Hoy Escribe

RENUNCIA MEDINA MORA AL CARGO DE MINISTRO; ENFRENTARÁ ACUSACIONES POR TRANSFERENCIAS MILLONARIAS SOSPECHOSAS

Ricardo Ravelo/Sol Quintana Roo

Eduardo Medina Mora, exprocurador General de la República y ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación desde el año 2015, renunció a su cargo para hacer frente a las investigaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, que lo investiga por haberle detectado transferencias millonarias en sus cuentas que rebasan por mucho el monto de sus ingresos.

Esta historia inició a principios de este año, cuando el gobierno de Reino Unido lanzó una alerta roja respecto de algunas transferencias multimillonarias que hizo Medina Mora desde sus cuentas.

De acuerdo con las declaraciones que él hizo al Sistema de Administración Tributaria (SAT), sus ingresos ascienden a 26 millones 38 mil 256 pesos, una cantidad que es cuatro veces inferior a la suma de las transferencias por 903 mil pesos y 2.3 millones de libras esterlinas que envió desde sus cuentas de HSBC en México al mismo banco de Reino Unido y a los 2.1 millones de dólares que transfirió desde la misma institución financiera al HSBC de Estados Unidos, según los reportes de “actividad sospechosa” que detectaron la Agencia Nacional de Crimen británica y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

De la cantidad que Medina Mora declaró ante Hacienda en esos cinco años, ésta le autorizó deducciones totales por 41 mil pesos y pagó al fisco 8 millones 159 mil pesos por concepto de impuesto Sobre la Renta.

Sus mayores ingresos los reportó a partir de 2015, cuando fue nombrado ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ese año declaró tener percepciones por 5 millones 760 mil pesos; en 2016, por 6 millones 858 mil 701 pesos; en 2017, por 6 millones 868 mil 350 pesos, mientras que en los años 2013 y 2014, cuando se desempeñó como embajador de México en Estados Unidos dijo haber tenido ingresos por 3 millones 74 mil 951 pesos en el primer año y 3 millones 317 mil pesos en el segundo.

Lo que les pareció sospechoso a las autoridades –de ahí que la Unidad de Inteligencia Financiera emprendiera la investigación –es que de los 60 millones de pesos que él transfirió desde México al Reino Unido, ni los 43 millones que envió a Estados Unidos forman parte de sus declaraciones fiscales. Tampoco aparecen los ingresos que le pagó la empresa Compusoluciones, S.A. de C.V.

De acuerdo con el conteo realizado tanto en Estados Unidos como en México, el total de las transferencias realizadas por Medina Mora suman 103 millones de pesos, suma que no coincide con el total de sus ingresos, de acuerdo con la Unidad de Inteligencia Financiera.

Medina Mora fungió como procurador General de la República, fue embajador de México en Reino Unido y en Estados Unidos durante el gobierno de Felipe Calderón.

Cabe señalar que la investigación en contra de Medina Mora encendió las alarmas en el Poder Judicial, ya que generó escándalo, aunque no es el único que ha realizado trasferencias millonarias. Hay jueces y magistrados implicados en el mismo problema, a quienes les han detectado cuantiosas sumas de dinero que son injustificables.

La renuncia de Medina Mora como ministro es una medida congruente, pues habla de que el ahora exministro ha decidido enfrentar las acusaciones en su contra y emprender su defensa sin la investidura como ministro de la Suprema Corte.

Quiere decir que, si ha decidido defenderse, es que tiene elementos para hacerlo, argumentos para poder justificar ante las autoridades el origen de los dineros que transfirió a Reino Unido y a Estados Unidos.

De acuerdo con un análisis de este caso, es claro que Medina Mora enfrenta dos señalamientos muy directos: que ocultó información al SAT sobre esos ingresos y su origen y, por otra parte, que los montos –más de 100 millones de pesos –no coinciden con los ingresos que ha obtenido en los últimos años, según sus declaraciones.

Aquí caben muchas preguntas: ¿De dónde sacó Medina Mora esos recursos? ¿Son de origen legal? ¿Son producto de algún negocio? ¿Se trata de pagos por sobornos? De ser así, ¿Quién le pagó? ¿El narcotráfico? ¿Realizó algún negocio y sólo quiso ocultar esa fortuna para no pagar impuestos? ¿Recibió pagos por algún favor que realizó como ministro de la Corte? ¿Por qué lo ocultó?

Sin duda, el caso no huele nada bien.

Durante su paso por la Procuraduría General de la República Medina Mora no fue objeto de cuestionamientos por actos de corrupción, quizá el caso más polémico es que le otorgó un contrato millonario a una empresa de cómputo que instaló unos programas en la institución, para lo cual el trabajo no fue sometido a licitación.

De todas formas el manejo de esos recursos es de escándalo. Todas esas transferencias documentadas por autoridades mexicanas, británicas y estadunidenses suman en total 103 millones de pesos, una cantidad cuatro veces por arriba de lo que Medina Mora, primero embajador y luego ministro de la Corte, declaró como ingresos ante Hacienda y al SAT de 2013 a 2018.

Y si lo comparamos con los ingresos de 19 millones de pesos que reportó en 2015, 2016 y 2017, la proporción del dinero que mandó al extranjero supera casi seis veces sus ingresos de esos tres años.

Eduardo Medina Mora fue electo ministro de la Suprema Corte en 2015 por un periodo de quince años.

El dia de hoy, sorpresivamente, le entregó una carta de renuncia al ministro presidente de la Suprema Corte, Arturo Saldivar Lelo de Larrea, explicando sus razones.

El siguiente paso es que el presidente Andrés Manuel López Obrador nombre una terna, la envíe al Congreso y éste decidirá al sustituto de Medina Mora, quien a partir de este momento ha decidido defenderse ante los tribunales para justificar el origen de los dineros que transfirió tanto a Reino Unido como a Estados Unidos.

Es a Medina Mora a quien le corresponde probar el origen de su fortuna, pues de lo contrario estaría incurriendo en los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Con este caso, el gobierno de López Obrador ya ha exhibido a varios funcionarios que han ocultado sus fortunas. Uno de los escándalos más fuertes es el de Manuel Bartlet Díaz, quien ocultó una fortuna de 800 millones de pesos en propiedades.

Además, se detectó que el secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid también es dueño de doce empresas, con las que realiza negocios aprovechando sus influencias en el poder político.

El otro caso reciente es el de Diego Fernández de Cevallos, exsenador y excandidato presidencial, quien adeuda mil millones de pesos de impuesto predial en Querétaro.

Artículos Relacionados

EL SINIESTRO MANUEL BARTLETT

Ricardo Ravelo

LOS CAPITALES

Daniel Tuz

VENENO PURO

Daniel Tuz

Deja un Comentario