Nacionales Narcotrafico

OTRO “CHAPO”: DISPUTA EL CÁRTEL A “LOS CHAPITOS”

ESPECIAL

*“El Chapo Isidro”, ex gatillero del “Chapo” enfrenta a los Guzmnán

*Se alicó con “El Mochomito”, sobrino del “Chapo” Guzmán

*Atacó la hacienda de la madre del “Chapo” y la obligó a huir

*EU lo exhibe como uno de los sucesores del líder del Cártel de Sinaloa

Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

Ciudad de México.- El martes 14 de junio de 2016, en la ranchería La Tuna, municipio de Badiraguato, en pleno corazón del santuario del “El Chapo” en Sinaloa, al menos un centenar de sicarios, armados hasta los dientes, irrumpieron en la finca de María Consuelo Loera Pérez, madre de Joaquín Guzmán Loera.

El golpe no fue improvisado, Tres días antes, desde el sábado 11, decenas de camionetas blindadas llegaron a Badiuraguato con hombres fuertemente armados. Cortaron líneas telefónicas, internet y todo tipo de comunicación. Bloquearon entradas y salidas de la localidad y después entraron a sangre y fuego a la hacienda.

Iban en busca de Aureliano Guzmán, “El Guano”; hermano del “Chapo”, pero no lo encontraron; sin embargo, sí mataron a ocho de los guardaespaldas e hicieron que la madre del “Chapo” se viera obligada a huir de su finca para no ser asesinada.

Los pistoleros del “Chapo” Isidro y del “Mochomito”, permanecieron en el poblado una semana, advirtiendo con matar a quienes se negaran a abandonar la localidad y ayudaran a los Guzmán. Ninguna autoridad se presentó mientras los pistoleros estuvieron en la zona. Un promedio de 300 familias tuvieron que emigrar y la señora Loera regreso hasta semanas después del ataque.

La agresión, sin precedentes en el estado de Sinaloa, la había encabezado “El Chapo”, pero no Guzmán, sino Isidro Meza Flores, “El Chapo” Isidro, alìado con Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito”, hijo de Alfredo Betrán Leyva, “El Mochomo” e irónicamente, sobrino de
Joaquín Guzmán Loera.

Esa toma del poblado de La Tuna y rancherías aledañas, confirmó la presencia del “Chapo”, que al igual que su homónimo, es de baja estatura, regordete y hasta bonachón, nacido también en Sinaloa, pero 25 años después que “El Chapo” Guzmán.

Paradójicamente, Isidro Meza fue durante un tiempo gatillero a sueldo de Joaquín Guzmán, entonces jefe del Cártel de Sinaloa y ahora es el rival más fuerte para apoderarse del liderazgo de la organización y de todo el territorio.

Pobladores de La Tuna dijeron: “Un gordo chaparro, que disparaba como loco, gritaba que dónde estaba “El Guano” y la señora Consuelo, como no los encontraron se llevaron todo lo de valor, hasta motocicletas,
coches y camionetas”.

Antes de irse, advirtieron a los pobladores que sería mejor que se fueran porque las cosas no habían acabado, “vamos a regresar por “El Guano”.

Los sicarios del “Chapo” Isidro, colgaron mantas en inmuebles de diversas comunidades, en las que advertían a la gente que mejor abaldonara el lugar, “vamos por los Guzmán y no queremos que mueran
inocentes, así que mejor váyanse”.

Otros de los lugareños, dijeron que la familia de “El Chapo” Guzmán, había abandonado el pueblo apenas la tarde del martes 14, es decir sólo unas cuantas horas antes del atentado.

Los hechos fueron comunicados oportunamente al entonces secretario de Seguridad Pública de Sinaloa, Genaro García Castro. Dijo que por la hora y el riesgo de subir a la sierra en esas condiciones, esperarían hasta el día siguiente, para formar un grupo de elementos, pero antes pediría ayuda a la Secretaría de la Defensa.

El recorrido de Culiacán hasta el poblado de La Tuna, en un camino escarpado por la sierra, es de aproximadamente seis horas y no existe ningún tipo de comunicación, ni es posible llegar por aire; forzosamente tiene que ser por tierra y a lomo de caballo.

Los sicarios del “Chapo Isidro” permanecieron más de una semana en ese lugar y nadie llegó.

Reportes policíacos señalaron que al menos 300 familias de los poblados de La Tuna, Arroyo Seco y La Palma, entre otros, tuvieron que abandonar sus casas por la inseguridad, ante las frecuentes balaceras en más de una semana que dejaron muertos, a los que ellos mismos tuvieron que sepultar, además de heridos y desaparecidos.

Para expertos en narcotráfico, el asalto a la casa de la señora Loera Pérez, en vísperas que el capo estaba a punto de ser extraditado a Estados Unidos, era una clara señal del fin “Chapo” Guzmán para dar paso al otro “Chapo”.

Versiones de medios locales y señalamientos de autoridades municipales y estatales, señalaron al Cártel de los Beltrán Leyva como los responsables del desafío a “El Chapo” Guzmán, pero liderado ya por “El Chapo” Isidro.

Comentaron que lo que queda del Cártel de los Beltrán no está dirigido por ninguno de los hermanos, sino por Isidro Meza Flores, “El Chapo” Isidro, auxiliado por Alfredo Beltrán Guzmán,“El Mochomito”, sobrino
del “Chapo” Guzmán.

Trascendió que lo habría desencadenado el ataque contra la madre del “Chapo” Guzmán, fue el asesinato de Ernesto Guzmán Hidalgo, abuelo paterno del “Mochomito”, ocurrido en abril del 2015, y a quien habría
ordenado matar “El Guano”, al considerarlo “no confiable”.

Guzmán Hidalgo fue ejecutado junto con su guardaespaldas, Raúl Astorga. Sus cuerpos, con visibles huellas de tortura (a Guzmán Hidalgo le cortaron los dedos índices de ambas manos y se los metieron
a la boca), se localizaron en la comunidad de Bacacoragua, localidad donde nació Carlos Beltrán Araujo, padre de los Beltrán Leyva.

Pero la escalada de violencia no comenzó con la incursión a la casa de la señora Loera Pérez, sino desde la recaptura del “Chapo” Guzmán, fecha en que las ejecuciones en Sinaloa tuvieron un repunte significativo.

En enero y febrero de 2015 hubo 148 homicidios, mientras que en el mismo lapso pero del 2016, fueron más de 250, lo que ubicó entonces a dicha entidad con el mayor número de muertes violentas relacionadas
con el crimen organizado.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, señala la rivalidad entre Chapo Isidro y el Chapo Guzmán, como la causa principal de un incremento de casi el 100 por ciento en asesinatos relacionados con el trasiego de drogas.

HISTORIAL DEL “CHAPO” ISIDRO

Isidro Meza Flores “El Chapo Isidro”, nació el 9 de junio de 1982, en el municipio de Guasave y en unos cuantos años escaló una posición que lo ubicó, según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, como el
rival más peligroso para “El Chapo” Guzmán.

Se trata de una figura relativamente nueva en el mundo de las drogas, que se maneja con bajo perfil, pero que comenzó a operar en las filas del narcotráfico a finales de la década de los noventas

Informes de la DEA de los EU y de la Subprocuraduría Especializada en Investigaciones contra la Delincuencia Organizada (SEIDO), señalan que comenzó su carrera criminal siendo meor de edad, con pandilleros dedicados al robo de autos, autopartes y asaltos.

Como lo obtenido le parecía insuficiente, busco la relación con los hermanos Arturo, Alfredo y Héctor Beltrán Leyva, primos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, que ya se habían aliado con su pariente que entonces era ya uno de los jefes del Cartel de Sinaloa.

Esa alianza sólo duró unos cuantos años, pues cuando “El Mochomo” fue detenido en 2008, se produjo una violenta ruptura entre «El Chapo» Guzmán y los hermanos Beltrán, que culparon a su primo de haber entregado a Alfredo.

Los Beltrán se separaron del “Chapo” Guzmán y Meza Flores, que aún no se ganaba el mote del “Chapo Isidro” se fue con los Beltrán, al igual que Édgar Valdéz Villarreal, “La Barbie”, a quien Arturo había llevado
con “El Chapo” Guzmán que lo hizo su jefe de sicarios.

Posteriormente se daría la muerte de Arturo, líder de Los Beltrán, y las detenciones de los demás hermanos, con lo que Isidro Meza fue escalando posiciones hasta erigirse como jefe de la organización de Los Beltrán y en el enemigo más fuerte de los Guzmán.

Reportes de inteligencia indican que Isidro era la mano derecha de Héctor Beltrán Leyva, “El H” y que fue un sicario de alto nivel para el cártel, como jefe del grupo «Los Mazatlecos» con los que ayudó a Los Beltrán a mantener el control de buena parte del estado de
Sinaloa, a pesar de los continuos enfrentamientos con la gente del “Chapo” Guzmán.

“El Chapo Isidro” y su grupo se habrían enfrentado con una célula del Cártel de Sinaloa llamada «Los Ántrax», a la que vencieron, lo mismo que a otros gatilleros de Guzmán Loera en un tiroteo en Tubutama, Sonora.

En el puerto de Mazatlán, las ejecuciones, extorsiones a empresarios, secuestros y ataques a negocios se recrudecieron. Las autoridades identificaron a células delictivas ligadas al grupo de Los Mazatlecos, como presuntos responsables.

En noviembre de 2011, se descubrieron vínculos entre Meza Flores y 32 agentes corruptos de la policía en Ahome, Sinaloa, al tiempo que fue relacionado con el asesinato de 16 personasm cuyos cuerpos, calcinados, fueron encontrados en camiones en Culiacán.

Su creciente influencia en el estado de Sinaloa, originó que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en enero de 2013, clasificara a la red del “Chapo” Isidro como una organización de tráfico de drogas.

Para el gobierno de la Unión Americana, “El Chapo Isidro” ha estado traficando grandes cantidades de droga, principalmente cocaína y heroína, desde el 2000, operando desde Guasave.

“El Chapo” Isidro controla ranchos en los que se produce marihuana y amapola, a la vez que dirige un grupo denominado la «Oficina», con presencia en Baja California Sur, donde ha protagonizado enfrentamientos con grupos rivales, desatando una violenta lucha por el control de la plaza.

De acuerdo a reportes de inteligencia, el grupo está compuesto por miembros procedentes de la Familia Michoacana, Los Zetas, el Cártel del Golfo y de Los Beltrán Leyva y han asesinado a docenas de
traficantes de drogas locales, en Los Cabos, Baja California Sur.

También se dice que ha incorporado a elementos de las policías locales y de otras corporaciones a su organización, lo que le ofrece cierto nivel de protección a través de sobornos en sus áreas de operación.

En el 2010, hubo un operativo del Ejército en Choix, Sinaloa, para detenerlo. En esa acción murieron dos soldados y 12 hombres de su grupo, pero él logró escapar.

Una de las tiendas, propiedad del entonces gobernador Mario López Valdez, denominada ferretería “Malova”, ubicada en la calle Sánchez Celis, de Mazatlán, fue objeto de un ataque a tiros e intento de incendio, en enero de 2012, en cuyos hechos dos empleados resultaron heridos de bala.

López Valdez se vio obligado a adquirir vehículos Tiger, de fabricación israelita, dotados de blindaje para los policías, así como equipar a las unidades con fusiles de asalto.

La madrugada del 27 de abril de 2011, un convoy de más de 20 camionetas con hombres armados penetró en Guamuchil y disparó contra la fachada de las oficinas de la policía, ubicadas en el edificio del Ayuntamiento, en donde fueron destruidas 10 patrullas y acribilladas
cuatro personas.

En su huida se toparon con sus rivales, con los que mantuvieron una larga persecución que culminó a la altura de la comunidad del Burrión, Guasave, con un saldo de tres muertos.

El nombre del “Chapo Isidro” volvió a surgir en las investigaciones abiertas por la Procuraduría de Simaloa, en mayo de 2011, al ser emboscado un convoy de policías en el poblado de Guayparime. En el ataque murieron siete agentes.

Con la captura de Carlos Fernando Dark Romero, uno de los miembros de su grupo delictivo, en un hotel de Los Mochis, se confirmó que el jefe del grupo era “El Chapo Isidro”.

La escena se volvió a repetir el 15 de julio de 2011, cuando hombres armados atacaron a los escoltas del secretario de Seguridad Pública, Francisco Córdova.

En ese hecho, 12 de ellos fueron masacrados al no contar con el apoyo de Seguridad Pública de Guasave, cuyos mandos no respondieron a los llamados de auxilio.

La disputa más sanguinaria por las zonas de cultivo y tráfico de marihuana y amapola, que arrojó un saldo de 32 muertos en cuatro días, ocurrió en la zona serrana de Choix, la noche del 28 de abril de 2012, donde la violencia ha desplazado a 25 mil personas en los últimos
cinco años.

La violencia que se recrudeció en los municipios serranos, generó un éxodo de mil 203 familias, sobre todo de Badiraguato, Choix, Mocorito, Culiacán, San Ignacio y Concordia.

La clasificación de Estados Unidos respecto al “Chapo “Isidro”, demostró la existencia de sus actividades e indicó que su influencia está creciendo y ahora tras la extradición del “Chapo Guzmán”, es factible que asuma el liderazgo de la organización, que disputa ferozmente a Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, así como a su medio hermano, Ovidio Guzmán López.

El documento de la Unión Americana cita a las empresas Autotransportes Terrestres, la gasolinera Auto Servicios Jatziry y constructora Jatziry, formadas, junto con sus padres, esposa y hermana, en la ciudad de Guasave, como unos de sus centros de operaciones para el
lavado de dinero.

Los negocios de combustible y la constructora, aparecen en el padrón de proveedores del ayuntamiento de Guasave desde hace años.

En la administración del alcalde de Guasave, Jesús Burgos (2008-2010), se documentó que la constructora Jatziry recibió un contrato de ejecución de cinco obras del ramo 33, en San Rafael.

Sobre la asignación de las obras de dispensarios médicos, Burgos sólo estableció que se había actuado de buena fe, puesto que las obras fueron concursadas y como ayuntamiento sólo requiere a sus prestadores
de servicios presentar la documentación que acredite la empresa.

Sin embargo, el gobierno de Sinaloa no comparte la clasificación del gobierno norteamericano y lo considera sólo como cabeza de un sólo grupo delictivo.

Gerardo Vargas Landeros, quien fuera secretario general de Gobierno de Sinaloa, lo definió como jefe de una organización delictiva a la que se combate con energía desde hace años, pero no le concede la importancia como para ocupar el liderazgo del Cártel de Sinaloa.

Así, paulatinamente, “El Chapo Isidro” ha dejado el bajo perfil para darse a conocer como un hombre sanguinario, cuya estela de violencia obligó a la Fiscalía General de la República, apoyada por inteligencia
militar, a investigar quién es el que ahora es clasificado por Estados Unidos como el rival más fuerte de Joaquín Guzmán Loera en su propia tierra.

Pese a tales antecedentes, la señora Angelina Flores Apodaca, madre del “Chapo Isidro”, en una entrevista radiofónica, negó todas las imputaciones en las que la involucran a ella, a su esposo, Fausto Isidro Meza Angulo; a su hija, Flor Ángel; a su nuera, Aracely Chan
Inzunza y a sus tíos, Salomé, Pánfilo y Agustín, con las actividades ilícitas del “Chapo” Isidro.

Artículos Relacionados

EL COVID-19 AVANZA SIN PIEDAD, EN YUCATÁN

Erik Luna Arguelles

DETIENEN A MIEMBROS DE UN CÁRTEL Y LES DECOMISAN GRANADAS, BOMBAS Y ARMAMENTOS, EN GUANAJUATO

Erik Luna Arguelles

MUERE UN ABUELITO EN EL METRO DE LA CDMX

Alonso Cabrera

Deja un Comentario