Hoy Escribe Pablo Cabañas Díaz

OTRAS INQUISICIONES

Pablo Cabañas Díaz/Sol Quintana Roo

Grandes maestros de México: Thomas Baillie MacDougall

Thomas Baillie MacDougall (1895[6?]-1973), conocido popularmente en Tehuantepec, Oaxaca como «Don Tomás», nació en la Isla de Bute en Escocia el 9 de diciembre, el año de su nacimiento permanece en duda entre 1895 o 1896. Durante su juventud estudió en el Jardín Botánico de Manchester; en 1920 curso agronomía forestal en Syracuse en el New York State College of Agroforestry.  En 1930, se nacionalizó como ciudadano de los Estados Unidos de América. De acuerdo con los registros encontrados en sus diarios de campo, en ese año y el siguiente tuvo la oportunidad de que su sueño de explorador se realizara, al visitar los estados de Veracruz, Oaxaca y Chiapas. En este siglo, su obra ha sido rescatada por la reconocida especialista mexicana María de Lourdes[PC1]  Rico-Arce.

En las cuatro décadas subsecuentes, cada diciembre regresaba y colectaba en las selvas y bosques de coníferas de Oaxaca: principalmente los distritos de Juchitán, Putla, Tehuantepec y chimalapas fueron de los sitios favoritos de colecta, debido a la exuberancia en especies tanto animales como vegetales. Se mudó de forma permanente a Oaxaca, en donde residió hasta su muerte en 1973. MacDougall se maravilló de tal manera de México y de su exótica belleza, que en 1959 decidió convertirse en ciudadano mexicano. En sus diarios de campo hacía anotaciones de una manera no convencional, como lo hacen los colectores botánicos o zoólogos de nuestros días. Debido a su interés en especies animales y de plantas ornamentales, llevaba a cabo una numeración independiente para cada clasificación utilizando un prefijo; por ejemplo, A para las Cactaceae, S para colecta de semillas, ch para las palmas, H para material de herbario, entre otros. 

Sus diarios de campo, se encuentran en la biblioteca del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York (MAHN), registran información relativa a algunos casos en los que él no fue el colector directo, sino los habitantes de la región quienes le proporcionaban el material biológico diverso, como lagartijas, serpientes, anfibios, aráceas, orquídeas. MacDougall intercambiaba estos materiales por objetos que los habitantes no conseguían fácilmente, ya que en aquellos tiempos y en esos lugares, el dinero significaba menos que los ‘tesoros’ apreciados, como eran las barras de chocolate «Carlos V», medias, velas, cigarrillos.  MacDougall averiguaba la localidad exacta de procedencia de los organismos y lo registraba en sus notas de campo.

Sus colectas documentadas fueron entre 1936 a 1971, en los estados de Veracruz, Oaxaca y Chiapas, donde trabajó acompañado de sus tres «muchachos»: Chico (Francisco Ortega Martínez), Juan Ramírez Vigueño y Cipriano Martínez, pobladores locales oaxaqueños del Istmo de Tehuantepec. A su vez, la información de la base de datos, que está basada en datos de sus libretas de campo, indica que los años de mayor productividad como colector de plantas, fueron 1963, 1964, 1967 y 1971, en los estados de Oaxaca y Chiapas.

MacDougall fue autor de notas, especies y géneros, principalmente de cactáceas y begoniáceas, pocas veces como único autor y más frecuentemente en colaboración con personajes como Richard Alden Howard, del Arnold Arboretum en Harvard University , en lo referente a plantas y, en el caso de animales, los anfibios con Edward H. Taylor , reptiles con Hobart Smith y mamíferos con George G. Goodwin ; todos ellos, curadores asociados a los Museos de Historia Natural en Illinois y en Nueva York;  Miguel Álvarez del Toro del Instituto de Historia Natural en Chiapas , fue también muy amigo y colaborador de MacDougall. Dos años antes de su muerte se publicó The Chima Wilderness, donde describe la belleza de los lugares del trayecto entre el Istmo de Tehuantepec y la región de los Chimalapas. El itinerario que inició en Santa María Chimalapa y el Río Corte, continúa hasta Cerro Atravesado, Cerro Azul y Río Ostuta. Edward Johnston Alexander, especialista y propagador de cactáceas del Jardín Botánico de Nueva York, después de jubilarse, se dedicó arduamente al estudio de las colectas de MacDougall. En virtud de los numerosos géneros y especies descritos por Alexander, MacDougall fue galardonado en Albuquerque, Nuevo México, en mayo del 1967, con el Fellow Award,que otorga la Sociedad de Cactáceas y Suculentas de los Estados Unidos de América (CSSA, por sus siglas en inglés), por su labor como colector y descubridor de plantas nuevas para la ciencia.

Artículos Relacionados

EPISTOLARIO

Morocha

EPISTOLARIO

Eduardo Arias

CIRCUITO CERRADO

Información

Deja un Comentario