YUCATÁN: UNIVERSIDAD DE CHAPINGO ¿POR QUÉ HASTA AHORA?

Al GRUPO VIVE PENINSULAR pertenecen los poderosos empresarios Fernando Ponce Díaz

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El Abogado y especialista en Derecho Agrario Villevaldo Pech Moo pidió al rector del Centro Regional Universitario Península de Yucatán (CRUPY) de la Universidad Autónoma de Chapingo José Solís Ramírez clarificar si hubo o no interés del Grupo Vive Peninsular por adquirir 300 hectáreas del plantel, que colindan con el lujoso fraccionamiento Cabo Norte.

Comentó que con base en la amplia información publicada por Sol Yucatán, ese funcionario tiene la obligación de enseñar los documentos oficiales del Registro Público de la Propiedad que precisen cuál es la superficie real que ocupa la institución.

Calificó como “muy delicado” el asunto, porque se trata de un instituto de interés público que recibe recursos económicos de la Federación.

“Que responda si son ciertas o no las publicaciones de Sol Yucatán, es lo mínimo que puede hacer, que de su versión, su punto de vista. Lo que yo sé es que el Centro ocupa una superficie de 138 hectáreas, dividido en cinco lotes  que fueron adquiridos a través del Banrural en 1992”.

Aseguró que debido a su privilegiada posición geográfica, esas hectáreas constituyen un auténtico “filón de oro” para los especuladores inmobiliarios.

“Muy cerca se encuentra el centro que se conoce como La Isla y otros complejos de tierras y por eso los traficantes de tierras no quitarán su interés por esa superficie”.

Lamentó que a un  mes de las amplias y detalladas publicaciones por  parte de este Semanario, hasta la fecha no haya un pronunciamiento oficial.

“Soy de la idea de que el rector o su vocero deben dar la cara y aclarar si hay tratos o no con algún o algunos  especuladores y si es así informarlo al consejo de la institución”.

Expresó que por desgracia a nivel nacional Yucatán es conocido por los fraudes con terrenos ejidales, que no se concretarían sino fuera por la complicidad  de funcionarios corruptos.

LAS PREGUNTAS IMPORTANTES SON: ¿POR QUÉ HASTA DESPUÉS DE UN MES SALIÓ A HABLAR, PORQUÉ LAS NEGATIVAS DE ENTREVISTAS PARA HABLAR DEL TEMA, Y EN SU CASO CORREGIRLO Y DESMENTIRLO?

Hizo un reconocimiento al diputado federal por MORENA Ulises García Soto, quien sin dudarlo lo planteó al Congreso de la Unión para su análisis.

“Desconozco por qué los legisladores federales yucatecos no llevaron ese tema al Poder Legislativo, a lo mejor lo desconocen y de ser así sería muy lamentable, ya que se trata de un asunto de interés público que requiere su atención”, enfatizó.

“El diputado Ulises García tramitó un punto de acuerdo para exhortar al rector del CRUPY de la Universidad de Chapingo a fin de prevenir ese tipo de especulaciones y fraudes que se han cometido por muchos años en la entidad”.

Dijo que para nadie es un secreto que las mafias inmobiliarias se han aprovechado de la ignorancia y la necesidad económica de los ejidatarios para despojarlos del único patrimonio que tienen” sus tierras”.

“Por eso, como sociedad debemos estar muy pendientes y atentos para evitar los fraudes ejidales, tenemos que unirnos como pueblo y velar por los intereses de los más vulnerables”.

Fue muy criticado el silencio de los diputados locales sobre este tema, pues como es posible que un diputado federal de Morena llevó el caso a la Cámara de Diputados y los legisladores del Congreso del Estado no dieron la cara, a pesar de que se les buscó para que dieran su opinión. Al parecer no quieren ir contra Vila porque se van el primero de septiembre, y entra la nueva legislatura con mayoría panistas y tienen miedo de que los investiguen.

El Abogado Villevaldo Pech  recordó que le ha tocado defender a grupos de ejidatarios que pretenden ser despojados de sus derechos ejidales.

Pidió a los diputados federales modificar la Ley Agraria vigente porque tiene “lagunas legales que son aprovechadas por gente sin escrúpulos que literalmente se roban las tierras de los hombres del campo”.

“Existen ejidos que prácticamente ya no tienen tierras de uso común como sucede en Ixkikteil o Komchen que ya han sido explotados, es decir,  superficies que se ubican al Noreste de Mérida”.

Al retomar el asunto de la Universidad de Chapingo, especificó que no puede asegurar si el Grupo Vive Peninsular al que pertenecen poderosos empresarios como Fernando Ponce García y su hijo Juan Manuel Ponce Díaz, entabló pláticas o no con directivos de esa institución para adquirir las cuestionadas 300 hectáreas.

“Lo único que puedo decir es que la sociedad debe despertar y las personas que tienen tierras ejidales deben cuidarlas y asesorarse para evitar que sean víctimas de despojos”, enfatizó.

Lee nuestro periódico completo en formato digital aquí.

Versión oficial

Por cierto, el jueves 28 pasado el rector del CRUPY José Solís Ramírez subió a las redes sociales un breve video de poco más de 4 minutos en el que se limitó a repetir que “ningún predio de la Universidad se ha vendido, tampoco se encuentra en licitación y no existe pretensión alguna de disminuir o atentar contra el patrimonio de nuestra casa de estudios”.

En otra parte de su intervención, dice “en caso de que pudiera existir algún interés por parte de grupos empresariales o inmobiliarias de la región de Yucatán o de cualquier otra parte por adquirir los predios institucionales, la Universidad atenderá con toda firmeza y apego a la ley, la defensa de nuestro patrimonio”.

“Reitero a ustedes mi compromiso de mantenerlos informados sobre los asuntos que les son de su competencia, así como de posibles acciones que llegasen a poner en riesgo el patrimonio e intereses institucionales”.

Sin mostrar documento oficial alguno del Registro Público de la Propiedad precisó que la superficie total que ocupa el plantel es de un millón 382 mil 858 metros cuadrados, es decir, un poco más de 138 hectáreas “y no de 300 como se ha difundido de manera irresponsable”.

Lo del tamaño del polígono es relativamente fácil de corroborar en el Registro Público de la Propiedad. De hecho no es un solo polígono, son 2 ó 3. 

Precisiones

En respuesta al video del rector, Sol Yucatán formula las siguientes preguntas: ¿por qué espero un mes para fijar una “postura oficial?, ¿por qué nunca respondió a las solicitudes que nuestros reporteros le solicitaron en infinidad de ocasiones a través de los vigilantes que se encuentran en el CRUPY?, ¿por qué optó por la vía fácil del video en redes sociales y evitar la entrevista con el reportero?, ¿quién de los empresarios de Grupo Vive Yucatán lo presionó para dar la cara?, ¿por qué no enseño el documento inscrito en el Registro Público de la Propiedad?

“El que nada debe, nada teme”, reza conocido refrán, dentro de este contexto, insistimos por qué no aceptó una entrevista directa.

Historial

Al GRUPO VIVE PENINSULAR pertenecen los poderosos empresarios Fernando Ponce Díaz –ex secretario de Desarrollo Comercial e Industrial del Gobierno del Estado durante la gestión de la ex mandataria Dulce María Sauri Riancho- y su hijo Juan Manuel Ponce Díaz, dueños del consorcio BEPENSA, franquicia de Coca Cola en la Península de Yucatán.

El gobierno panista, encabezado por Mauricio Vila Dosal, y empresarios, como los ya mencionados, diseñaron un plan, que no pudieron concretar, para realizar el despojo más grande en la historia en Yucatán, porque pretendían comprar 300 hectáreas del CRUPY de la   Universidad Autónoma de Chapingo, a un lado de Cabo Norte.

ES UN HECHO QUE LAS INTENCIONES DE HACER ESTA TRANZA SE CAYÓ POR LAS DENUNCIAS DE SOL YUCATÁN. SERÍA SUICIDA INTENTARLO CON EL ALCANCE QUE TUVO LA NOTICIA: LLEGÓ A LA CÁMARA DE DIPUTADOS Y EL SENADO.

El metro cuadrado de tierra en esa zona oscila entre dos y tres mil pesos, a cambio “donarían” $300 millones de pesos y 600 hectáreas en Kanasín para la construcción de un nuevo campus de mayores y mejores instalaciones.

El fraude, llamado “la Estafa del Siglo”, es que no está licitando nada, y la suma del valor de los terrenos de Kanasín, más la “donación”, asciende a unos $420 millones de pesos, en el escenario más optimista, mientras que el valor de los terrenos actuales de la Universidad de Chapingo asciende a unos 9 mil millones de pesos.

En el “negocio” participan también una financiera ligada al senador panista Raúl Paz Alonso, Vila Dosal y Ulises Carrillo Cabrera, de nombre Grupo Escorfin.

 También participarían los del Skypark, Skytower, Skyview y Skycity, y algunas de las megagranjas recién canceladas, que están vinculadas a Juan Pablo Guillermo Molina, el ex tesorero de Roberto Borge –ex gobernador de Quintana Roo-, que se encuentra prófugo y que dejó para “lavar” una cantidad gigantesca de Javier Duarte –ex gobernador de Veracruz- y de los cárteles que patrocinó su gobierno.

Resulta que el grupo de empresarios mafiosos, liderado por Grupo Vive Peninsular, con participación evidente pero oculta a la simple vista, del polémico Rodolfo Rosas Moya e hijos (vinculado con el defraudador nacional Víctor Manuel Álvarez Puga) patrocinadores eternos de Mauricio Vila Dosal, al grado de haberle regalado su actual residencia, se aprestan a organizar una licitación simulada para apoderarse de unas 300 hectáreas de la Universidad de Chapingo.

También puedes leer: ¡ESTAFA DEL SIGLO!

Lee nuestro periódico completo en formato digital aquí.

Deja una respuesta

Botón volver arriba