Portada Yucatán

YUCATÁN: 250 MILLONES A LA BASURA

*La ineptitud del  titular de la SSY, Mauricio Sauri Vivas, ha provocado este derroche al negarse a poner en funcionamiento la Cámara Hiperbárica Multiplaza del Hospital «O’Horán», así como las Villas de Transición Hospitalaria

*La cámara, que cuesta 80 millones de pesos, fue adquirida durante la administración de Ivonne Ortega y quedó abandonada en el interior del nosocomio. Zapata Bello se deslindó de la problemática, a pesar de la importancia del equipo, y Vila Dosal lo tiene como un «elefante blanco»

Redacción/Sol Yucatán

Mérida. – La ineptitud del titular de la SSY, Mauricio Sauri Vivas, ha provocado que 250 millones de pesos se echen a la basura al negarse poner en funcionamiento la Cámara Hiperbárica Multiplaza del Hospital General Escuela «Dr. Agustín O’Horán», así como las Villas de Transición Hospitalaria correspondientes al Modelo Miguel Hidalgo de Atención en Salud Mental.

Lo peor de todo es el cinismo del Gobierno Estatal, pues nuevamente presumió el avance en la solución al problema del Hospital de Ticul y anunció que tendría 30 camas, cuando en realidad el resolutivo de la problemática está a cargo de la Secretaría de Salud Federal, y sólo le notifican al Gobierno del Estado el avance que se tiene.

Por el momento, son los tres principales «elefantes blancos» que tiene la Secretaría de Salud de Yucatán, de los cuales, la cámara hiperbárica y el nosocomio de Ticul son el legado de la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco, pero cabe recordar que Vila Dosal se comprometió a ponerlos en funcionamiento.

Mientras, en el caso de las Villas de Transición, la nueva sede del Hospital Psiquiátrico Yucatán, a pesar que las obras están concluidas, Mauricio Sauri aún no lo inaugura, pues en enero de 2019 canceló el Modelo Hidalgo y volvió a instaurar el sistema asilar en dicho nosocomio.

Cámara Hiperbárica

Al principio de su administración, Vila Dosal afirmó que en seis meses daría el resolutivo para la Cámara Hiperbárica Multiplaza y, hasta hoy, han transcurrido poco menos de tres años y no hay avance alguno.

Desafortunadamente, el titular de la SSY, Mauricio Sauri Vivas, se niega a hablar sobre el tema cuando se le pregunta e, incluso, se hace al desentendido cuando se le cuestiona sobre el resolutivo para el uso de la Cámara Hiperbárica Multiplaza, a pesar que primeramente se comprometió a dar una respuesta a mediados de 2019 y luego lo pospuso para principios de 2020.

El equipo, en el cual se puede atender a 20 pacientes al mismo tiempo, sigue sin funcionar en dicho nosocomio, desde hace una década, incluso, hasta el momento no está instalada, ya que la obra quedó inconclusa.

En mayo de 2019, el funcionario afirmó que «se analiza el proyecto original para ver si es viable actualmente» y, con base a los resultados, se determinará si se pondrá en funcionamiento, o bien, la forma de utilizar el inmueble sin dicho equipo.

Expresó que «se hace el análisis del uso de todo el edificio», ya que la Cámara Hiperbárica Multiplaza está considerada como «obra negra» y se ve la forma de optimizar la infraestructura y el equipo con que se cuenta.

La cámara fue adquirida durante la administración de Ivonne Ortega Pacheco y quedó abandonada en el interior del nosocomio. Zapata Bello se deslindó de la problemática, a pesar de la importancia del equipo, y Vila Dosal sigue el mismo camino.

La Cámara Hiperbárica Multiplaza fue adquirida en 2009 y era la quinta de su tipo en el continente americano, pues tan sólo en la administración de Rolando Zapata Bello se informó que su costo sería de 80 millones de pesos.

Hace poco más de una década, el grupo financiero Banorte donó 11 millones de pesos para la adquisición de este equipo, con el cual se evitará la amputación de órganos, principalmente de pacientes diabéticos, lo que también redundará en evitar afectaciones a la autoestima del enfermo, en costos por servicio de hospitalización, curación e intervenciones quirúrgicas.

La Cámara Hiperbárica Multiplaza mide unos 17 metros de largo por 10 de ancho y cuenta con sillones tipo «reposet», donde se les da el tratamiento al mismo tiempo, pero de acuerdo a sus necesidades.

En 2009 se convirtió en una de las obras inconclusas de la administración de Ortega Pacheco, la cual fue heredada a Zapata Bello, quien por medio del compromiso número 96 aseguró que lograría la construcción del edificio e instalación de la Cámara Hiperbárica Multiplaza.

Debido a lo complicado y oneroso del proyecto, modificó el compromiso, para enfocarse a «realizar el proyecto para que el edificio que alberga la cámara hiperbárica tenga una nueva vocación de acuerdo con las necesidades actuales del Hospital ‘O’Horán’, privilegiando el incremento de camas en la Unidad de Choque y Trauma», pero de todos modos nunca se concretó.

Sauri Vivas destacó la importancia del equipo y se comprometió a darle una utilidad, pero hasta el momento se niega cumplir y la Cámara se mantiene como una obra «fantasma».

Villas de Transición

Otra de las absurdas y garrafales decisiones del Gobierno fue la del Hospital Psiquiátrico «Yucatán», postura que mensualmente le cuesta millones de pesos al Erario Público, pero sobre todo no se puede aprovechar las nuevas instalaciones del nosocomio, a pesar que están listas desde hace más de un año.

Cuando fungía como Alcalde, el Gobernador de aquel entonces, Rolando Zapata Bello entregó el inmueble al Gobierno Federal para la aplicación del Modelo Miguel Hidalgo de Atención en Salud Mental, a cargo de la que fuera Secretaria Técnica del Consejo Nacional de Salud Mental (Consame), Virginia González Torres.

La ahora exfuncionaria federal gestionó y consiguió los recursos para la construcción de las Villas de Transición del Hospital Psiquiátrico «Yucatán», cuyo banderazo de inicio de los trabajos fue el 14 de marzo de 2018, y las obras concluyeron a mediados de 2019.

El Fideicomiso del Sistema de Protección Social en Salud destinó para esta obra un techo financiero por 146 millones 876 mil 458 pesos, cuyo inmueble es aledaño a los hospitales Materno Infantil y de la Amistad Corea-México.

A partir del 25 de agosto de 2016, la Secretaría de Salud Federal se encargó del Psiquiátrico, pero el 2 de enero de 2019, el Gobierno Estatal se apoderó de las instalaciones y canceló todos los programas federales.

Debido al madruguete político de Sauri Vivas, la federación canceló los 3.5 millones de pesos destinados para la atención a los usuarios (pacientes) del Psiquiátrico «Yucatán», entre otros recursos.

A pesar que las Villas de Transición ya están listas, aun no son inauguradas e, incluso, no se puede acceder a ellas, debido a la seguridad que hay, a pesar que se quiso comprobar los supuestos cambios que realizó el titular de la SSY, Mauricio Sauri Vivas.

A mediados de enero pasado, el Presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado (Codhey), Miguel Oscar Sabido Santana, emitió al Gobierno del Estado la recomendación referente a la apertura de las Villas de Transición Hospitalaria, para la atención de usuarios con problemas leves y moderados, así como la aplicación del Modelo Hidalgo en el Psiquiátrico.

Sin embargo, el titular del Ejecutivo se niega a acatar la respectiva disposición y, por ende, desaprovecha las instalaciones para el nuevo Psiquiátrico.

Es decir, Vila Dosal y Sauri Vivas optan por aplicar el sistema asilar a los cerca de 100 usuarios que tiene el nosocomio, por lo que «hay un retroceso de cerca de 30 años», cuando antes la mayoría de ellos participaban en talleres de manualidades, así como también eran llevados a pasear.

Hace más de un año concluyeron las obras de las Villas de Transición, pero Vila Dosal se niega a inaugurar el inmueble, el cual se convierte en un «elefante blanco» debido a la falta de uso.

En esta unidad de atención médica especializada en servicios de salud mental se invirtieron 146 millones 876 mil 458 pesos, inmueble que representa para los usuarios (pacientes) una oportunidad de reintegrase a la sociedad, cuya atención será de corta, mediana y larga estancia.

En el nosocomio se descubrió que hay cerca de 100 «aviadores», los cuales sólo acudían al inmueble los días de quincena para cobrar sus respectivos honorarios, pero sin trabajar.

De ese total, 60 pertenecían al Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo e Instituciones Descentralizadas de Yucatán, 20 eran funcionarios del Gobierno Estatal y cifra similar de la Federación.

A partir de marzo de 2019, el Psiquiátrico «Yucatán» se convirtió en una estancia infantil de al menos 12 menores de edad, a quienes se les suministra medicamentos para controlar su problema de salud mental.

Los infantes permanecerían internados en dicho nosocomio hasta 45 días, según explicó el Director de Prevención y Protección a la Salud de la SSY, Idelfonso Machado Domínguez, quien consideró que el Hospital cuenta con instalaciones adecuadas para mantener internados a niños y adolescentes.

Durante un lapso de cuatro años, el inmueble sirvió de laboratorio para el desarrollo de cuatro proyectos de investigación sin protocolo para la prueba de efectividad de medicamentos en personas con problemas de salud mental, estudios que llevaron al cabo reconocidos especialistas, con financiamiento de una empresa farmacéutica internacional.

Aunque la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de la Secretaría de Salud Federal advirtió de los efectos adversos que podría causar la prueba del nuevo medicamento en personas con trastorno bipolar, los especialistas aplicaron el producto en 585 usuarios de diversos nosocomios, entre ellos el de Yucatán, en un lapso de tres años.

Hospital de Ticul

El pasado miércoles 21 de abril, Vila Dosal sostuvo una reunión privada con el Director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Juan Ferrer Aguilar, y el funcionario federal informó que la solución legal para el rescate del Hospital de Ticul está cerca de concluir.

Anunció que este lugar se convertirá en un hospital de 30 camas a cargo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y también albergará un centro de rehabilitación bajo responsabilidad del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF).

De manera inmediata, Vila Dosal anunció «el éxito de su labor» y aseveró que en torno al tema legal del nosocomio de Ticul, se encuentra muy avanzado, por lo que se espera que en breve se finiquite este asunto para que se pueda iniciar con el rescate del edificio.

Cuando en realidad, es el Gobierno Federal que logró dar una solución, ya que no pudo hacerlo el exgobernador Rolando Zapata Bello y mucho menos Vila Dosal.

En el evento se anunció que se analiza y se trabaja en la posibilidad de que se destine un área para un hospital universitario que estaría a cargo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por lo que ya se mantiene comunicación con las autoridades de la máxima casa de estudios.

Diez mil en un año: Covid-19

Asimismo, hasta el miércoles 21 de abril, en la Entidad habían poco más de 10 mil contagiados por Covid-19 en lo que va del año, de los cuales el 90 por ciento está concentrado en 10 municipios.

Los primeros 10 mil casos confirmados se registraron el mismo 21, en el día 111 de este año, al mismo tiempo que son mil 76 defunciones.

De acuerdo con el comunicado técnico diario de la SSY, el miércoles 21 de abril se registraron 95 casos confirmados activos del coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS-CoV-2), causante de la enfermedad Covid-19, distribuidos en nueve municipios, así como también siete defunciones registradas en cuatro poblaciones, de los cuales cuatro son de Mérida y, los restantes, de Maxcanú, Tekantó y Umán.

A 405 días de la detección del primer caso de Covid-19 en Yucatán, ya son 36 mil 558 las personas infectadas con el letal agente biológico, con un rango de edad de un mes a 99 años.

En México, el primer infectado de Covid-19 apareció el 27 de febrero de 2020, y 16 días después, el 12 de marzo se registró el primer caso en Yucatán.

La dependencia reveló que los primeros dos fallecimientos registrados en el Estado fue el pasado 3 de abril, es decir, 21 días después del primer caso confirmado de la pandemia.

La enfermedad tardó siete meses para estar presente en todo el Estado, pues Mérida fue el primer municipio donde se registró la patología, el 12 de marzo de 2020, y Dzilam de Bravo fue el 106, cuyo caso se confirmó el 8 de octubre del mismo año.

Hasta hoy, la geografía de mortalidad sólo abarca 103 poblaciones, es decir, no hay occisos originarios de Chacsinkín, Quintana Roo y Tahdziú.

En lo que va del año, en la Entidad ya se registraron 10 mil 66 casos confirmados acumulados de personas infectadas por el nuevo coronavirus, distribuidos en 99 municipios.

Los cinco municipios con mayor incidencia fueron Mérida, con seis mil 956 contagiados, el 69.1 por ciento; seguido de Valladolid, con 459 infectados, el 4.56 por ciento; Progreso, con 384 positivos, el 3.81 por ciento; Kanasín, con 333 enfermos, el 3.31 por ciento; y Umán, con 227 casos, el 2.25 porcentual.

Asimismo, está Tizimín, con 204 contagiados, el 2.03 por ciento; Tekax, con 143 infectados, el 1.42 por ciento; Ticul, con 136 positivos, el 1.35 por ciento; Motul, con 96 enfermos, el 0.95 por ciento; y Peto, con 62 casos, el 0.62 porcentual.

En estos 10 municipios se concentra el 89.4 por ciento del total de casos, es decir, nueve de cada 10.

Hasta el momento no hay casos confirmados en Cantamayec, Chikindzonot, Hocabá, Quintana Roo, Sudzal, Tahdziú y Telchac Puerto.

Artículos Relacionados

YUCATÁN: ¡NI A QUIÉN IRLE! RENÁN SACA MIL MILLONES; ROBARON 500 MIL HECTÁREAS

Morocha

YUCATÁN: MERCADOS Y TIANGUIS, «CAJA CHICA» ELECTORAL DE RENÁN

Morocha

YUCATÁN: “LA VICEGOBERNADORA” INTOCABLE

Morocha

Deja un Comentario