Reportajes Especiales Retropolicíaca

LA OPERACIÓN “MILAGROSA”

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

(Parte dos de siete)

Para la celada tendida por guerrilleros y estudiantes extremistas el miércoles 2 de octubre de 1968, los González Guardado decidieron actuar desde su domicilio, Guillermo se ocultó en su departamento y Jesús lo hizo, con su grupo, en las afueras del inmueble.

Desde ahí confirmaron la llegada del Ejército y los granaderos, los militares arribaron caminando por la Calzada de Nonoalco y Prolongación de San Juan de Letrán; otros, por el sendero de subida colateral a la Vocacional 7, también en formación y caminando.

Entre tanto, los otros comandos de seguridad se instalaron, uno en un jardín cercano a Relaciones Exteriores y otros en la explanada de las banderas, ubicada como a cuatro metros de altura, en relación con el nivel de Prolongación de San Juan de Letrán, ahora Eje Central Lázaro Cárdenas.

El alto mando del Ejército se instaló con calma en el túnel —existente todavía— que llevaba a la Vocacional 7 y daba un acceso cómodo a la Plaza de las Tres Culturas. Con aparatos de intercomunicación los González Guardado informaban a los demás comandos sobre la ubicación de los jefes militares.

En el departamento de los González Guardado también estuvo el líder sinaloense Sóstenes Tordecillas Bagazuma, esa tarde mató de un tiro en la cabeza al socorrista de la Cruz Roja, Antonio Solórzano Gaona (pariente de dos toreros famosos), quien se encontraba cerca de un transporte de Bomberos, próximo al jeep desde donde el general José Hernández Toledo habló con megáfono a los asistentes al mitin, para que se retiraran en paz, pues no se permitiría una marcha programada para “recuperar las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional, en el Casco de Santo Tomás”.

Al recibir el balazo, Antonio no falleció instantáneamente, fue trasladado de emergencia al hospital de la benemérita institución, en una ambulancia dónde se intentó salvarle la vida.

El joven socorrista falleció poco después y su nombre no fue incorporado en la lista de honor del salón de caídos en cumplimiento de su deber, porque según los directivos de la Cruz Roja, “ese día estaba de descanso”.

Guillermo González Guardado derribó de tres balazos por la espalda al general José Hernández Toledo, quien soltó el megáfono y alcanzó a ver cómo era abatido un soldado. Una de las balas se fragmentó en 21 esquirlas y el general consideró que sus días habían terminado, cuando fue apoyado para que no cayera desde lo alto del jeep donde se encontraba de pie.

En una operación calificada como “milagrosa”, en el Hospital Central Militar, el general José Hernández Toledo fue arrebatado a la parca y, al recuperarse, fue comisionado inicialmente en la lucha antidrogas, en instalaciones de Badiraguato, Sinaloa.

El tiroteo fue iniciado en el edificio Chihuahua por el universitario capitalino José Carlos Andrade Ruiz, quien dijo que al llegar los militares, los ametralló por “estupidez y hombría”. Del otro lado de la plaza, José Hernández Toledo, un soldado y el socorrista Solórzano cayeron alcanzados por balas de los francotiradores y brigadistas “de seguridad”.

Los organizadores de la trampa utilizaron los servicios de niños de Primaria, uno de los cuales fue filmado por el cineasta Servando González (“Viento Negro”) quien grabó lo sucedido el 2 de octubre de 1968, al mando de dieciséis camarógrafos, aparentemente por instrucciones precisas del licenciado Luis Echeverría Álvarez, secretario de Gobernación.

El niño no podía ver a los asistentes al mitin, era bajo de estatura, elevaba los pies, pero le era imposible apuntar, “así que con una metralleta disparó a ciegas contra la multitud, la sacaba por arriba del barandal en el edificio Chihuahua, levantando los brazos”, declaró en su oportunidad Servando González, quien dijo que las películas (de ocho cámaras distribuidas en puntos elevados de Tlatelolco) fueron entregadas a un presunto militar, quien pagó elevada cantidad en efectivo, poco antes de llevárselas con destino desconocido.

Artículos Relacionados

PEDRO INFANTE “TOREÓ” A LA MUERTE

Arceus

GUERRA ENTRE CÁRTELES

Bombón

PRESAGIOS MORTALES

Arceus

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: