejecutado en Zapopan, Jalisco.

En ese entonces ella posteó en sus redes sociales distintos mensajes en los que escribió: “Alex, algún día nos volveremos a encontrar”.

Paulina manejaba una camioneta Honda, iba a reunirse con alguien a entregarle unos zapatos que ofrecía por internet. La cita sólo fue para matarla, los sicarios que viajaban en moto, huyeron rumbo a avenida Central, al Estado de México, la misma ruta que tomaron los hombres que antes asesinaron a Valeria Díaz.

Precisamente, uno de los últimos casos que impactaron a la opinión pública, fue el asesinato de Valeria, otra de las llamadas “Novias de la Unión”, el cártel de Tepito considerado como el más peligroso y sanguinario de la ciudad capital.

La víctima fue Valeria Díaz, otra novia de “El Alexis”, uno de los líderes del referido grupo criminal. Junto con ella también fue asesinada su acompañante, una joven llamada Britllit “N”, de 17 años de edad, que viajaba en el asiento del copiloto de un auto beetle, color gris.

Valeria había sido detenida en al menos dos ocasiones, una con Alexis, y las dos veces fue puesta en libertad. Según antecedentes, había sido detenida a principios de marzo con “El Alexis”, en el complejo habitacional de lujo “Be Grand San Ángel”, en la exclusiva zona de San Jerónimo, al sur de la Ciudad de México.

El ataque fue en el cruce de las calles de Panaderos y Alfarería, en la colonia Morelos, santuario de “La Unión”, se les emparejó una motocicleta de color amarillo, sin placas de circulación, de la que descendieron dos sujetos y les dispararon para enseguida huir rumbo al Eje Central Lázaro Cárdenas.

Las jóvenes fueron llevadas con vida al hospital de Balbuena, pero una murió al llegar y la otra cuando era intervenida en el quirófano.

De Valeria se dice que con su belleza, era una de las encargadas de conquistar o seducir a las que serían sus víctimas, principalmente mediante el secuestro o bien para extorsionarlos luego de escenas comprometedoras.

En una de sus últimas fotografías subidas a la redes, mostraba imágenes de una chelería que tenía en Circunvalación y se anunciaba con servicio a domicilio por la emergencia sanitaria.

Investigaciones de la Fiscalía de la CDMX, revelan que un hermano de Valeria, al que apodan “El Pispi”, estuvo preso en el Reclusorio Norte y su padre, conocido como “Raulito”, que se dedicaba a rentar motos, también fue asesinado.

La característica del grupo de las llamadas “Novias de la Unión”; cerca de una veintena de jovencitas, era que tenían que ser muy bellas y lucir su hermosura en las redes sociales con fotografías y videos de sus viajes al extranjero, además de presumir joyas, relojes de lujo, ropa de marca, bolsos y hasta el resultado de las cirugías a las que se sometían para verse más bellas.

Jamás ocultaban que pertenecían al criminal y elitista grupo, se jactaban de ello, pues eso les daba respetabilidad no sólo en el barrio sino en toda la ciudad capital, en la que su presencia causaba temor entre la gente.

Pero no era la primera “Novia de la Unión” que era asesinada, bien por miembros del mismo grupo o por alguna organización enemiga, como el grupo Anti Unión Tepito.

Dos meses antes, el 3 de marzo de 2020, Karen Nalliby Mustafa Estrada, apodada “La Kimby”; prima de Valeria, considerada también por la policía como otra de las “Novias de La Unión Tepito”, fue asesinada a tiros en la colonia 20 de noviembre.

Fue muerta junto con su novio, Jesús Rangel Barragán, “El Leónidas”; también miembro de “La Unión Tepito”.

La pareja caminaba sobre la acera y la mujer ayudaba a “El Leónidas” a caminar, pues el hombre había quedado ciego como consecuencia de otro atentado años atrás, cuando de pronto se les emparejaron dos motocicletas.

Los cuatro sujetos que las tripulaban descendieron velozmente y en tan sólo 9 segundos los acribillaron. Los dos presentaban no menos de 10 impactos de bala cada uno.

Luego que se registrara la ejecución, en redes sociales empezaron a circular fotos y un video, donde se aprecia el momento exacto de la doble ejecución en la que bastaron menos de 10 segundos para consumar el crimen.

Las motocicletas fueron encontradas ese mismo día, en una colonia aledaña a donde se registró el ataque. Una tenía la placa cortada y la otra un permiso para circular roto, sin mayores datos.

Una de las primeras víctimas de las “Novias de La Unión”, ya que se presume que ha habido otras más, cuyo casos no fueron trascendentes, fue el de Karina Itzel Morales, que desapareció desde diciembre de 2018 y dos meses después, Atzin Molina Salina de 20 años de edad, que fue vista por última vez el 9 de febrero de 2019 en la Zona Rosa.

La entonces Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, llegó a ofrecer 2 millones de pesos a quien diera información por cada una de las desaparecidas, pero no hubo resultados.

En la desaparición de Karina, saltó a relucir el nombre de “El Alexis”, de quien se dijo era novio de la joven y que había tenido problemas con ella por una supuesta infidelidad, por lo que la amenazó de muerte.

El último lugar donde fue vista Karina fue en el Storage Festival, un evento de música electrónica que se celebró en la colonia San Nicolás, en el municipio de Tlalnepantla, Estado de México.

«El Alexis», al igual que las jóvenes, presumía en las redes sociales los lujos que le permitían sus ingresos obtenidos mediante actividades criminales, como fotos en la Catedral de Milán, la Torre Eiffel, Roma y otras partes del mundo, así como yates, autos BMW y mujeres, que eran una constante en sus perfiles.

El 15 de marzo del 2019, otra mujer identificada como Gabriela, murió tras recibir varios impactos de bala en la calle Ernesto Elorduy y Beethoven, en la colonia Peralvillo, en la Alcaldía de Cuauhtémoc.

La joven, que también fue reconocida como otra de las “Novias de La Unión”, viajaba en su camioneta, y se detuvo en un puesto de postres conocido como «Las Famosas», cuando dos hombres armados, que viajaban en una motocicleta deportiva color rojo con blanco la ejecutaron de un tiro en la cabeza. La mujer iba en compañía de dos personas más que resultaron ilesas.

Se sabría después que Gabriela, de 23 años, trabajaba en antros, presumiblemente en la distribución de droga al menudeo y que era novia de un sujeto apodado “El Bala”, también perteneciente a “La Unión”.

Ya en plena pandemia del Codiv-19, en abril, se llevaba a cabo un festejo en las calles de Estaño, en la colonia Maza. La fiesta era por el cumpleaños de un primo de Brayan Mauricio Miranda González, alias “El Pozoles”, uno de los principales líderes de “La Unión Tepito”.

Al filo de las 3 de la mañana, un sujeto enchamarrado entró a la fiesta y minutos después otros cuatro, que de manera simultánea sacaron sus armas y empezaron a disparar contra los asistentes.

Una joven de nombre Saraí, de 20 años, identificada también como “Novia de La Unión”, fue muerta y seis personas resultaron heridas.

Se dijo que se trató de un ajuste de cuentas entre grupos rivales, pues la pareja de Saraí había agredido a un miembro de una organización enemiga, pero también surgió la versión de que a Saraí la pudieron confundir con Evelyn, prima de “El Lunares” ya que tanto ella como su hermano, Irving Willie, se dedican a distribuir drogas en el barrio.

La captura del sujeto apodado“El Pozoles”, en Nezahualcóyotl, Estado de México, el 3 de febrero de 2018, puso al descubierto que también “La Unión Tepito”, estaba involucrada no sólo en las muertes de las novias del grupo criminal, sino también en los asesinatos de las escorts que llegaron a México por un sueño y encontraron la muerte.

Las jóvenes, que no rebasaban los 30 años de edad y ofrecían sus servicios como compañía, fueron asesinadas en la Ciudad de México, en Cancún, Quintana Roo y en el Estado de México.

El primero fue de la escort venezolana Génesis, el 17 de noviembre del 2017 en la delegación Venustiano Carranza. Su cuerpo fue encontrado en el cuarto de un hotel y según la necropsia, falleció por asfixia por estrangulamiento y heridas causadas por un instrumento punzocortante en el abdomen.

La víctima, según un reporte de la Procuraduría capitalina, se encontraba totalmente desnuda, amordazada y atada de pies y manos con cinta adhesiva transparente.

Después, el cuerpo de la argentina Karen, de 23 años, fue encontrado sin vida en un cuarto de hotel en la delegación Benito Juárez, el 30 de diciembre.

Fue hallada sobre manchas de sangre, a un costado de la cama, presentaba dos disparos en la cabeza y cortes profundos en su cuerpo, razón por la que las autoridades infirieron que trató de defenderse.

Kenni Mireya Finol, conocida como “La Muñequita de Vitrina”, fue hallada muerta en 2018. Había llegado a la Ciudad de México huyendo de la pobreza y la violencia de Venezuela, pero sólo encontró la muerte a manos de un sicario.

En 2015, ya radicada en México y sabedora de su belleza, pensó que podría ayudar a su familia anotándose como dama de compañía. El sitio fue Zona Divas y la prostitución fue su fuente de ingresos.

Nacida en un barrio pobre de Maracaibo, Kenni siempre vivió rodeada de delincuentes y siempre se sintió atraída por los rateros de baja monta, aunque detestaba a los sicarios, hasta que comenzó a salir con uno de ellos sin saberlo.

Lo conoció en una fiesta y a partir de allí entablaron una relación de noviazgo. Su pareja era Brayan Mauricio Miranda González, apodado “El Pozoles”, pero al principio ella dijo no saber quién era, ni a qué se dedicaba, ni que era uno de los líderes de “La Unión Tepito”, hasta que lo vio matar frente a ella.

En abril de 2017, la joven sintió que su vida peligraba a su lado y decidió grabar un primer video en el que revelaba que estaba saliendo con “El Pozoles”.

A finales de septiembre de ese mismo año, la relación entre Kenni y el sicario llegó a su fin. «Él mata por hobby, no porque le paguen. Viví con él y varias veces mató por nada, en mi cara», reveló en otro video.

En octubre, Brayan y cinco de sus cómplices secuestraron por unas horas a Kenni y a una de sus amigas y las golpearon. Le fracturaron el brazo y la cara le quedó hinchada por los golpes.

Horas después la dejaron en su vivienda. Apenas podía moverse.

Decidió terminar con su relación, pero “El Pozoles” la seguía buscando y le exigía que dejara su profesión. No quería que estuviera más en Zona Divas. Le ordenó que abandonara el país y amenazó con matarla si no obedecía.

La situación empeoró cuando Brayan comenzó a vincularse con su amiga Karen Ailen Grodzinski, de la misma Zona Divas. Le había ordenado “El Pozoles” que le informara si su ex publicaba nuevamente para conseguir clientes.

Días después, el cuerpo de su amiga Karen fue hallado sin vida, con un disparo en la cabeza, en el Hotel Pasadena. Kenni supo inmediatamente quien había sido el culpable y temía más que nunca por su vida.

El mismo Brayan la llamó y le dijo, “acabo de matar a Karen”.

Kenni subió a las redes lo que sería su último video: “Ese hombre acababa de matar a Karen y me va a matar a mí”.

El 25 de febrero, Kenni finalmente fue asesinada. Su cuerpo había sido abandonado en una calle frente a la escuela Colonia Casa Nueva de Ecatepec.

Había sido torturada e incluso la autopsia reveló que le habían arrojado ácido en el rostro. Murió asfixiada.

Investigaciones de la Fiscalía Especial para Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas, precisaron que desde el 2010, Zona Divas se alimentaba de extranjeras y que al menos 16 de ellas habrían sido asesinadas o desaparecidas.

Una más: El 25 de julio de 2019, Mayelín, una escort venezolana de 25 años de edad, fue asesinada a balazos en un motel de Cáncun. Supuestamente una amiga la había llevado a ese lugar para que ofreciera un servicio pero fue encontrada con impactos de arma de fuego.

El 22 de agosto de 2019, la colombiana Laura Cristina, fue asesinada en el departamento número 203 del complejo Grand Tower, en la colonia Granada, Alcaldía de Miguel Hidalgo.

Laura Cristina durante un año vivió en una de las zonas más exclusivas de la capital del país y en su twitter @PolancoKhaterin VIP se leía: «Recuerda 1,500 la hora en mi depa en Polanco. Por cada 5 servicios el 6 es gratis».

La mañana del 22 de agosto, la empleada de limpieza la encontró sin vida en el suelo de su departamento. Presentaba huellas de violencia, había sido torturada y muerta a golpes.

El 2 de mayo de 2019, se conoció el asesinato de la ex reina de belleza uruguaya, Fatimih Dávila, de 31 años, en un domicilio de la colonia Nápoles, alcaldía Benito Juárez de la Ciudad de México.

Los reportes preliminares diron a conocer que la modelo se encontraba hospedada en un hotel desde el pasado 23 de abril, en espera de una entrevista de trabajo, sin embargo la fiscalía capitalina, señaló que el inmueble donde se encontraba el cadáver de la extranjera era en realidad una casa de citas.

Actualmente el portal de Zona Divas, el negocio sexual que dejó muertas o desaparecidas a extranjeras, está dado de baja, pero no el negocio, ya que diferentes páginas, relacionadas con esa red virtual continúan abiertas.

Artículos Relacionados

…LO DECIMOS EN CINCO PÁRRAFOS

Arceus

COSMIN NICOLAE: SOCIO Y CÓMPLICE PRINCIPAL DE TUDOR

Yael Lizama

ORDENA TEQROO SANCIONAR A LAURA BERISTAIN

Bombón

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: