Nacional Portadas

ZACATECAS, CERCADO POR 6 CÁRTELES, NO HAY ESTRATEGIA QUE VALGA

*La acometida de estos grupos criminales rebasó a todas las autoridades y a las fuerzas policiaca y militar desplegadas en territorio estatal. No hay zona del estado libre de violencia. Habitantes de varios municipios tuvieron que abandonar sus viviendas

*Advierten que, si no se elimina la influencia de las mafias en la política, eso puede conducir a la “sicilianización” del poder

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

*Corresponsalías nacionales/Reportajes especiales

Zacatecas. – El combate a la violencia criminal se ha traducido en Zacatecas en una especie de barbarie. No hay zona del estado libre de violencia, aunque los homicidios han ocurrido principalmente en la capital, Guadalupe, Fresnillo, Jerez, Villanueva y Valparaíso.

Zacatecas se ha convertido como el Estado de la República con el mayor deterioro de sus niveles de convivencia y paz social, como lo revelan todos los estudios especializados en la materia. Una herencia maldita que se suma a sus rezagos ancestrales de pobreza y subdesarrollo.

Durante los últimos 17 años Zacatecas ha permanecido bajo el asedio de distintas organizaciones criminales, pero desde la guerra emprendida contra éstas en el sexenio de Felipe Calderón el estado no vivía, como actualmente, tantos días sucesivos de masacres, desplazamiento forzado y terror extremo.

La acometida de estos cárteles rebasó a todas las autoridades y a las fuerzas policiaca y militar desplegadas en territorio estatal. Habitantes de Valparaíso y Jerez tuvieron que abandonar sus viviendas y bienes para resguardarse en las cabeceras municipales porque, dice uno de ellos, “aquello está tomado por los pistoleros”.

Se debe tener claridad de que el problema de la inseguridad pública deberá procesarse desde un enfoque multidimensional de políticas, con iniciativas no sólo de corte policiaco, sino también con perspectivas y repercusiones sociales.

Lo anterior implica atacar el fondo del problema y abordar sus causales, lo que significa combatir los altos niveles de pobreza, los profundos indicadores de desigualdad y los mecanismos inequitativos de distribución de la riqueza que persisten en la entidad.

Enfrentar con eficiencia la inseguridad y la pandémica violencia criminal que padece Zacatecas, es un asunto asociado, además, al fortalecimiento de la gobernabilidad política y la gobernanza económica.

Zacatecas es el Estado de la República, de los 32, donde más se ha deteriorado su vida familiar, social y económica por el aumento de la delincuencia criminal, lo afirma en sus estudios el Instituto para la Economía y la Paz.

En el índice de Paz México 2021, se revela que en Zacatecas aumentaron en el último año, hasta un 65 por ciento la tasa de homicidios dolosos, en más de un 78 por ciento los asesinatos con arma de fuego y la entidad se ubica en los primeros lugares nacionales en la comisión de los delitos de alto impacto.

Por si fuera poco, Zacatecas se ha convertido en punto de acceso para la actividad delictiva, con la presencia de seis poderosas organizaciones criminales, compitiendo todas por el control del territorio, en el tráfico de fentanilo y en razón de que las carreteras de la entidad conectan fácilmente con los Estados Unidos de Norteamérica.

El impacto económico de la violencia criminal en México, en el más reciente año fue de 4.7 billones de pesos, algo así como 221 mil millones de dólares, equivalentes al 22.5 por ciento del Producto Interno Bruto Nacional.

Los datos econométricos precisan que las actividades criminales en Zacatecas tienen un impacto en el 44.1 por ciento en el Producto Interno Bruto/Estatal. El doble que el promedio nacional.

El costo per cápita de la violencia criminal en Zacatecas ascendió en el mismo periodo a 57 mil pesos por persona, uno de los más altos en el país, que en montos globales se traduce en un año, hasta tres veces el presupuesto estatal de egresos de la entidad.

Las entidades de la República con más alto impacto económico per cápita por la violencia, son las siguientes: Zacatecas, $57 mil; Chihuahua, $61 mil; Guanajuato, $67 mil; Baja California, $71 mil; y Colima, $77 mil.

Recuperar la estabilidad, la tranquilidad y la paz social en Zacatecas es una prioridad, porque la violencia criminal al menos tiene cuatro impactos negativos:

Primero, calienta y distorsiona la economía; segundo, pervierte la democracia; tercero deteriora el tejido social; y cuarto, obstaculiza el cumplimiento del compromiso del Estado para producir bienestar social.
Combatir la violencia criminal es un imperativo categórico que tiene el Estado Mexicano, para impedir que se siga desangrando la sociedad.

Los informes del Grupo de Coordinación Local de Seguridad, que encabeza el gobernador priísta Alejandro Tello Cristerna, reflejan la crítica situación a pesar de que su propósito sea alardear de “acciones contundentes que se despliegan a través de la Estrategia de Seguridad Pública Integral para Zacatecas”.

“Si Alejandro Tello recibió el estado con dos grupos delictivos, Los Zetas y el Cártel del Golfo, lo está entregando con la presencia de seis grupos, dos de ellos muy importantes que no estaban aquí hace cinco años (CJNG y el Cártel de Sinaloa); está entregando un estado donde no disminuyó el problema, sino al contrario, un estado muy, muy violentado al día de hoy”.

El exprocurador Nahle se refiere a organizacio¬nes identificadas a nivel local, algunas de las cuales surgieron de escisiones de los propios cárteles, como Los Talibanes y el Cártel del Noreste, que se sumaron a Los Zetas y al Cártel del Golfo en distintas regiones del estado

Frente a esto no ha habido estrategia que valga. “El combate frontal abierto, directo a los grupos delictivos, no dio resultados con Calderón. También durante el gobierno de Peña Nieto el Ejército estuvo en las calles, eso de que se privilegió la prevención fue puro discurso. Y ahora López Obrador, igual, en el discurso dice que “abrazos y no balazos”, pero la verdad es que la Guardia Nacional no fue más que la militarización de la Policía Federal, ¿no? Entonces los números nos dicen que tampoco esa estrategia está funcionando, porque el” muertó’ ahí sigue. La violencia sigue”.

Por otra parte, si no se elimina la influencia de las mafias en la política, eso puede conducir a la “sicilianización” del poder, como bien le llamó a ese fenómeno el extraordinario escritor italiano Leonardo Sicasica, maestro de profesión, el estudioso más importante sobre la relación Crimen/Estado, de la Europa de mediados del siglo XX.

Artículos Relacionados

VACÍO TOTAL EN LA ISLA

Yael Lizama

LO DECIMOS EN CINCO PÁRRAFOS

Bombón

CORRUPCIÓN AGRARIA

Arceus

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: