SAQUEA BERISTAIN CON OUTSOURCING

*Paga la presidente municipal de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete, contrato por más de 3 millones de pesos para sistema de cómputo a inútil dependencia

Redacción/Sol Quintana Roo

Solidaridad.- La edil saliente de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete, pagó tres millones de pesos a una empresa outsourcing para simular la creación e instalación de sistemas de cómputo.

Sin importar que la empresa Sogupro S.A. de C.V., estuviera en el ojo del huracán de las críticas más severas por su participación en actos de corrupción, la mal lograda aspirante para la reelección a la presidencia municipal de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete, la premió con el contrato de servicios DPM/ICTP/SER/011/2021.

Mismo que establece un pago de 3 millones de pesos por la instalación del “Servicio del Sistema de Control y Administración de Oficios (COFI)”, que de acuerdo al Anexo 1 del documento, se describe como la Parametrización y adecuación del sistema, en un primer paso; seguido de la capacitación a usuarios y finalmente la puesta en marcha y acompañamiento.

Sin duda, este contrato recuerda a otro similar donde antepone la contratación de un servicio de sistema informático para el desvío de dinero, como ya lo hizo con Geolander, que además tiene la similitud de haber costado la misma cantidad de 3 millones de pesos; aquél, por un supuesto saneamiento de cenotes que luego se dijo sería un sistema de información geográfica.

El contrato con Sogupro fue firmado el 6 de abril de 2021, mes y medio después se firmaría el de los cenotes, con gran similitud entre ambos, siendo la mayor, que como fue costumbre con Beristain Navarrete, siempre utilizó empresas fantasmas y/o factureras, en las que resultara casi imposible el constatar el cumplimiento de las obras o servicios por el cual se les contrató.

Como fue su costumbre con los acuerdos a los que dio el Visto Bueno la alcaldesa saliente, las encargadas de firmar el documento, fueron su tesorero municipal, Shelina Abigail Alonzo Alamilla y su oficial mayor Yazmín Janette Díaz Ojeda. en representación suya.

Por la empresa Sogupro SA de CV, el encargado de firmar fue Marco Antonio Montoya Pereyra en su carácter de administrador único; además de Rubén González Valverde, en su carácter de director de Nuevas Tecnologías de Información y Comunicaciones de Solidaridad, como administrador del contrato y quien tendrá que mostrar la existencia y manejo de dicho software millonario, cuando sea llamado a rendir cuentas sobre el mismo.

De acuerdo al contrato, éste menciona que Sogupro S.A. de C.V. es una sociedad mercantil legalmente constituida mediante la escritura pública 34,782 de fecha 9 de mayo de 2014 pasada ante la fe de la Notaría Pública número 20 en la ciudad de Santiago de Querétaro, Querétaro. Cuenta con el RFC SOG140509QB0 y el Registro del Padrón de Proveedores PV.-2535.

Señala estar adscrita al Registro Público de Comercio bajo el Folio Mercantil Electrónico 46591 en la misma fecha 9 de mayo de 2014, donde manifiesta como objeto social dedicarse al “Desarrollo, optimización, reparación, modificación de todo tipo de programas, redes y sistemas computacionales; la creación, modificación, optimización de todo tipo de páginas, medios y recursos de internet y en general cualquier desarrollo de recursos de software y hardware para cumplir las necesidades de los clientes y del mercado, asesorías, cursos, diplomas y en general la transmisión de conocimiento en materia informática al público general o a agrupaciones especiales”.

Como su domicilio fiscal indicó el ubicado sobre la carretera Cancún-Aeropuerto kilómetro 7.5, oficina 6 Colonia Cancún (Internacional de Cancún) entre carretera Tulúm-Cancún y Avenida Nazareth, Benito Juárez, Quintana Roo, C.P. 77569, el cual señala para los fines legales del contrato; y da el correo electrónico nmontoya@sogupro.com para la recepción de notificaciones.

Como dueños de la empresa aparecen Marco Antonio Montoya Pereira con el 40% de las acciones y como accionista mayoritario se tiene a José Fernando López Soto.

Como buena empresa de servicio en sistemas computacionales, se promociona a través de internet como una firma que otorga Soluciones Gubernamentales Profesionales (de ahí su nombre Sogupro), en la cual indica tener presencia ya en 7 estados a través de 32 dependencias gubernamentales a los que ofrece la instalación, configuración y soporte de programas que ayudarán a la armonización contable de las mismas.

Pero, considerando que ninguna instancia comercial podría tener una armonización de su capital con un pasivo (disfrazado de inversión) de entrada por 3 millones de pesos, ¿en qué podría beneficiar un software de este tipo a una instancia pública que para eso mantiene una nómina de administradores y contadores en su Secretaría de Finanzas?

Ojo, la compañía se jacta de tener presencia en 32 dependencias gubernamentales, pero por ningún lado es posible localizar copia de los supuestos contratos que den fe de ello. Es una sociedad supuestamente registrada en el estado de Querétaro, pero da como domicilio fiscal una rara dirección que la situaría cerca de la ciudad de Cancún.

Además, al investigar más sobre ella, no es posible encontrar más ligas que su supuesto portal que cualquier experto en sistemas computacionales podría lograr para demostrar la existencia digital de una empresa, más no física. Ni la página “Quién es Quién” tiene presencia de ella, pese a especializarse en llevar registro de empresas que celebran contratos con instancias públicas.

Pero vaya sorpresa, a Sogupro S.A. de C.V., Laura Beristaín Navarrete ya la había beneficiado vía el Instituto de la Mujer de Playa del Carmen, con 749 mil 500 pesos por la “Adquisición de licencia, soporte y mantenimiento del sistema para la operación, administración y gobierno de instituciones públicas Opergob”.

Programa que, dicho sea de paso, jamás entró en funcionamiento. Como siempre, solo en papel y en la mente de la edil.

Lo hemos repetido mil veces, ¿qué se podría esperar de los hermanos Beristain? Si los tres parecieran estar cortados con la misma tijera.

Y Laura Beristain vaya que dio fe de las malversaciones y actos de corrupción de los que son capaces y más teniendo en sus manos una pequeña cota de poder como fue el haberse servido como presidente municipal de Solidaridad.

Prueba de ello son otros contratos similares que otorgó por servicios no palpables, pero por los cuales erogó cantidades millonarias utilizando todas las instancias municipales a su cargo, y muchas veces en nombre del Instituto de la Mujer de Playa del Carmen, por medio del cual desvió millones de pesos desde su primer año de gobierno, así como premió a personas físicas que poca relación mantenían con la función del Instituto de la Mujer.

Entre las empresas y personas que benefició -según datos proporcionados vía Transparencia-, se tiene un pago por 750 mil pesos al Institute for Executive Education S.C. para la “Realización y presentación del diagnóstico sobre la percepción de la violencia de género en el municipio de Solidaridad”.

A la empresa L&R Empresarial Marketing y Consultoría S.A. de C.V. le dio 696 mil pesos por el “Asesoramiento e informe puntual en materia fiscal en la totalidad de los aspectos tributarios”.

Arte y Cultura Ser S.C. se llevó 179 mil 979 pesos por una “Presentación y función de gala de Sonia Amelio” en fecha 8 de Marzo.

Al Observatorio de la Gobernanza le pagó 172 mil pesos por la “Realización del protocolo en contención emocional dirigido a personas que atienden violencia de género”.

Una cantidad similar, 171 mil pesos se los dio a Innovación y Capacitación Intelectual S.C. por “Talleres, mesas de trabajo y asesorías sobre igualdad”.

Hasta por “Equipos de sistema y sonido”, pagó 38 mil 320 pesos a la firma Servicios Integrales en Informática S.A. de C.V. Mientras que a la Asociación Civil Círculo Social Igualitario le otorgó un monto de 50 mil pesos por “Talleres y pláticas en Derechos Humanos y Equidad e Igualdad”.

Incluso a la Universidad del Tercer Milenio S.C. le pagó unos 48 mil pesos por impartir “Cursos para el empoderamiento de las mujeres”.

Por si fuera poco todo lo anteriormente citado, Beristain Navarrete también pagó miles de pesos a personas físicas por la impartición de talleres y cursos. Estos pagos no fueron otra cosa más que regalos y favores a amigas suyas, otorgados con recursos públicos desviados a través del Instituto de la Mujer.

Al Observatorio de la Gobernanza para la Cooperación y el Desarrollo A.C., les pagó 172 mil pesos por la “Realización del protocolo en contención emocional dirigido a personal que atiende a víctimas de violencia”.

Para la sociedad Innovación y Capacitación Intelectual S.C., otorgó 171 mil pesos por talleres, mesas de trabajo y asesorías sobre igualdad.

Entre las personas físicas a las que benefició, se encuentran Miguel Alberto López Cocom, quien recibió 219 pesos por asesoría, asistencia y acompañamiento en materia jurídica en las brigadas y ferias de empleo.

A Mariana Belló, integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción del estado, le pagó 88 mil pesos por una supuesta “Capacitación en rutas críticas para la implementación de protocolos en materia de atención a víctimas de violencia de género”.

Sin embargo, Belló, es también integrante del Observatorio de la Gobernanza para la Cooperación y el Desarrollo A.C., donde adicionalmente cobró otros 172 mil pesos. Por lo visto no es mal negocio el impartir pláticas, aunque sea en cursos con poca asistencia.

Otra integrante del Comité de Participación Ciudadana de Quintana Roo, que se embolsó sus miles de pesos a nombre del Instituto de las Mujeres, fue Janet Aguirre Dergal, sobrina del Contralor del estado de Quintana Roo, Rafael del Pozo Dergal, aunque en los datos proporcionados vía transparencia no se precisó ni el trabajo realizado, ni lo cobrado.

La presidente de la Asociación de Relaciones Públicas de la Riviera Maya y Vicepresidente del Consejo Coordinador Empresarial, Merly Roció Mena Réndiz, también se embolsó su parte: 64 mil pesos por la impartición de conferencias.

Por “Servicios de estrategia en internet para dar a conocer los servicios del IMM y publicación de eventos”, Fernanda de los Ángeles Galván Lino, cobró la friolera de 199 mil pesos.

La lista de empresas, sociedades civiles y personas físicas que recibieron dispendios de la edil saliente continúa, por lo que las cifras de dinero regalado y desviado por Laura Beristain es larga. Esta fue solo una pequeña muestra de dinero desviado a través de una sola instancia municipal.

Ya será tarea titánica de la próxima presidente municipal de Solidaridad, el investigar con lupa cada uno de los contratos otorgados a fin de fincar las responsabilidades correspondientes.

Deja una respuesta

Botón volver arriba