Portada

REAPARECEN LOS CABAÑAS

*Familiares de “El Monstruo” Carlos Cabañas Catzin, radicados en el poblado de Ucum son quienes introducen la marihuana proveniente de Candelaria, Campeche al sur de Quintana Roo

*De acuerdo con autoridades utilizan caminos estatales para comunicar a Xpujil y Calakmul, Campeche, con El Cibalito y de ahí a Ucum para evitar los filtros militares, policíacos o a la Policía Federal

STAFF SOL QUINTANA ROO

Chetumal. – La marihuana que ingresa a Quintana Roo proviene de Candelaria, Campeche, los narcotraficantes usan caminos estatales cercanos a la frontera con Guatemala hasta llegar al municipio de Calakmul y de ahí tomar la ruta hacia la ribera del Río Hondo hasta Ucum, donde es almacenada y posteriormente distribuida.

De acuerdo con autoridades, la familia Cabañas, parientes de quien fue considerado como el zar de la droga en el sur de la entidad, Carlos Cabañas Catzin, son quienes se dedican a esta actividad.

La ruta es algo sinuosa lo que les lleva un viaje de 8 a 10 horas, saliendo de Candelaria, pasando por Reforma hasta Nuevo Coahuila, la reserva de Calakmul pegado a la frontera con Guatemala, hasta llegar a Xcan, de donde tomen el camino hacia El Cibalito, donde evitan pasar por la base militar de la Compañía de Infantería Encuadrada número 25 de Campeche.

Y de allí a Tres Garantías para salir por Álvaro Obregón y así incorporarse al camino de la ribera del Río Hondo para llegar hasta Ucum donde almacenan la droga y luego la distribuyen a todo Quintana Roo.

Los narcotraficantes usan caminos donde no existe vigilancia policíaca y militar, aunque en ocasiones deben usar el tramo federal para abastecer combustible, de inmediato vuelven a su ruta, aunque en ocasiones son detenidos por la Policía Federal, como el caso de dos personas que la madrugada del 29 de junio de este año fueron detenidos en la alcaldía de Nicolás Bravo, hasta donde acudieron para cargar combustible.

Cuando Noé y Javier regresaban para tomar el camino a Caobas pasaron por donde policías federales del Grupo Antiasalto que se instalaron a la salida de Nicolás Bravo y al inspeccionar la camioneta en la que viajaban descubrieron paquetes envueltos en cinta canela, en total 56 paquetes con marihuana que iba oculto debajo de un cargamento de naranjas, con un peso total de 55 kilogramos.

Dijeron que trabajar para la familia Cabañas de Ucum, y aunque colaboraron con la autoridad fueron vinculados a proceso 20 días después al hallar un juez federal elementos suficientes para juzgarlos por delitos contra la salud en su modalidad de narcotráfico.

La noche de ayer miércoles, cuatro sujetos que habían logrado la travesía antes señalada, y ya casi a punto de llegar a Ucum, quizá vencido por el cansancio el conductor de una camioneta gris tipo pick up al bajar la pendiente e ingresar a la comunidad de Sacxan, posiblemente dormitó al volante y terminó por subir la unidad al camellón de ese poblado.

Un par de minutos después, personal de la Guardia Nacional e Infantes de Marina del Batallón número 25 pasaron por ahí durante sus recorridos de vigilancia y se percataron del accidente.

Sin saber que se trataban de narcotraficantes se prestaron a ayudarlos para sacar la unidad, pero les llamó la atención un fuerte olor con las características de la marihuana, por lo que al levantar la lona que cubría la batea observaron los 36 paquetes de marihuana envueltos en cinta canela.

Por ello, los cuatro sujetos que viajaban abordo de la unidad fueron detenidos siendo consignados ante un fiscal del Ministerio Público Federal para las diligencias respectivas por delitos contra la salud en su modalidad de narcotráfico.

La familia Cabañas es pariente del que fuera conocido como el zar de las drogas del sur de Quintana Roo, Carlos Cabañas Catzin alias “El Monstruo”, quien fue detenido el 7 de febrero de 2013 durante un operativo de la Marina en su domicilio ubicado en avenida Benito Juárez con Camelias y Justo Sierra, donde se aseguró 45 kilogramos de cristal sintético y detenidas 7 personas más entre ellos su hermano Néstor.

Fueron liberados en el mes de julio de 2016 cuando un juez emitió sentencia absolutoria.

Pero, también el hermano mayor de “El Monstruo”, Luis Fernando Cabañas Catzin alias “El Tío”, cuenta con largo historial delictivo, y ligado al Cártel de Sinaloa, es mecánico automotriz y usaba esta actividad para guardar las apariencias.

“El Tío” estuvo en Playa del Carmen, donde se le relacionó con la ejecución del comandante de la Policía Turística de Solidaridad, Mario Enoc Gómez Frías, con clave Oberón en septiembre de 2011, así como del policía municipal de esa misma demarcación Alexis Morales Manuel, quien fue degollado con un cúter en diciembre de ese mismo año en el fraccionamiento Arrecifes.

El hijo de “El Tío” José Fernando también fue señalado de sus nexos con el Cártel de Sinaloa, además de pertenecer al sindicato de taxistas de Chetumal y sus actividades las realizaba a través del taxi que usaba.

Sin embargo, las autoridades federales continúan con las indagatorias para poder echarles el guante y ponerlos a disposición de un juez federal para su proceso correspondiente, ya que los detenidos últimamente solamente son sus empleados y quienes han aportado información valiosa para poder detener a esta familia de narcos que opera en Ucum.

Artículos Relacionados

¡CON FUTURO INCIERTO!

Arceus

SIN AVANCE, CASO MELGAREJO

LOS NIÑOS DE LA MAFIA

Lesmy Aurelia González Velázquez

Deja un Comentario