SIN JUSTICIA, CASO ADDISBEL

*Se cumplen 2 años y nueve meses desde que la cubana Addisbel Pupo Núñez fuera brutalmente golpeada por su expareja, aún se espera justicia por la FGE 

*El caso estuvo a punto de contaminarse políticamente cuando la senadora Marybel Villegas lo llevó hasta las tribunas del edificio ubicado en Reforma, donde condenó y hasta simuló llorar 
       
Redacción/Sol Quintana Roo
     
Chetumal.- Este mes de septiembre se cumplen 2 años y nueve meses desde que la cantante de origen cubano, Addisbel Pupo Núñez, fuera brutalmente golpeada por su expareja sentimental, Rolando Castro Santeliz (a) “El Rolo” y la Fiscalía General de Quintana Roo (FGE) no ha impartido justicia en el caso. 

Luego de la golpiza de su expareja, Addisbel Pupo Núñez estuvo cercana a la muerte, quedó prácticamente sin dientes y con serias lesiones en los ojos, desprotegida por la ley, desamparada y a su suerte. 

El hecho conmovió a los quintanarroenses por la saña con que fue realizado y porque las autoridades actuaron en favor del hijo del dueño del restaurante “Forasteros”, quien sigue libre y prófugo. La autoridad solamente se ha
limitado a justificar su incapacidad con que trabajan en su ubicación para detenerlo. 

Pero lo cierto es que la FGE ha callado sobre el caso y las pocas frases que han salido de esa dependencia han sido vagas. Incluso, un agente de investigación señaló que trabajan junto con la Interpol para la localización de Rolando Castro Santeliz, de quien se sabe que ha estado hasta en su restaurante ubicado en la capital quintanarroense. 

La FGE demuestra desinterés, al dejar prácticamente impune los delitos de alto impacto que se registran en la zona sur de la entidad, como las múltiples ejecuciones, asaltos, entre otros. 

A través de redes sociales, los chetumaleños han manifestado su inconformidad en contra de la dependencia, al favorecer supuestamente a quienes cuentan con recursos. 

Así dan “carpetazo” a las investigaciones que manchan la reputación de empresarios, júniors o políticos con demandas judiciales por distintos delitos; o en otros casos se hacen “de la vista gorda” para no cumplir con órdenes de aprehensión. 

Adissbel logró recuperarse físicamente, con secuelas que no podrá borrar en mucho tiempo, corporal y mentalmente. Vive diariamente con el temor de volver a sufrir un nuevo atentado en contra de su persona. 

Se mantiene la sospecha de que si la noche del 1 de diciembre de 2018 no lo logró, podría intentarlo de nuevo pues al parecer goza de impunidad por parte de las autoridades. Al continuar en libertad, se mantiene abierta la posibilidad de que concrete su venganza contra ella. 

HAN ALERTADO DE SU PRESENCIA 

A través de las redes sociales se ha informado sobre la presencia de Rolando Castro Santeliz en Chetumal. Se le ha visto en ocasiones en el restaurante “Bucaneros”, de su propiedad. Así como deambulando por los pasillos de Plaza Las Américas y otros centros comerciales con atuendos que le permiten pasar inadvertido. 

Pero las autoridades ministeriales muestran poco interés en cumplir con su trabajo, posiblemente por unos cuantos pesos como es la costumbre. 

Tras ser detenido, luego de haber golpeado a Addisbel el 1 de diciembre de 2018, los policías preventivos actuaron incorrectamente en el protocolo de detención, puesto que fue puesto a disposición de un Juez Calificador en lugar de hacerlo ante un fiscal del Ministerio Público. 

Al quedar libre, el sujeto logró evadir la acción de la justicia refugiándose en casa de sus familiares. Tras un par de semanas, se presumió que decidieron enviarlo a Belice de manera ilegal. 

En ocasiones venía a Chetumal a visitar a su familia, pero de modo que no pueda ser fácilmente identificado. Cambió su look y otras características de su persona. Así puede pasearse por la capital del estado. 

Pero hay quienes lo han visto y reconocido. Aunque la FGE asegura haber pedido la colaboración de la Interpol para detener al prófugo de la justicia mexicana en otros países, esto queda en duda. Pues no han logrado, siquiera, ubicar su lugar de residencia. 

Este aberrante hecho estuvo a punto de ser contaminado políticamente de la manera más burda, cuando la senadora Marybel Villegas llevó el caso hasta las tribunas del edificio ubicado en Reforma, donde condenó y hasta simuló llorar por el caso.

Sin embargo, en realidad nunca hizo nada, solo aprovechó el hecho para ganar reflectores, porque la ayuda que le prometió a Addisbel Pupo Núñez nunca llegó.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: