*Con el acuerdo entre contrabandistas y autoridades locales, de un pago de 700 mil pesos mensuales, los “empresarios” asiáticos e hindúes han comenzado a sacar sus productos ilegales como cigarros y licores, igual que lo hicieron al inicio de la pandemia

*Cuentan con el apoyo de los Customs de la zona libre de Belice, quienes se encargan de acercar la mercancía a la orilla del río Hondo y de ahí es cruzada a territorio mexicano en canoas por los ‘hormigas’

*Los trabajadores contratados para esta actividad reciben un pago de entre 2 mil y 2500 pesos por noche trabajada y su labor es nada más cruzar la mercancía y resguardarla en las bodegas existentes en Subteniente López

STAFF SOL QUINTANA ROO

Chetumal. – Al menos son veinte grupos de fayuqueros los que operan en la zona libre de Belice, quienes se dedican al trasiego de ropa y otros artículos, así como  cigarros y licores, quienes ‘trabajan’ con empresarios asiáticos e hindúes, quienes, tras el cierre de la frontera México-Belice respetaron los dos primeros meses de cuarentena por el Coronavirus, pero reiniciaron sus actividades a finales del mes de mayo para surtir a sus clientes y así evitar pérdidas millonarias.

Esta acción llegó a buen acuerdo la semana pasada, de un pago de 700 mil pesos por mes por las negociaciones entre un alto funcionario de la Fiscalía General del Estado y contrabandistas. Así que desde ahora, las actividades ilícitas aumentarán en la llamada zona cero del contrabando.

Los empresarios asiáticos e hindúes han comenzado a sacar sus productos ilegales como cigarros y licores, igual que lo hicieron al inicio de la pandemia. Cuentan con el apoyo de los Customs de la zona libre de Belice, quienes se encargan de acercar la mercancía a la orilla del río Hondo y de ahí es cruzada a territorio mexicano en canoas por los ‘hormigas’.
Los trabajadores contratados para esta actividad perciben un pago de entre 2 mil y 2 mil 500 pesos por noche trabajada y su labor es nada más cruzar la mercancía y resguardarla en las bodegas existentes en Subteniente López.

TRABAJO ILEGAL

De acuerdo a información proporcionada por los propios ‘hormigas’, sus patrones les llamaron para iniciar actividades, lo que fue un alivio para ellos que estaban padeciendo la falta de trabajo.

En entrevista realizada por Sol Quintana Roo a un par de trabajadores fayuqueros se logró averiguar que cada personaje de estos se “fleta” –como dicen ellos mismos- toda la noche por una paga de entre 2 mil a 2 mil 500 pesos.

“Como está la situación hay que meterle a todo y con este sueldo me ayudó demasiado, sobre todo, por cómo están las cosas”, agregó Paulo, “muchos de nosotros estábamos endeudados con el patrón o en su casa perdimos parte de nuestras cosas ya que empeñamos hasta televisores y alhajas para sobrevivir”.

La jornada de los ‘hormigas’ inicia a las 6 de la tarde, los que viven en Chetumal deben viajar mucho antes para estar en el punto de reunión a la hora indicada de lo contrario quedan fuera de la ‘jugada’.

“Nos vamos al final del pueblo (Subteniente López), de ahí recibimos indicaciones, mi grupo se encarga de cruzar puro cigarro, cruzamos el río nadando, empujando los cayucos al otro lado donde ya están las cajas listas, debidamente empaquetadas para evitar que se mojen; las subimos a los cayucos y retornamos al lado mexicano donde otros se encargan de subir los paquetes a las camionetas para luego llevarlas a las bodegas”, dijo el informante.

Cuestionado sobre la presencia de navales a escasos 500 metros de donde realizan esta actividad, dijo desconocer si reciben su ‘mochada’ porque no son molestados, y cuando observan salir una patrulla marítima se esconden en los arbustos, pero sin mayores problemas.

Del otro lado, en la zona libre de Belice si hay ayuda de los Customs o aduaneros, quienes se encargan de llevar en vehículos la mercancía hasta la malla perimetral y la cruzan por un agujero para que los hormigas puedan laborar sin complicaciones.

Así como este grupo se dedica al trasiego de cigarros cerca de ahí otros pasan de contrabando un gran número de cajas de licor, y otros, fayuca en general.

Todo esto se realiza en un horario de 6 de la tarde a 5 de la mañana, tiempo en el que soportan las inclemencias del tiempo, así como nubes de insectos, en su mayoría mosquitos, pero deben soportar para poder llevar el sustento a sus familias ya que a la semana reciben entre 5 mil a 7 mil 500 pesos de pago, pues existen semanas que son llamados a trabajar hasta por tres días y otras solo dos.

El informante, subrayó, que de los 20 grupos que existen, el más ‘pesado’ es el de Valerio quienes tienen convenios con los aduaneros y cruzan su mercancía de manera ‘legal’ y en grandes cantidades, ya que este fayuquero al menos a la semana despacha hasta dos tráileres como principal destino Yucatán, Campeche, Tabasco y el Distrito Federal.

“Muy poca gente quiere trabajar con Valerio, porque es mala paga, además que está ligado a un cártel y trafican con droga, lo que pone en riesgo a quienes trabajen con él”, acotó Paulo.

Anuncios

Dejar respuesta