¡VIVEN EN EL PARAÍSO!

*Nadie pone freno a sus andanzas en el mundo de las drogas, tampoco se sabe que sean perseguidos, por lo que sus negocios ilegales están intocados: Ellos son: Caro Quintero, “El Mayo”, “El Mencho” y «El Alfredito”

Ricardo RaveloLa Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

(Primera de cuatro partes)

Ciudad de México.- En su más reciente lista dada a conocer la semana pasada la agencia antidrogas de Estados Unidos –DEA– incluyó entre los capos más buscados a cuatro narcotraficantes que viven en México con la más completa impunidad.

Nadie pone freno a sus andanzas en el mundo de las drogas, tampoco se sabe que sean perseguidos, por lo que sus negocios ilegales se encuentran intactos. Se trata de Rafael Caro Quintero –El Príncipe– liberado en 2013 mediante argucias legales.

La agencia antidrogas ofrece una cuantiosa recompensa por su cabeza que es de 20 millones de dólares. Le sigue Ismael “El Mayo” Zambada, jefe del cártel de Sinaloa, el más protegido en las últimas cuatro décadas. Zambada vive en Sinaloa.

El gobierno lo sabe, pero nadie lo molesta. El tercer capo de altos vuelos es Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, jefe del Cártel de Jalisco. Su cabeza vale para la DEA 10 millones de dólares.

La Sedena le sigue los pasos. Descubrió que tiene un hospital privado para atenderse de sus males renales, pero no lo persigue.

“El Mencho” vive impune hasta la fecha. Y quien tampoco es molestado es Jesús Alfredo Guzmán Salazar, “El Alfredito”, hijo de Joaquín Guzmán Loera, quien fue el responsable de llevar hasta la guarida de su padre a la actriz Kate del Castillo y al actor Sean Penn para tratar el tema de una película sobre la vida de Guzmán Loera, según argumentaron ellos.

Así, la DEA vuelve a poner el dedo en la llaga de cuatro capos mexicanos que en territorio nacional viven en un verdadero paraíso de impunidad.

Después del escándalo por la captura y liberación del General Salvador Cienfuegos Zepeda –quien en agosto último fue acusado de proteger al cártel H-2, distribución de drogas y lavado de dinero– la agencia antidrogas norteamericana –DEA– difundió una lista de nueve capos del narcotráfico que, se asegura, son buscados en todo el mundo debido a que son reclamados por la justicia estadounidense.

Al menos cuatro de ellos –Rafael Caro Quintero, Ismael “El Mayo” Zambada, Alfredo Guzmán Salazar y Nemesio Oseguera Cervantes– todos con un largo historial en el crimen organizado, operan el tráfico de drogas a gran escala en territorio mexicano; sin embargo, el gobierno de la Cuarta Transformación ni los persigue ni los molesta, por lo que se mueven en completa impunidad generando violencia por todas partes.

En el país operan 16 cárteles que lo mismo distribuyen droga que cobran piso, asesinan, secuestran, venden protección, regentean negocios de giros negros, lavan dinero, entre otras actividades ilegales, que les reditúan millonarias ganancias.

Las cuatro organizaciones más poderosas, de acuerdo con datos oficiales, son el cártel de Sinaloa –con presencia en 150 países–; le sigue el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) –con amplias redes desde Quintana Roo hasta Baja California–; el Cártel del Golfo, cuyo posicionamiento se mantiene en Tamaulipas y buena parte del norte de México, así como el Cártel de Noreste, una ala de “Los Zetas” que se independizó y que controla todo el Golfo de México.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: